Pasar al contenido principal

El envejecimiento no es lo que más afecta a las pensiones: la culpa la tiene la baja productividad

Manifestación en Madrid pidiendo la subida de las pensiones en 2012.
Reuters
  • Un estudio de Fedea demuestra que la baja productividad mina más el sistema de pensiones que el envejecimiento.
  • El informe ha cuantificado el impacto de diversos factores como la demografía, la evolución del empleo, la productividad o la generosidad de las normas de cálculo en el sistema de pensiones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El estancamiento de los salarios de los españoles desde mediados de 1990 mina más la sostenibilidad financiera del sistema público de pensiones que el rápido envejecimiento de la población, según demuestra un estudio publicado este lunes por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) y del que ha informado Cinco Días.

Tras cuantificar el impacto de diversos factores como la demografía, la evolución del empleo, la productividad o la generosidad de las normas de cálculo en el sistema de pensiones, el informe, llevado a cabo por Ángel de la Fuente, ha concluido que el deterioro de la evolución salarial ha sido el factor que más negativamente ha afectado (con una contribución anual de -1,36 puntos) a la financiación de las pensiones contributivas por el "desplome del crecimiento de la productividad". 

Este es uno de los factores clave, ya que en un sistema contributivo y de reparto como el español, la pensión viene a ser una media de los salarios percibidos por el trabajador durante buena parte de su carrera laboral y los ingresos del sistema de pensiones en cada momento dependen de la masa salarial agregada.

Leer más: Ventajas e inconvenientes de los planes de pensiones

Desde 1985, el saldo del sistema público de pensiones ha ido sufriendo un recorte de 0,76 puntos porcentuales cada año, aunque ha sufrido "un rápido deterioro desde el inicio de la crisis económica" de 2008.

En segundo factor con mayor impacto ha sido la "adversa evolución de la situación demográfica" (-1,10 puntos anuales), lo que significa un descenso del número de personas en edad de trabajar que tiene que financiar cada pensión con sus cotizaciones sociales.

Por otro lado, el impacto negativo se ha visto compensado ligeramente por el incremento del tipo medio de cotización (+0,84 puntos), la mejora de la tasa de ocupación (+0,67 puntos) gracias a la mayor incorporación de la mujer al mercado laboral, pero también por el gradual descenso de la generosidad del sistema (+1,24) por el endurecimiento del cálculo de la pensión.

Leer más: El debate sobre las pensiones: así se calcula tu pensión según lo que cotizas durante tu vida laboral

Y además