Pasar al contenido principal

Por qué la baja volatilidad puede empujar las acciones bancarias al alza en la bolsa

Trader observando pantallas en Wall Street
Reuters
  • Uno de los últimos informes de Wells Fargo señala que el conjunto de la industria financiera puede tener su principal apoyo para impulsarse al alza en la “baja volatilidad”, que debería hacer impulsar los precios de las acciones de estas compañías “en un futuro cercano”.
  • Desde principios de 2018, las acciones bancarias en el Ibex 35 se encuentran prácticamente planas en promedio.
  • Christopher Harvey experto de Wells Fargo cree que las acciones bancarias en los principales mercados desarrollados rebotarán durante los próximos meses.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Durante mucho tiempo hemos visto como el sector bancario se ha visto duramente penalizado en los mercados. Las incertidumbres y las políticas monetarias laxas han lastrado a este tipo de valores tanto en Estados Unidos como en Europa. ¿Qué puede hacer que recuperen más el terreno perdido? Es la pregunta del millón.

Uno de los últimos informes de Wells Fargo señala que el conjunto de la industria financiera puede tener su principal apoyo para impulsarse al alza en la “baja volatilidad”, que debería hacer impulsar los precios de las acciones de estas compañías “en un futuro cercano”, según argumenta.

Desde principios de 2018, las acciones bancarias en el Ibex 35 se encuentran prácticamente planas en promedio. En Wall Street cayeron un 9%, mientras que el índice de referencia subió un 6% durante

el mismo período. Sin embargo, Christopher Harvey experto de Wells Fargo cree que las acciones bancarias en los principales mercados desarrollados rebotarán durante los próximos meses.

“Los bancos han visto una mejora significativa en sus fundamentales, en la capacidad de generar crédito, pero el mercado ha tardado en reconocer esa tendencia”, escribió Harvey en un último informe.

Desde la crisis financiera, los bancos han estado sujetos a regulaciones más estrictas y han pasado muchas pruebas de estrés por parte de las instituciones monetarias. Las entidades financieras han mejorado sus balances, han mantenido sólidos perfiles crediticios y han limitado las fusiones y adquisiciones de riesgo. El sector ha estado devolviendo más capital a los inversores a través de dividendos y recompras, y esto último principalmente “ha ayudado a mantener los precios de las acciones más estables”.

Las acciones de los bancos tienen menor riesgo “ahora que hace años, pero aún se negocian a una valoración muy deprimida”, explica el experto, que piensa que las políticas de retribución a los accionistas genera un punto de entrada muy interesante. 

Leer más: Así invierten los mejores fondos de la bolsa española en los últimos tres años

El pasado respalda la tendencia

A finales de 2016, no había acciones bancarias en el ETF de Invesco S&P 500 Low Volatility (SPLV). “Ahora, tienen una representación notable del 2,8% en el fondo”. Aunque aún es menor que la participación del 5,6% de los bancos en el S&P 500, es probable que su representación se expanda”, explicó Barron's. Igual sucede dentro del mercado europeo, aunque los tipos deprimidos mantiene la cuarentena de muchos inversores. Más aún con los nuevos mensajes de Mario Draghi avisando de posibles nuevos estímulos.

Con todo, a medida que el bajo volumen genere más tracción, las acciones de los bancos también deberían levantarse, y los inversores fundamentales finalmente seguirán esa tendencia, predijo Harvey. Eventualmente, el precio seguirá esos fundamentales, y eso es lo que está “empezando a suceder”.

Mientras tanto, el efectivo sigue siendo el rey para los inversores que prevén una desaceleración del verano. El cash acumulado comenzó a agrandarse durante la caída global en los mercados a finales del año pasado, ya que los inversores estaban preocupados por una recesión económica mundial. Este aumento suele ser habitual en tiempos de conflictos económicos y geopolíticos.
 

Y además