La banca seguirá buscando rentabilidad en 2022, mientras lucha con las 'fintech' por atraer a los clientes más digitales sin perder de vista a Google o Facebook

Pago con tarjeta en un supermercado.
Getty Images
  • Los bancos continúan su carrera por la digitalización mientras siguen reduciendo su estructura de sucursales y empleados. 
  • La batalla con las 'fintech' por los clientes digitales será clave en 2022, aunque las entidades tampoco pierden de vista los pasos que dan las grandes tecnológicas en el negocio financiero. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

La banca afronta 2022 con retos que persisten y la mirada puesta en la salida de la pandemia. Ser más digitales, buscar la rentabilidad o hacer frente a las nuevas necesidades de los clientes, todo en un entorno hostil para el negocio tradicional de la banca con los tipos negativos todavía imperturbables.

En este contexto, la relación entre los bancos y las fintech será clave, mientras las entidades tradicionales no pierden de vista los pasos que dan las grandes tecnológicas en el mundo financiero. Cada vez más se vislumbran acuerdos entre unas y otras, nuevas iniciativas digitales de la banca y se desdibuja la frontera entre lo digital y lo físico. 

Juan Abellán, director del Master en Finanzas y Banca digital del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), recuerda en conversación con Business Insider España que la digitalización lleva mucho tiempo en marcha en la banca, pero que todavía queda margen para el impulso que esta puede suponer en la ratio de eficiencia de los bancos. 

En este sentido, las entidades acumulan un gran ajuste de empleados y oficinas en los últimos años, habiendo reducido sus plantillas en más de un 35% desde el pico de 2008 cuando el sector contaba con 270.855 empleados en paralelo a una drástica reducción de sucursales, que se han quedado prácticamente en la mitad de las 45.707 que había en pleno boom del ladrillo.

Este encogimiento de la red de oficinas ha continuado en 2021 con grandes ERE de la banca como el vivido en CaixaBank tras su fusión con Bankia, el ocurrido en BBVA o el vivido en Santander. Un recorte que continuará en 2022, tras el acuerdo en el ERE de Unicaja tras su fusión con Liberbank, el de Abanca o el nuevo de Sabadell. 

BBVA, Santander o CaixaBank aceleran en la carrera por ser más digitales: de las inversiones en neobancos y las soluciones de pagos a la consolidación de Bizum

En esta búsqueda de la rentabilidad, la banca además de adelgazar su estructura busca crear nuevas iniciativas que le permitan competir con los actores digitales. Probablemente, "el mejor ejemplo de defensa" sea Bizum, explica Abellán, que siendo propiedad de los bancos españoles se ha convertido en una de las fintech de pagos más utilizadas. 

Bizum cumplió 5 años a finales de 2021. En este lustro, además de su función originaria de pago entre particulares se ha convertido en una herramienta de pago para la compraventa con comercios. En este tiempo, la fintech de los bancos acumula 21.900 comercios adheridos y 17,8 millones de usuarios que, en este periodo, han realizado 630 millones de operaciones, con un volumen asociado de 31.700 millones. 

La aplicación de Bizum, además de ser válida para la mayor parte de los bancos, sirve también a las entidades para retener a sus clientes, ya que se usa desde la propia aplicación de la entidad. 

Así, en los próximos meses puede que se vea un "impulso importante" de la banca comprando fintech o creando sus propias soluciones digitales.  

Las 'fintech' y neobancos buscan su lugar en el mercado 

Mientras los bancos tradicionales apuestan por la digitalización, las nuevas fintech y neobancos ya han nacido sin sucursales, con estructuras muy ligeras y con soluciones sencillas que tratan de ser atractivas y fáciles de manejar para el cliente. Ahora, tratan de hacerse un hueco en el mercado captando nóminas y haciendo crecer su base de clientes. 

"Entidades como N26 han conseguido revolucionar la forma en que la gente se relaciona con su banco en el día a día a través de la tecnología. Los cambios en la manera de consumir y de gestionar el dinero derivados de la pandemia han supuesto una oportunidad para los bancos como nosotros que llevamos años anticipando el auge del consumo online, los pagos sin efectivo y la operativa 100% móvil. Creemos que si los bancos tradicionales quieren seguir siendo relevantes deben adaptarse a las demandas de los nuevos consumidores", apunta Marta Echarri, directora general de N26 a Business Insider España. 

En este aspecto, Echarri señala que el modelo de N26 —que define como banca a la carta, sin comisiones, 100% móvil, sin sucursales, vinculaciones o esperas "atrae cada vez más al cliente de la banca tradicional y las grandes entidades lo saben". 

"De hecho, el lanzamiento de nuevas cuentas digitales sin comisiones por parte de los bancos tradicionales es un ejemplo de que lo que estamos haciendo en N26 tiene sentido, que las soluciones de banca digital que ofrecemos son las que está demandando el cliente", apunta. 

De hecho, los bancos tradicionales han comenzado a lanzar su expansión internacional con este modelo de cuentas online. Por ejemplo, BBVA anunció este 2021 su entrada en el mercado italiano sin comprar ningún banco del país, ni desplegar una red propia de oficinas, únicamente con su canal online. 

Por su parte, Santander ha optado por apostar con Openbank, su filial 100% digital, para ir entrando en diferentes mercados europeos. Además, planea su salto a Estados Unidos. 

Más allá de los neobancos: las 'fintech' apuestan por los pagos

Las fintech han alcanzado en sus últimas rondas de financiación valoraciones millonarias a pesar de no ser todavía empresas rentables. Los expertos señalan que esto se debe a que el mercado está valorando su potencial futuro y no observan, por el momento, una burbuja en el sector

En este terreno, nombres como el de la sueca Klarna llama la atención en Europa con una valoración de 45.600 millones de dólares (unos 40.640 millones de euros). Otros nombres como la alemana Trade Republic, especializada en el trading online, o la británica Revolut, que busca ser una superapp financiera, también suman ya valoraciones de millones de euros. 

En el otro lado del Atlántico, la estadounidense Stripe, que se dedica a los pagos, logró en 2021 una ronda de financiación serie H (las rondas se denominan por las letras del abecedario empezando por la A) de 600 millones de dólares (unos 534 millones de euros), con la participación de fondos como Allianz X, Axa, Baillie Gifford o Sequoia Capital, con lo que su valoración se elevó hasta los 95.600 millones de dólares (unos 85.214 millones de dólares).   

"Nosotros fomentamos la innovación y la competencia, porque esto da a los consumidores más posibilidades de elección, y eso es lo que nos interesa. Estamos asistiendo a un cambio global en el que los consumidores de todas las edades se alejan cada vez más de modelos como las tarjetas de crédito, que tienen altos costes, y eligen métodos de pago flexibles y de mayor valor, como el "compra ahora y pague después", apunta Daniel Espejo, country manager de Klarna en España. 

Las fintech buscan acercarse a un público joven al que los bancos tradicionales pueden resultarles ajenos y que es un gran usuario del smartphone. La clave de estos negocios es no cobrar comisiones, tener una usabilidad atractiva y facilitar la operativa diaria con transferencias sin comisiones, retiradas de cajeros gratuitas o aplazamientos de pagos sin cobros. 

La reputación de la banca ha sufrido duros reveses en los últimos años. Las entidades han tenido que afrontar las consecuencias del estallido de la burbuja inmobiliaria y su imagen se ha visto golpeada por  varias sentencias relacionadas con cláusulas hipotecarias que iban contra el consumidor o la comercialización de productos como las preferentes. 

Frente a esto, las nuevas fintech han decidido apostar por colores brillantes, una imagen cercana y hacer bandera de la falta de letra pequeña en sus servicios. 

"El éxito de Klarna radica en que el enfoque en los usuarios y la innovación no se debe a una obligación para adaptarse al mercado, sino que forma parte de nuestro ADN: estamos centrados en el cliente y somos innovadores desde nuestro nacimiento. De hecho, esto es lo que hace que en Klarna respondamos mejor con nuestros servicios financieros a lo que demandan los consumidores y así nos aseguramos de que tengan un mayor control y elección", apunta Espejo. 

Ahora, solo el tiempo dirá si las fintech consiguen romper la sólida tradición de la banca. O si la gran banca acaba absorbiendo a estas, o por lo menos algunas, soluciones digitales. 

Otros artículos interesantes:

Las valoraciones de las 'fintech' alcanzan cifras astronómicas en su batalla con los bancos, aunque los expertos no ven, por el momento, una burbuja y destacan su carácter global y su potencial

La pandemia acelera el cierre de oficinas de la banca: casi 2.000 sucursales echan la persiana desde el inicio de la crisis del COVID-19 y los últimos ERE de la gran banca aumentarán los cierres en 2.300 más

Abrir una cuenta en un estanco, hacer un ingreso en Correos o sacar dinero en la caja de un supermercado: por qué el futuro de las oficinas de los bancos está cada vez más cerca del comercio

Te recomendamos

Y además