CaixaBank o Santander, entre los bancos que deben 150 millones al SEPE por los ERE de la anterior crisis

Una mujer pasa por delante de una oficina de Banco Santander y Banco Popular.
Reuters
  • Mientras la banca está inmersa en un nuevo proceso de ERE, entidades como CaixaBank o Santander aún deben al SEPE los costes de anteriores despidos colectivos, según La Información.
  • En total, bancos y otras empresas deben desde 2013 unos 150 millones de euros al Tesoro Público en compensación por el coste extra en prestaciones y subsidios por desempleo asumidos durante los ERE de la anterior crisis.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La banca española se encuentra en pleno proceso de reestructuración de plantilla, que podría implicar la salida de hasta 19.000 trabajadores del sector a lo largo del año y el cierre de más de un millar de oficinas, como respuesta al impacto económico del coronavirus, a la creciente concentración y competencia en el sector y al avance de la digitalización en la operativa de las entidades y en la de sus clientes.

Este proceso se ha acelerado esta semana con el anuncio de que CaixaBank prepara el mayor ERE de la historia de la banca española, en el que prevé el despido de 8.291 empleados, el 18% de su plantilla, mientras que BBVA desveló ayer que su ERE afectará a 3.798 personas, un 16% de sus trabajadores, sumándose así a los procesos de reducción de plantilla ya anunciados previamente por Santander, Sabadell o Ibercaja.

62 bancos intervenidos en la UE: los 15 países europeos que más bancos han tenido que rescatar

Sin embargo, la banca española afronta este nuevo proceso de recorte de empleos sin haber saldado todavía las deudas generadas con el Tesoro Público durante la anterior ronda de despidos colectivos en el sector, que tuvo lugar durante la crisis financiera que comenzó en 2008, según La Información, que asegura que CaixaBank, Santander o Bankia están entre las empresas que aún deben 560 millones de euros al Estado desde 2013 por los ERE de la pasada década.

En concreto, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) reclama desde hace 8 años esos 560 millones a 61 empresas por los despidos colectivos a cerca de 20.000 de sus trabajadores que superaban los 50 años de edad, dado que desde la reforma financiera de 2011 las empresas que presenten beneficios y realicen ERE a empleados que superen esa edad deben compensar al Tesoro el coste extra en prestaciones y subsidios que asume el SEPE, según el diario digital.

No obstante, 410 millones de euros de esa deuda ya han sudo devueltos, por lo que bancos como CaixaBank, Santander, Bankia, Ibercaja o Barclays y otras empresas, como Seat, Lenovo, Indra, Orange, HP, Astrazenca o Axa, aún deben al SEPE unos 150 millones de euros, aunque se desconoce la cantidad exacta que debe cada una de ellas, dado que el SEPE no desglosa el detalle de sus deudas.

Así, la deuda por prestaciones tras ERE ha pasado de 391 millones en 2018 a 560 millones en 2019 y el número de compañías con este tipo de deudas laborales con el Tesoro también ha aumentado, de 47 a 61, según La Información, que destaca la importante presencia de bancos en esa lista, entre los que incluye entidades fusionadas o absorbidas por otras como Bantierra, Caixa Geral, Cajas Rurales o Banca Cívica.

Además, el 67% de los 560 millones de euros que el SEPE ha reclamado a 61 empresas en 2019 corresponden a una sola de ellas, Telefónica, debido a que realizó un ERE en 2011 para despedir a 6.830 trabajadores tras presentar beneficios en su cuenta de resultados, motivo por el que este tipo de procedimientos de reclamación de deudas reciben el nombre de "enmienda Telefónica".

Otros artículos interesantes:

El coronavirus podría destruir hasta 19.000 empleos en la banca española y superar el récord de despidos de la pasada crisis financiera

La banca española es la que más se ha concentrado de Europa desde 2008: las futuras fusiones podrían dificultar el acceso de pymes y familias al crédito

La tormenta de despidos masivos irá mucho más allá de la banca en 2021: los ERE de las grandes empresas en plena pandemia suman ya más de 30.000 afectados