Pasar al contenido principal

La banca ética crece durante la pandemia para ayudar a entidades sociales y culturales, a las que han destinado más de 70 millones de euros

Banco de alimentos
Reuters

  • Triodos Bank y Fiare, los dos principales operadores en España, han multiplicado su actividad durante los meses de confinamiento y han ofrecido un balón de oxígeno para entidades de carácter social y cultural
  • Apoyados por los avales públicos han dotado de liquidez a entidades que han duplicado su número de usuarios por las consecuencias sociales del coronavirus y a otras que han visto mermadas completamente su actividad
  • Descubre más historias en Business Insider España 

Los efectos económicos provocados por la COVID-19 han mermado con especial dureza las arcas de las entidades de inclusión social y del ámbito de la cultura. Tanto por el cese de la actividad como por un incremento desmesurado de demandas de ayuda por parte del sector de la población más vulnerable, las empresas y organizaciones con un fin alineado a los valores de la banca ética han tenido que acudir en busca de financiación para sobrellevar la situación y en el peor de los casos no desaparecer. 

Según la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPE), la economía social, representa en torno al 5% del PIB en España y da empleo da empleo a más de 2 millones de personas de forma directa e indirecta. Mientras que el sector cultural representa alrededor del 3% del PIB y da empleo a más de 690.000 personas, según el Anuario de Estadísticas Culturales 2019.  

Para el director general de Triodos Bank, el banco ético de mayor tamaño en España, el papel de la banca ética ha sido fundamental en la búsqueda de un futuro digno para todas estas personas. “Nuestra actividad se centra en la financiación de emprendedores y emprendedoras con un compromiso social a largo plazo. Son personas que lideran empresas y organizaciones ligadas a necesidades reales de las personas que se mantendrán durante los próximos meses y en los años siguientes. Como siempre, estamos y estaremos al lado de las iniciativas que mejoran la sociedad”, comenta Mikel García-Prieto. 

Leer más: Los bancos se preparan para adaptar sus cuentas al impacto del coronavirus en los créditos

En la misma línea se muestra Juan Garibi, director comercial y de estrategia de Fiare, quién opina que todo el sector bancario ha dado una respuesta increíble ante esta crisis pero los valores y conocimientos de la banca ética les han acercado a las entidades sociales. "Nuestros clientes han valorado nuestra transparencia en los precios y que somos un compañero de viaje que conoce sus estructuras de cooperativa y de carácter social”, comenta Garibi.

Desde que se desató la epidemia hasta el cierre del mes de mayo, Triodos Bank ha concedido 58 millones de euros en créditos y Fiare ha colocado otros 16 millones de euros. En total, más de 70 millones de euros que han ido a para a entidades como Formacio i Treball (inclusión laboral), Fundación Deixalles (inclusión social),  Salvamento Marítimo Humanitario (Inclusión social), Eina Cooperativa (ayuda a la educación) o Goiener (producción y distribución de energías renovables). Esta financiación se ha podido llevar a cabo en gran parte gracias al Fondo Europeo de Inversiones (FEI), a los avales públicos del ICO y a la financiación al sector cultural aprobada por el Gobierno. Aunque, como destacan fuentes del sector, una gran parte ha sido financiado sin ayudas públicas. 

"No es que hayan perdido ingresos sino que han visto multiplicados su número de usuarios y no estaban preparados. Tienen una buena estructura patrimonial pero no tienen liquidez suficiente", apunta Garibi en referencia a Cáritas.

Uno de los ejemplos que más han destacado durante la pandemia han sido las largas colas que se han generado a las puertas de los bancos de alimentos, donde han acudido por primera vez personas que nunca antes habían tenido que recurrir a este tipo de organizaciones.

Fiare ha centrado sus esfuerzos en las entidades de inserción social y laboral, destinadas a fomentar la inclusión de colectivos desafavorecidos. "Cerca de un 60% de toda la financiación ha ido destinada a este tipo de entidades", afirma Garibi. Las iniciativas de vivienda social han representado cerca del 20% y el resto se ha repartido entre proyectos de energía sostenible y agricultura ecológica. 

Leer más: Mascarillas obligatorias, 'sitios calientes', nada de objetos personales y hasta una app interna para la desescalada: así preparan Santander y BBVA el regreso de 15.000 empleados a sus ciudades financieras

Créditos blandos para las entidades culturales 

En el caso de Triodos, se ha convertido en el "aliado perfecto" para las entidades culturales. "Un gran porcentaje, cerca del 35%, ha sido para entidades culturales por nuestro fuerte compromiso con el sector y a raíz de estar gestionando los préstamos blandos dentro de las ayudas del Gobierno al sector", apuntan fuentes de la compañía a Business Insider España.

“Estamos en diálogo continuo con representantes de todas las áreas del sector cultural y con los agentes públicos como el Ministerio de Cultura. Nos hemos puesto en primera línea para no dejarlos caer, porque la cultura es fundamental para transformar la sociedad y generar oportunidades de desarrollo profesional, personal y social.

Además, en la recuperación será fundamental impulsar una economía de la cultura, desde la educación hasta el arte, que forma parte también del cuidado y el desarrollo de las personas”, apunta María Coronado, gerente de Cultura de Triodos Bank. 

La actividad de la banca ética se multiplica

Durante la pandemia la actividad crediticia se ha incrementado considerablemente debido al parón de la actividad económica, y con ello de los ingresos. Una oportunidad que la banca ética ha aprovechado para aumentar su número de operaciones y ganar terreno frente a la banca tradicional. "Hemos cuadriplicado el número de operaciones durante estos meses", afirma Garibi de Fiare. 

Una tendencia que también han vivido en Triodos Bank. "En número de deudores hemos crecido un 50% en abril respecto a marzo y un 75% en mayo respecto a abril", afirman fuentes de la compañía. El grueso de las operaciones, sin embargo, fue en abril con 208, frente a mayo con 160 y marzo con 69.

Este crecimiento viene en un momento donde las finanzas éticas llevan años seguidos de crecimiento. Según el último Barómetro de las Finanzas Éticas, cuyos últimos datos son de 2018, la banca ética concedió créditos por un valor de 1.474 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 16% respecto al 2017. En 2008, la cifra de créditos fue de 283.835 euros. 

Y además