Pasar al contenido principal

El Ibex cierra con una caída del 1,21% en una sesión marcada por el retroceso de la banca ante las dudas un posible impuesto a los bancos

José Ignacio Goirigolzarri, presidente ejecutivo de Bankia.
José Ignacio Goirigolzarri, presidente ejecutivo de Bankia. Bankia
  • Bankia vuelve a liderar las caídas en el Ibex 35 tras el preacuerdo de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos.
  • Las dudas sobre la propuesta del partido liderado por Pablo Iglesias que promueve una banca pública pesan sobre la entidad que está participada en un 60% por el Estado. 
  • El resto de entidades también caen mientras sobrevuela sobre el parqué la posible creación de un impuesto a la banca. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

La banca vuelve a liderar la caídas en el Ibex 35 después de que el martes se conociera el preacuerdo entre PSOE y Unidas Podemos. Tras el anuncio, el martes el selectivo español se dio la vuelta y acabó cerrando con una caída del 0,87% donde destacó el batacazo de Bankia que se dejó un 4,55%. Este miércoles las caídas han vuelto a ser las protagonistas destacando la banca entre los peor parados aunque al final de la sesión han suavizado las pérdidas. 

Bankia ha sido uno de los valores peor parados durante la mañana aunque finalmente ha acabado con una caída del 3,3%. El farolillo rojo de la banca ha sido Bankinter que ha cerrado con una caída del 3,7%. 

El resto de la banca también ha registrado caídas, Santander se ha dejado un 3,46% en la sesión, BBVA ha retrocedido un 3,2% y Sabadell ha perdido un 2,9%. 

Las dudas sobre lo que ocurrirá con la banca protagonizan las incertidumbres en la bolsa que giran, sobre todo, alrededor de Bankia. Unidas Podemos ha repetido en varias ocasiones la idea de tener una banca pública con el objetivo de recuperar el rescate que se dio durante la crisis.

En este contexto, en su programa electoral Unidas Podemos apuntaban la idea de parar "inmediatamente" la privatización de la entidad, de la que el estado tiene actualmente alrededor de un 60% a través de su brazo financiero, el Frob. 

El partido liderado por Pablo Iglesias también pedía un cambio en la cúpula para la retirada de Jose Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de Bankia que lleva al frente de la entidad desde el momento de su rescate. "Con carácter inmediato, se elegirá por tres quintos del Congreso una nueva presidencia de Bankia que sí sea capaz de entender el rol que debe desempeñar la banca pública en la mejora del país", decía UP en su programa electoral. 

Leer más: Cada vez más bancos están empezando a cobrar por sus depósitos a los ricos: por qué esto puede ser una señal de alarma para los pequeños ahorradores

El objetivo de la banca pública, según el mismo texto, sería romper con la concentración que existe actualmente en el sector bancario donde el 70% del mercado está en manos de cinco entidades.

"Al menos, debemos aprovechar ahora este recurso para introducir competencia en el sector, asegurar que tengan acceso al crédito los elementos más productivos y dinámicos de nuestro sistema —como son las autónomas y los autónomos, las pymes y las empresas de la economía social—, introducir parámetros de justicia en el mercado de las hipotecas y atender las funciones sociales de la banca que otras entidades descuidan, como cajeros en la España vaciada o inversiones en vivienda social", explicaban en su programa electoral. 

El gobierno ha salido al pasado para mandar un mensaje tranquilizador a los mercados. La ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, ha asegurado que el gobierno es "responsable" y que atenderá el interés general.

"Los hechos dan la razón de que somos un Gobierno moderado, que atiende el interés general. Nada más llegar nosotros había mucha crispación sobre el futuro de la economía y hoy tenemos tasas de crecimiento que van a cerrar en torno al 2%, con una mejora importante del mercado laboral", ha señalado Maroto. 

El impuesto a la banca sobrevuela el parqué 

Otra de las grandes incertidumbres que sobrevuela el parqué es si se pondrá en marcha el conocido como impuesto a la banca. Este gravamen era uno de los que manejaba el PSOE cuando estaba en la oposición, sin embargo una vez llegó al poder lo aparcó

Unidas Podemos sí que ha hablado de la posibilidad de implantar algún tipo de impuesto a la banca con el objetivo de recuperar el rescate financiero. 

Las dudas sobre la posible puesta en marcha de este gravamen están penalizando a los bancos en bolsa. Este gravamen llegaría en un momento en el que los bancos están presentando dificultades para que su negocio tradicional marche en un contexto de tipos negativos. Por lo que un impuesto de este tipo dificultaría aún más su camino.

Este tipo de gravámenes impacta sobre todo en los bancos con mayor negocio nacional, como pueden ser Sabadell o Caixabank, porque en el caso de los bancos más globales como Santander o BBVA pueden compensar el negocio doméstico con el desarrollo de otros mercados. 

Y además