Pasar al contenido principal

El Banco de España alerta del frenazo de la recuperación en agosto y prevé que el paro supere en 2021 los niveles actuales

Una sanitaria toma la temperatura a una mujer a la entrada de un centro de atención primaria de Madrid
Reuters

  • El Banco de España ha corregido sus previsiones macroeconómicas de junio ante el frenazo de la recuperación de la actividad en agosto.
  • De este modo, contempla 2 escenarios para la caída del PIB este año, de un 10,5% y un 12,6%, que supone corregir al alza 1,1 puntos la caída prevista en junio para el escenario más optimista y recortar casi 3 puntos su previsión en caso de que se produzcan rebrotes más generalizados.
  • El Banco de España augura que la tasa de paro podría aumentar al 19,4% o al 22,1% en 2021, según el escenario, superando el porcentaje de desempleo previsto para este año.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La recuperación de la crisis del coronavirus ha perdido fuerza a finales del verano, coincidiendo con los rebrotes de la pandemia en el país. El frenazo de la actividad en agosto ha motivado que el Banco de España corrija sus anteriores estimaciones macroeconómicas respecto a las que presentó en junio, empeorando las expectativas de su escenario más optimista y mejorando su previsión para el más negativo.

Así, las Proyecciones macroeconómicas de la economía española (2020-2022) que acaba de publicar esta institución estiman que el PIB cerrará el año con un retroceso de entre el 10,5% y el 12,6%, lo que supone reducir la horquilla de sus predicciones respecto a las de junio, cuando consideraba que la contracción económica oscilaría entre el 11,6% y el 15,5%.

Leer más: Empleo, precios, impuestos o mercado inmobiliario: así te afectará la entrada de España en recesión, según los expertos

Esta revisión supone corregir al alza 1,1 puntos porcentuales la caída prevista en junio para el escenario más optimista, que estima que se producirán rebrotes limitados del coronavirus que afectarían especialmente al ocio, la hostelería y el turismo, y recortar casi 3 puntos su previsión en caso de que se produzcan una segunda oleada de la pandemia más generalizada, que afectaría tanto al sector servicios como al productivo de forma directa.

Además, el Banco de España afirma que "el repunte de la actividad que se prevé en el segundo semestre de este año, tras el histórico desplome registrado en el primero, ejercería un efecto arrastre positivo sobre la tasa media de crecimiento del PIB en 2021". De este modo, estima un crecimiento el año que viene del 7,3% en el escenario más positivo, y de un 4,1% en el más conservador.

De cara a 2022, el organismo considera que a finales de ese año "el nivel del PIB se situaría unos 2 puntos porcentuales por debajo del nivel previo a la crisis en el escenario 1, brecha que se ampliaría hasta algo más de 6 puntos porcentuales en el escenario 2", es decir, con un crecimiento del 1,9% o del 3,3%.

De hecho, los 2 escenarios que se plantea la institución monetaria parten de la base de que en la segunda mitad de 2021 se encontrará "una solución médica efectiva" contra la pandemia que augura que permitiría "levantar las posibles medidas de contención que se mantuviesen activas hasta entonces". 

Estas previsiones dependen, además, de las proyecciones del PIB para el tercer trimestre, que el Banco de España ha situado en una horquilla de retroceso del 9,5% al 12,3% en tasa interanual y en avances del 13% al 16,6% respecto al periodo entre abril y junio, en el que la economía española experimentó un desplome del 18,5%.

Por otra parte, el organismo estima que la tasa de paro cerrará el año entre el 17,1%, en el escenario más optimista, y el 18,6%, en el más negativo, al tiempo que da por seguro que el desempleo aumentará en 2021 respecto a este año, hasta una horquilla entre el 19,4% y el 22,1%, para volver a reducirse levemente en 2022, cuando estima que se situará entre el 18,2% y el 20,2%.

Otra variable que repercutirá en la recuperación de la economía española es la ayuda del fondo europeo de recuperación del coronavirus, que cuenta con 140.000 millones de euros de financiación para España, de los que en torno a 60.000 millones corresponden a transferencias directas a fondo perdido y el resto, un 53% del total, a préstamos.

El Banco de España estima que, en el escenario más optimista, España podría recibir esos 60.000 millones de euros en transferencias para destinarlas a proyectos de inversión entre 2021 y 2023, que aportarían un crecimiento adicional del PIB de hasta 2 puntos en 2021 y 2022. Además, la institución ha recordado que el Brexit y la guerra comercial entre Estados Unidos y China también podrían repercutir en la recuperación económica de la pandemia.

Y además