Pasar al contenido principal

Este es el motivo por el que los bancos centrales están comprando oro a un nivel sin precedentes desde que acabó la II Guerra Mundial

Gold is in vogue.
REUTERS/Beawiharta
  • Los bancos centrales han comprado el mayor volumen de oro desde el final de la II Guerra Mundial, con esta materia prima adoptando cada vez más el papel de valor refugio ante la creciente inestabilidad global.
  • El aumento de la deuda estatal hasta niveles históricos, en todo el mundo y especialmente en EE.UU., resta atractivo a otros activos con una menor percepción de riesgo.
  • Se considera que el oro ofrece rentabilidades similares las acciones en este ciclo y una caída en el suministro lo convierte en un activo más valorado tanto por bancos centrales como por inversores.

Los bancos centrales han comprado el mayor volumen de oro desde el final de la II Guerra Mundial, al tiempo que las preocupaciones geopolíticas y la fortaleza del dólar marcan un cambio de perspectiva respecto al activo libre de riesgo por antonomasia.

Una amplia combinación de factores ha provocado el resurgimiento del oro, según la firma de análisis Bernstein. Esto abarca el riesgo geopolítico, la preocupación sobre los niveles de deuda pública, problemas de abastecimiento y la percepción de que el oro ofrece una mayor rentabilidad que las acciones.

Leer más: Por qué el enfriamiento económico mundial puede hacer que suba el precio del oro

"Más allá de la amenaza de la inflación, también es destacable que, por primera vez desde el final de Bretton Woods y, de hecho, desde el final de la II Guerra Mundial, la compra de oro por parte de los bancos centrales haya aumentado", aseguró la firma este lunes en una nota a sus clientes.

Del mismo modo, la compra de oro se ve impulsada por los niveles casi de récord de la deuda pública en EE.UU., lo que hace más cuestionables otros posibles activos sin riesgo y podría elevar las cifras de inflación.

El oro cotiza a 1,31 dólares la onza, lo que supone un incremento del 10% respecto a su reciente mínimo, marcado en septiembre.

Leer más: El minado de criptomonedas ya consume más energía que extraer oro o platino

Del mismo modo que su valor respecto a la inflación, es probable que el oro experimente un alza de demanda, en tanto que el suministro se mantenga "plano en el mejor de los casos", según Bernstein, lo que elevaría su valor tanto para bancos centrales como para inversores. "Como cualquier otra materia prima, una fuerte demanda y una oferta débil da a entender un encarecimiento de precios", aseguran los analistas de Bernstein.

La compra de oro ha estado en decadencia desde hace años, pero recientemente ha experimentado un impulso.

Bernstein también ha destacado que más allá del debate sobre la compra de oro por parte de los bancos centrales, también hay que destacar el aumento de su uso en joyería. Tanto la tenencia privada y pública o monetaria de oro ha sobrepasado a la demanda de la industria joyera como principal fuente de demanda de oro en los últimos años, según Bernstein.

Y además