Pasar al contenido principal

Esto es lo que la bandeja de entrada de tu correo electrónico dice de tu personalidad

What your email inbox reveals about your personality
Getty Images
  • Si no respondes a los correos electrónicos, tus compañeros de trabajo pueden percibirte como una persona vaga o desinteresada, sostiene Richard Moran, CEO de Frost & Sullivan.
  • Los psicólogos dicen que la forma en que limpias (o no limpias) tu bandeja de entrada realmente dice algo sobre tu personalidad.
  • Aquellos que eliminan de forma rápida y eficiente pueden ser fanáticos del control, mientras que aquellos con 1.000 correos electrónicos no leídos podrían no ser tan desorganizados como parece.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando le escribí a un amigo para decirle que estaba pensando en escribir un artículo sobre lo que una bandeja de entrada podría revelar acerca de la personalidad, inmediatamente me envió un mensaje de texto:

"Tengo tres correos electrónicos en mi bandeja de entrada. ¿Qué dice eso de mí?"

"Significa que eres lo peor", le respondí.

Por "eres lo peor", por supuesto, quiero decir, "tu capacidad para administrar tu vida digital es todo a lo que aspiro, y por lo tanto estoy terriblemente celosa".

Leer más:3 sencillos pasos para gestionar eficazmente tu correo electrónico y ser más productivo

Gestionar tu bandeja de entrada es una virtud subestimada en el lugar de trabajo, sostiene Richard Moran, CEO de la consultora Frost & Sullivan. Cuando los empleados no responden, los compañeros de trabajo los perciben como desorganizados y perezosos.

En ese momento, mi bandeja de entrada personal contenía 57 correos electrónicos no leídos  — pero siendo completamente honesta, recientemente había pasado un fin de semana reduciéndolo desde cerca de 1.000.

Como sugiere Moran, ¿es mi incapacidad para mantener una bandeja de entrada ordenada algo por lo que debería preocuparme? En otras palabras, si esto indicaba que sufría de un problema emocional o un déficit cognitivo profundamente arraigado más allá de la simple desorganización. Del mismo modo, quería saber si los héroes de la bandeja de entrada como mi amigo estaban destinados a ser más exitosos que el resto de nosotros.

Por supuesto, es imposible mirar la bandeja de entrada de alguien y decir con seguridad que él o ella es un ninja de la productividad o un psicópata. Su estrategia de administración de correos electrónicos depende en gran medida de su profesión, por ejemplo, y del flujo estándar de correos electrónicos en su oficina.

Pero mis conversaciones con expertos en psicología y tecnología aún brindaron algunas ideas importantes (y sorprendentes) sobre la conexión entre los hábitos de correo electrónico y los rasgos de personalidad. Esto es lo que he encontrado.

El archivador/eliminador ve un mensaje en su bandeja de entrada y toma medidas inmediatamente

Esta persona lee el correo electrónico, envía una respuesta si se le solicita, y luego lo elimina (porque ya no es útil) o lo archiva en una carpeta específica. Su cuenta de correos electrónicos suele rondar el cero.

Larry Rosen, Ph.D., psicólogo investigador y autor de iDisorder: Understanding Our Obsession With Technology and Overcoming its Hold on Us, admite que cae en esta categoría. Estar alejado de su bandeja de entrada durante demasiado tiempo, le afirma a Business Insider, le pone nervioso, y sospecha que tiene algo que ver con su cerebro.

El cerebro de un archivador / eliminador está conectado de manera única para reaccionar negativamente cuando se enfrenta a un montón de mensajes no leídos. "Una enorme bandeja de entrada libera neurotransmisores basados en el estrés, como el cortisol, que le ponen ansioso", dice Rosen. Mantener una bandeja de entrada ordenada calma esa ansiedad, al menos temporalmente.

En última instancia, sugiere Rosen, su estrategia de gestión de correos electrónicos se reduce a su deseo de control. Mientras que algunas personas están bien dejando su casa, su espacio de trabajo o su bandeja de entrada desordenados, los archivadores/eliminadores se volverían locos.

"Necesitan una forma externa para tener control sobre el mundo", dice Rosen, y adherirse a un sistema de gestión de la bandeja de entrada satisface su necesidad constante de orden.

El precavido tiene pocos correos electrónicos no leídos, pero rara vez borra un mensaje después de leerlo

Según la doctora Pamela Rutledge, directora del Centro de Investigación de Psicología de los Medios, hay algunas explicaciones potenciales para este tipo de comportamiento de salvar. Una es el perfeccionismo: "Los perfeccionistas guardan los correos electrónicos leídos con la idea de que volverán a ellos [eventualmente]", dice Rutledge a Business Insider. "Estas mismas personas tendrán una lista de tareas pendientes que es tan larga que no puede ser útil" y un montón de ropa que debe ser remendada al fondo del armario.

Esencialmente, guardar correos electrónicos es una forma de engañarse a sí mismos haciéndose creer que se las arreglarán para abordarlos todos.

Leer más: Estas 9 funcionalidades de Gmail te ayudarán a sacarle el máximo provecho del servicio de correo de Google

Rutledge también postula que eliminar correos electrónicos se percibe como algo demasiado arriesgado para los salvadores. "Algunas personas guardan los correos electrónicos leídos para tener la sensación de seguridad que da creer que podrían encontrar cosas si fuera necesario", dice. "Algunos de nosotros tenemos más tolerancia a la incertidumbre que otros".

El ignorador no lee ni borra correos

Debo confesar que estaba animada de aprender más sobre la mentalidad del que ignora los correos electrónicos. Según el doctor Ron Friedman, autor de The Best Place to Work: The Art and Science of Creating an Extraordinary Workplace, mantener cientos o miles de correos electrónicos no leídos en tu bandeja de entrada no es necesariamente un comportamiento problemático. Aunque Friedman advierte contra "sacar conclusiones amplias de la personalidad y el estado psicológico de las personas a partir de sus hábitos de correo electrónico", ofrece algunas explicaciones posibles para esta tendencia.

Por un lado, le ha dicho a Business Insider, dejar los correos electrónicos sin leer puede significar que estás abrumado o desconectado. Por otro lado, "también puede significar que reconoces que [monitorizar y organizar esos correos electrónicos] no te ayuda a progresar. Y eso es un signo de inteligencia".

Algunos "ignoradores" de los correos electrónicos pueden ser más organizados y productivos que todos los demás. Después de todo, dice Friedman, "el correo electrónico refleja las prioridades de otras personas para ti, no necesariamente un trabajo importante que requiere tu atención inmediata".

Y además