Las empresas se están esforzando más por satisfacer las necesidades de sus trabajadores: casi la mitad de los empleados recomendarían su compañía para trabajar, según el BEX 2022

Empleados reunidos en una oficina.

Getty

Cuando los expertos mencionan "la situación económica actual" hacen referencia a una recuperación frustrada tras una crisis sanitaria, a una guerra en Europa en medio del colapso de las cadenas de suministro, a una inflación desbocada y a una (r)evolución del mercado de trabajo, de la fuerza que se necesita para sacar la economía adelante.

Las prioridades están cambiando, las nuevas generaciones son más demandantes, y los que deciden quedarse en su empresa actual no lo quieren hacer ya a cualquier precio.

"La situación es de una necesidad real. Una necesidad de conocer lo que realmente importa y lo que necesita la gente, porque para reescribir la forma de trabajar, las empresas necesitan priorizar", explicita en una entrevista con Business Insider España Elena Méndez, fundadora y directora de enEvolución, una red de expertos multidisciplinares en la dirección y desarrollo de personas.

"Trabajar mejor es una necesidad natural y las personas tienen cada vez expectativas más altas con las organizaciones, especialmente los más jóvenes, porque el trabajo ocupa muchas horas de sus vidas", añade.

Las empresas están cometiendo un error en la retención del talento: no están preguntando a sus empleados qué es lo que quieren

Mendez está también detrás de uno de los proyectos de evaluación de las organizaciones empresariales más ambiciosos de España: el Barómetro de Experiencia del Empleado (BEX), que ha sido desarrollado por el Centro de Recursos Humanos de IE University y enEvolución. 

Este año alcanzó su segunda edición con una participación récord de más de 17.000 trabajadores de 50 empresas con sede en EspañaAxel Springer España, editora de Business Insider España, entre otras cabeceras, Banco Santander, Leroy Merlin, Cepsa, HP Enterprise, Metro, Nationale-Nederlanden, Idealista, Movistar, etc—.

"Al principio se acercaban básicamente porque era una medición diferente. Una medición que tenía que ver no sólo con ver cómo te sientes, si no con qué es lo más importante para cada uno. Ahora lo hacen porque hay una necesidad real y esto te permite segmentar y priorizar", cuenta Méndez. 

El Barómetro de Experiencia del Empleado o cómo descubrir qué necesitan tus trabajadores para impulsar la organización

El barómetro tiene un objetivo muy claro: conocer la experiencia del empleado, tener una imagen del mercado en España y que la información de cada empresa se pueda gestionar de forma interna.

"No se publica ni se clasifica para que ellos puedan gestionarlo internamente sin tener la presión de que tienen que conseguir un puesto en un ranking", explica.

Evalúa el ciclo de la vida del empleado en 6 fases diferentes —el procesos de selección, la entrada, el crecimiento, su consolidación, el cambio y la impresión que tiene de las salidas de la empresa—, según las interacciones que tienen con la empresa

Los datos de la segunda edición han revelado nuevas tendencias en el mercado de trabajo: las personas se sienten mejor durante toda la experiencia del empleado, son más promotoras de su empresa que hace 4 años y, debido a esto, valoran más el esfuerzo de las compañías.  

Los autodidactas tienen una ventaja competitiva en la guerra por el talento: "Si te pones a preguntar si tienen título universitario, te lo roba la competencia"

"Hemos visto que el índice de recomendación de los empleados ha mejorado. Ha pasado de un eNPS —que es el índice de recomendación de los empleados respecto a la empresa—, de 18 puntos a 26. Casi la mitad de los trabajadores, el 46%, son promotores", añade. 

El resto se muestra indeciso (34%) o son claros detractores de su propia empresa (20%). En este caso, el análisis con machine learning de los datos del barómetro puso de manifiesto que lo más importante —de las 24 interacciones que evalúa— es la retribución y la falta de crecimiento

"Los valores que destacaban estaban conectados con el feedback ongoing. Los detractores destacaban la retribución y la falta de crecimiento. Si a eso le sumas que las condiciones no son buenas, la probabilidad de no recomendar la empresa se multiplica casi por 4. Mientras que si estoy contento y aprendo en la empresa, la probabilidad de recomendarla se multiplica casi por 2", cuenta.

Más allá de la retribución, entonces estarían valorando el feedback que le da su superior, del grado de autonomía del empleado, de cómo se castigue el error en la organización e incluso el nivel de estrés. Las mujeres, que representan el perfil detractor en la encuesta, dicen que están decepcionadas, que tienen muy pocas expectativas y que su mayor problema son las relaciones del día a día.

"Es importante que la cultura de la empresa no guste, porque si es una cultura vainilla atraerá a gente del montón": así organiza Factorial un equipo humano de más de 700 personas

Aunque el escenario actual podría sesgar el resultado, porque las personas en tiempos de crisis valoran más lo que tienen, el barómetro también tiene en cuenta la percepción del esfuerzo de las compañías. El dato ha mejorado respecto a 2018, de 6,3 a 6,6 puntos, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas. 

"La evolución positiva en la recomendación pasa por 2 cosas: porque las empresas han hecho un esfuerzo importante, y porque en tiempos difíciles tú todavía valoras más lo que tienes. El esfuerzo no se suele valorar tanto, con lo cual es una evidencia de que hay un cambio", reconoce.

"Todo eso contando con que los empleados son más exigentes, sobre todo en la etapa de entrada. Es muy importante hacer espacio a las personas que entran", añade.

Además, detrás de la recomendación de la empresa está la experiencia del empleado. Y las 24 interacciones evaluadas en el barómetro mejoran respecto a 2018

En 2022 los sentimientos que predominan son positivos (65%), un porcentaje muy similar a 2018 (64%). Destaca felicidad y compromiso con porcentajes ligeramente superiores en 2022 (+3-4 puntos en ambos casos). Los porcentajes de los sentimientos negativos son también similares a 2018: decepción (11%), estrés (9%) y frustración (7%).

Los 4 desafíos más señalados por los profesionales son: reconocimiento (38%), retribución (37%), conciliación (37%), seguidos a cierta distancia de Flexibilidad (27%). De ellos, 3 coinciden con lo que más le molesta: condiciones de trabajo, retribución y reconocimiento.

"No hay una mejora en algo puntual. Han mejorado todas las interacciones. Si solo hubiese mejorado una de ellas, los datos también habrían sido más positivos. Lo hemos visto con el teletrabajo. La flexibilidad puede mejorar el trabajo que invade tu vida", concluye Méndez.

Otros artículos interesantes:

La pandemia no es la razón por la que las empresas tendrán que pagar más por lo mismo: qué ha pasado en 40 años de cadenas globales de valor que ahora nos hará "vivir peor"

El número de trabajadores con un segundo empleo supera el medio millón y toca máximos desde 2008

Empleados, pero sólo por un día: los ocupados con contratos de 1 día alcanzan máximos desde antes de la pandemia y a pesar de la reforma laboral

Te recomendamos