Pasar al contenido principal

Las bases de Podemos ratifican el acuerdo de gobierno con el PSOE: aval del 97%

Pablo Iglesias, en un acto de Podemos.
Pablo Iglesias, en un acto de Podemos. Podemos
  • La militancia de Podemos arropa a Pablo Iglesias con un abrumador 97% y 135.000 votos.
  • Ratifican así que el partido se sume al PSOE tanto en la investidura como en el futuro Gobierno, siempre que se logren los apoyos necesarios.
  • Los inscritos pudieron votar entre los días 23 y 27 de noviembre.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

"¿Estás de acuerdo en que participemos en un gobierno de coalición en los términos del preacuerdo firmado entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias?"

Era la pregunta del millón que los militantes de Podemos debían contestar para ratificar la postura del partido de cara a ganar la investidura: gobernar o no junto al Partido Socialista.

Los números no dan lugar a especulaciones: un 97% avalan a Iglesias y firman que Podemos forme parte de un gobierno en coalición. En la consulta votaron un total de 134.760 personas (59% del censo de inscritos) de las que 130.150 votaron "sí" (96,8%), 4.244 apoyaron el "no" (3,16%) y 366 votaron en blanco (0,27%). 

Leer más: 8 candidatos a ministro que Unidas Podemos puede presentar en su acuerdo de Gobierno con el PSOE

El periodo de votación telemática, que arrancó el pasado sábado 23 de noviembre a las 10.00 horas y ha concluido hoy miércoles a la misma hora, ha sido muy superior al resto de consultas de posiciones. En este caso, la del PSOE a sus inscritos terminó el domingo, la de Izquierda Unida el lunes y la de ERC este martes.

El objetivo no era otro que reconocer el pacto de Gobierno y asumir que algunas caras conocidas de la formación morada vayan a formar parte de la Ejecutiva, aunque poco más se sabe de estos movimientos entre PSOE y Podemos. En todo caso, la posibilidad de que Pablo Iglesias asuma una vicepresidencia de peso y que Irene Montero ocupe un ministerio de calado junto a otros dos o tres compañeros son conjeturas con visos de realidad que jugaron a favor del abrumador "sí".

Y además