La tecnología llega a los bastones: bluetooth, GPS, giroscopios o ultrasonidos para mejorar la vida de pacientes de párkinson, alzhéimer o invidentes

Varios usuarios sujetan bastones Pauto.
Varios usuarios sujetan bastones Pauto.

Imagen cedida por i4life

  • El bastón es uno de los elementos más antiguos de la historia de la Humanidad, y miles de años después, sigue sin perder vigencia.
  • Dos proyectos españoles apuestan por utilizar tecnologías como giroscopios, acelerómetros, bluetooth, GPS o infrarrojos para crear "bastones inteligentes" con los que ayudar a personas con párkinson, alzhéimer o ceguera.
  • La experiencia personal o familiar de la enfermedad llevó a sus fundadores a buscar soluciones tecnológicas para mejorar la vida de quienes padecen esas situaciones, explican a Business Insider España los artífices de estas tecnologías. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El bastón es uno de los gadgets más antiguos de la historia de la Humanidad, y miles de años después no ha perdido vigencia. Aun así, la tecnología puede añadirle características muy útiles.

Varios emprendedores españoles han puesto en marcha proyectos que utilizan tecnologías como giroscopios, acelerómetros, bluetooth, GPS o infrarrojos para crear "bastones inteligentes" con los que ayudar a paliar algunas de las dificultades de personas.  para personas que padecen enfermedades como párkinson o alzhéimer, y para personas invidentes

Algunos de estos proyectos son productos terminados, con un desarrollo industrial de fabricación con el que ya están vendiendo sus primeras unidades; en otros casos, dispositivos que todavía requieren un impulso para dar el salto a la fabricación en serie.

La vivencia de una discapacidad en carne propia, o la cercanía a la enfermedad por un familiar o un conocido es lo que ha llevado a sus creadores a investigar en este ámbito, según han explicado a Business Insider España dos creadores de "bastones inteligentes" destinados a diferentes usos, ambos finalistas de los Premios a la Innovación Social de la Fundación Mapfre.

Pauto, un bastón que oculta todo un entramado tecnológico

Uno de estos bastones inteligentes es Pauto, que en lo que parece un bastón normal con un bolsillo en la empuñadura oculta un entramado tecnológico que incluye un GPS, acelerómetro, giroscopio, conexión bluetooth y una tarjeta SIM. Su objetivo es recopilar información de quien lo utiliza para detectar síntomas asociados a enfermedades como párkinson o alzhéimer y alertar al cuidador o familiar.

"Bajo la apariencia de un bastón normal tenemos un recurso de captación de datos relativos a síntomas, localización del usuario, detección de caídas y un botón de emergencia. Lo que conseguimos es que esa información vaya a una base de datos accesible al cuidador y cuando haya un evento relevante el sistema lance un mensaje SMS al móvil de los cuidadores, por lo cual el paciente tiene más seguridad al salir a la calle", explica a Business Insider España Marián García, responsable de la empresa social asturiana i4life.

Marián García, responsable de i4lifeMarián García, responsable de i4life
Marián García, responsable de i4life

Imagen cedida por i4life

García, doctora en Ingeniería Industrial y profesora titular en la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería de la Universidad de Oviedo, se cruzó con el párkinson a raíz de que enfermara un familiar. "Cuando fui a consultas de neurólogos me sorprendió que no había nada de tecnología, podía ser una consulta del siglo XVIII", recuerda. A partir de esto descubrió que alrededor de esta enfermedad había "muchas cosas por resolver que eran factibles".

Una de las principales aplicaciones de Pauto es prevenir la congelación de la marcha, un problema que tienen los pacientes de párkinson —incluso los más jóvenes— que sufren la pérdida temporal de la memoria procedimental que les permite caminar. "De repente se olvidan de caminar, sus pies se quedan pegados al suelo y les es imposible reanudar la marcha", explica García.

Muchas personas que padecen esta enfermedad solucionan la congelación de la marcha colocando en sus casas líneas de cinta aislante pegadas al suelo, lo que permite a su mente dar la orden de pisar la línea para vencer este bloqueo y volver a caminar. Pero fuera de los entornos habituales o en la calle, esa solución se dificulta cuando un paciente está solo y sufre uno de estos episodios. 

"En ese caso, el bastón produce una línea en el suelo con un láser y da una vibración en la empuñadura, lo que ayuda al cuerpo a volver a caminar", asegura la artífice de este producto.

Una usuaria utilizando un bastón PautoUna usuaria utilizando un bastón Pauto
Una usuaria utilizando un bastón Pauto

Imagen cedida por i4life

Pauto, que toma su nombre de un duende de la mitología asturiana encargado de apartar los obstáculos de su protegido, se concibió para el párkinson y el alzhéimer, pero los especialistas también lo recomiendan para personas que han sufrido un ictus o padecen diferentes tipos de demencias, ya que además de la funcionalidad de recuperar la marcha ofrece una gran cantidad de posibilidades al cuidador, a través de toda la tecnología que lleva instalada.

i4life ya ha vendido más de 300 bastones inteligentes, la mayoría en España, pero también están recibiendo interés por el producto en Reino Unido y Estados Unidos. Con sede en Gijón, la empresa colabora con dos fábricas en País Vasco y Cataluña para crear Pauto, y tiene otros dispositivos: un glucómetro conectado para diabéticos y un dispositivo que mide la saturación de oxígeno y la frecuencia cardíaca, pensado para personas con EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), una enfermedad respiratoria crónica.

Egara, un complemento al bastón tradicional para evitar colisiones a los invidentes

Un usuario con un bastón EgaraUn usuario con un bastón Egara
Un usuario con un bastón Egara

Imagen cedida por Instead Technologies

Las personas con discapacidad visual tienen en el bastón un elemento fundamental para detectar obstáculos al moverse por las ciudades, pero Antonio Alarcón se encontró con una de sus limitaciones: encontrar aquellos impedimentos a la marcha que no están a ras de suelo, sino que aparecen por encima de la cintura, como puede ser un toldo o una rama de un árbol.

Alarcón descubrió esta situación cuando un glaucoma avanzado le hizo perder el 90% de su campo visual. Ingresó a la Organización Nacional de Ciegos (ONCE), donde le ayudaron a adaptarse a su nueva situación y recibió el bastón blanco, como se denomina al que suelen utilizar los invidentes. 

Lo que necesitas saber para estar informado

Lo que necesitas saber para estar informadoLo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees?

Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

"Cuando estaba haciendo los cursos de adaptación —yo mido 1,90 metros—, me di en la cabeza con una escalera. Y pregunté, ¿si hay un toldo o una rama de un árbol, cómo lo detecto? No hay una forma. Cuando lo comenté a varios conocidos, a todos nos llamó la atención de que no hubiera un sistema. Todo lo que se había hecho era muy complejo, con radares, láseres, que lo que hacen es complicar la vida", relata Alarcón a Business Insider España.

Para entonces este ingeniero ya trabajaba en la empresa ilicitana Instead Technologies, especializada en robots de rehabilitación para personas que han sufrido un ictus, y junto a sus compañeros buscaron tecnologías más maduras que permitieran detectar los obstáculos sin dificultar la marcha al invidente. Su solución fueron los ultrasonidos.

"Mezclando los ultrasonidos con un giroscopio, lanzamos un mango que se puede incorporar a cualquier bastón de aluminio, que alerta de los obstáculos mediante una vibración", explica Alarcón. 

Indicación de los dispositivos que incluye la empuñadura de bastón EgaraIndicación de los dispositivos que incluye la empuñadura de bastón Egara
Indicación de los dispositivos que incluye la empuñadura de bastón Egara

Imagen cedida por Instead Technologies

Su nombre, Egara, procede de la Cátedra de Investigación Bidons Egara de la Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante), dedicada a la investigación de la retinosis pigmentaria y otras patologías visuales, que toma el nombre de la empresa de bidones y contenedores puesta en marcha por Joaquín López, mecenas de la cátedra. Instead Tecnhnologies es precisamente una spinoff universitaria que parte de esta misma universidad.

Cuentan con cinco prototipos funcionales, pero no han conseguido la financiación que les permita crear un molde con el que fabricar las piezas del mango en serie. "Estamos buscando inversores para sacar una línea de 250 bastones para vender, porque fabricar uno a uno es inasumible", admite el artífice de esta modalidad de bastón inteligente, que afronta el reto de la producción para poder llegar a un mercado potencial de más de 285 millones de personas con discapacidad visual en todo el planeta.

LEER TAMBIÉN: Un análisis de sangre podría detectar el alzhéimer hasta 20 años antes de que aparezcan los primeros síntomas

LEER TAMBIÉN: Día Mundial del Parkinson: Todo lo que debes saber sobre la enfermedad y cómo prevenirla

LEER TAMBIÉN: Esta startup valorada en 1.000 millones de dólares ha diseñado un dispositivo para gafas de invidentes que les lee el periódico y la pantalla de su móvil

VER AHORA: Las acciones de Nvidia se han disparado un 31.000% desde su estreno en bolsa: cuánto habrías ganado exactamente si hubieras invertido 1.000 euros el primer día

    Más:

  1. Startups
  2. Tecnología
  3. Salud
  4. Trending
  5. Entrevistas
  6. Top