El caos de Barajas destapa una batalla por los contratos millonarios para instalar sistemas de derribo de drones en los aeropuertos españoles

Policía en el aeropuerto de Madrid.
Policía en el aeropuerto de Madrid.
REUTERS
  • El reciente cierre del aeropuerto de Barajas durante dos horas por el avistamiento de un dron pone en evidencia la necesidad de que se desarrollen sistemas que derriben estos aparatos.
  • Empresas de todo el mundo están desarrollando soluciones tecnológicas para acabar con el problema desde diferentes enfoques que incluyen, entre otros elementos, inhibidores de frecuencia o incluso armas que lanzan redes para neutralizar a los drones.
  • Uno de los principales actores claves en este sector será la multinacional francesa Thales, que en España ya participa en un grupo de trabajo con AENA, AESA o Interior para probar esta tecnología en Barajas, según ha podido saber Business Insider España.
  • Otra multinacional a la que le podría interesar este segmento es Indra, que también tiene una solución antidrones para aeropuertos: el sistema ARMS.
  • El ministro de Transporte alemán aseguró recientemente que implementar estas tecnologías podría suponer un coste de 30 millones de euros... por cada aeropuerto.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El avistamiento de un dron en el aeropuerto de Barajas provocó este lunes el cierre de su espacio aéreo durante dos horas. Miles de pasajeros se vieron afectados, decenas de vuelos sufrieron cancelaciones o retrasos. No es la primera vez que sucede: en diciembre de 2018 el aeropuerto de Gatwick, cerca de Londres, tuvo que desviar su tráfico cerca de dos días. En enero de 2019, el de Heathrow —uno de los más grandes de Europa— clausuró su actividad durante horas por lo mismo.

Mientras que en el resto de países europeos ya se han adoptado las primeras medidas para despejar los cielos de los aeropuertos de drones, en España, de momento, no. La legislación prevé una servidumbre de 8 kilómetros alrededor del recinto aeroportuario, pero la realidad es que los drones siguen afectando al tráfico de aviones.

Por esta razón, en España ya no se trabaja en implementar tecnología que detecte drones; se trabaja en implementar tecnología que derribe drones.

Leer más: Interior activa un sistema para detectar drones y destruirlos si amenazan la seguridad de sus edificios

Aquí entra en escena Thales España, filial de una multinacional francesa. Ha sido la compañía elegida por la Subdirección de Sistemas de Información y Comunicaciones, que depende de Interior; así como por AENA, Enaire, Policía Nacional, Guardia Civil y la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, la AESA. Esta última ha corroborado lo mismo: durante los primeros meses de 2020 se van a llevar a cabo pruebas tecnológicas en los principales aeropuertos españoles —Madrid Barajas, por ejemplo— para detectar y derribar drones intrusos en el espacio aéreo del recinto.

Las soluciones tecnológicas son diversas, aunque todas siguen el mismo parámetro: detectar, inhibir y, llegado el caso, derribar.

Leer más: Lockheed Martin ofrece 250.000 dólares a la IA que sea capaz de vencer a pilotos humanos en carreras de drones

Thales España ya trabaja con las autoridades, explica su responsable comercial, Daniel Gómez Mateo. Ofrecen múltiples soluciones y la tarea de la firma será ahora recopilar información sobre las diferentes alternativas tecnológicas para que las autoridades traten de comprender el funcionamiento de las mismas y su desenvoltura en diversos entornos. No es lo mismo operar en un pequeño aeropuerto que hacerlo en un aeropuerto internacional como el de Málaga.

Un negocio que en Alemania se cifra en una inversión pública de 30 millones de euros... por cada aeropuerto

Thales e Indra tienen su propia cartera de soluciones tecnológicas y sistemas antidrones. El de Indra es el sistema ARMS, por ejemplo. Thales, en su negocio internacional, tiene otro llamado EagleSHIELD.

Dispositivos del sistema ARMS de Indra.Dispositivos del sistema ARMS de Indra.
Dispositivos del sistema ARMS de Indra.
Indra

Su funcionamiento parte de una premisa bastante simple: hay dispositivos que se encargan de detectar el dron —mediante radares, sensores infrarrojos, sensores de ruido— y otros que se encargan de inhibirlo o controlarlo. Incluso hay una compañía española que después de detectar el dron cuenta con un sistema que lanza un proyectil con redes para retener el aparato.

Para el caso español, Gómez Mateo explica que las soluciones "tienen que ser muy ad hoc para cada circunstancia". "Hay muchos elementos a tener en cuenta" a la hora de implementar este tipo de sistemas, por lo que se convierte "en un proceso de interacción largo". "Si tengo un buen inhibidor, vendo un buen inhibidor. Si tengo un buen radar, vendo un buen radar. Pero para estas infraestructuras grandes es necesario contar con un sistema al completo".

Gómez Mateo rechaza que este grupo de trabajo que ahora está en fase de pruebas se transforme de facto en una contratación pública. Todo eso llegará más adelante: por ahora lo que sí confirma la AESA es que una vez se superen satisfactoriamente los procesos de prueba en los primeros meses de este año, se pasará a calendarizar la implementación de estos sistemas en los aeropuertos de todo el país entre 2020 y 2021.

Leer más: Volar un dron no es tan inocente como parece: 5 claves que debes conocer para evitar una multa en España

Ninguna de las compañías consultadas para elaborar este reportaje han sido capaces de dibujar una horquilla sobre cuánto podría costar implementar un servicio antidrones —que los detecte pero que también los inhiba o derribe— podría costar. Pero en una reciente comparecencia, el ministro de Transporte e Infraestructura Digital de Alemania, Andreas Scheuer, aseguró que defender los aeropuertos del país germano con estas instalaciones requeriría de una inversión inicial de 30 millones de euros... para cada uno. Así lo contó la televisión DW.

El responsable comercial de Thales España es, en este sentido, más prudente. "No tengo una cifra en la cabeza", reconoce. Pero admite que en caso de aeropuertos grandes, como en el de Barajas, habrá de determinarse la cantidad de sensores, cámaras infrarrojas o inhibidores que son necesarios instalar.

Ya hay estudios de mercado que apuntan a que los sistemas de antidrones se ha convertido en una industria "dinámica e innovadora", "con un significante número de compañías que están acercándose al negocio". Así lo resalta esta investigación de mercado de Garner Insights, que abunda en esa misma idea: el sector antidrones de 2020 va a crecer muy rápido. Según la firma de investigación MarketsandMarkets moverá más de 2.000 millones de euros en 2024.

Con información de Víctor Pérez.

LEER TAMBIÉN: La startup más polémica de Silicon Valley ahora se dedica a enviar drones destructores a zonas de conflicto

LEER TAMBIÉN: Airbus está desarrollando un dron 'invisible' de combate: será indetectable por los radares y no hará ruido

LEER TAMBIÉN: El ejército de los Estados Unidos quiere cascos de realidad mixta que detecten fuego enemigo, traduzcan idiomas y vean en la oscuridad: así va el proyecto

VER AHORA: Todos los interrogantes sobre el coronavirus que siguen sin respuesta

    Más:

  1. drones
  2. Aerolíneas
  3. Trending
  4. Top