Quién es quién en el sector financiero: BBVA, el banco de los empresarios vascos que se convirtió en un gigante con la digitalización como meta

Oficina de BBVA
Reuters

BBVA se ha convertido en un banco global. En 160 años de historia, la entidad ha ido creciendo desde ser una pequeña entidad local a crear un gigante bancario con una clara vocación digital. 

La segunda entidad del ranking de bancos españoles por tamaño cuenta hoy con presencia en España, pero también en América del Sur, México (el mercado que más aporta a su beneficio)  y Turquía. De hecho, el banco lanzó recientemente una Oferta Pública de Adquisición (OPA) para hacerse con el control total de Garanti, el banco turco del que es accionista.

Entre los últimos acontecimientos que han marcado la historia de BBVA se encuentra la imputación de su expresidente Francisco González en el conocido como caso Villarejo. Una polémica que se suma a la vivida tras la unión de BBV y Argentaria, cuando se descubrieron unas cuentas opacas en un paraíso fiscal, un caso que se conoció como BBV Privanza. 

El nacimiento del Banco de Bilbao

Los orígenes de la entidad se remontan a 1857 cuando el Banco de Bilbao fue fundado por un grupo de empresarios vascos en un momento de cambio normativo y con el objetivo de impulsar la industria. El sistema bancario, y con él también la entidad, se fue desarrollando conforme avanzaba el siglo XIX. 

El Banco de Vizcaya nació en 1901. En el siglo XX, ambas entidades fueron ganando tamaño y se fueron sentando las bases de un sistema bancario oficial, aunque con titularidad privada de los bancos. 

En la década de los años 30, tanto el Banco de Bilbao como el Vizcaya fueron creciendo y aumentando su presencia en el resto del país. En 1935, el Banco de Bilbao contaba con una red compuesta por 67 sucursales. Por su parte, el Banco de Vizcaya contaba con 134 oficinas entre sucursales y agencias. 

Una de las patas del negocio del banco es la banca de empresas. Los comienzos de esta en el banco ya pueden verse durante la Segunda República, cuando el Banco de Bilbao también se hizo un  hueco en el negocio gracias a las inversiones realizadas en los grandes saltos del Duero y que, años después, acabaría convirtiéndose en la archiconocida Iberduero (actual Iberdrola).

Los años 90, el nacimiento de los grandes bancos actuales

Hay 2 grandes hitos que sentaron las bases para que BBVA se convirtiera en el gigante bancario que es hoy. Por un lado, cuando el Banco Bilbao y el Banco Vizcaya se fusionaron en 1988, en un momento en el que la entrada en la Unión Europea de España en 1986 muestra la necesidad de crear bancos más fuertes para poder hacer frente al mercado más global. 

En los años 90, la banca española vivió una baile fusiones que sentó la base del sistema bancario actual. En el caso de BBVA, fue la unión entre BBV y Argentaria la que generó la semilla de lo que es hoy el banco. 

El holding público Argentaria estaba en la década de los 90 en plena reestructurando bajo criterios modernos de gestión con el objetivo de prepararse para la privatización. Esta llegó finalmente en 1998, bajo la presidencia de Francisco González, según publicó Expansión.

Esta fue la que se consideró en la época como la segunda gran fusión de la banca española moderna, después de la que se produjo entre Banco Santander y Banco Central Hispano. 

Al plantearse también como una fusión entre iguales, Emilio Ybarra y Francisco González asumieron la copresidencia de la nueva entidad. Mientras, el nuevo consejo se formó con la suma de los órganos de administración de BBV y Argentaria. El consejo de BBVA llegó a tener hasta 33 consejeros, 19 procedentes de BBV y 14 de Argentaria.

Ybarra tenía prevista la fecha para ceder la presidencia única a González a principios de 2002. Finalmente, el que fue presidente de BBV decidió renunciar antes de lo previsto cuando estalló el escándalo de la filial opaca en un paraíso fiscal. 

El 18 de diciembre de 2001, Francisco González pasó a ser presidente único de BBVA y adelantó su ambición de situar a la entidad en la primera liga mundial de los bancos.

¿Cuál es el modelo de negocio de BBVA?

BBVA es un banco comercial que fue realizando operaciones para expandir su negocio fuera de las fronteras españolas, con un foco importante en Latinoamérica. En 1995, entró en Perú con la compra de Banco Continental y ese mismo año entró en México a través de Probursa. México es un mercado que ha ido creciendo en contribución al negocio de la entidad. 

Desde la presidencia de Francisco González, el banco fue adquiriendo mayor tamaño y buscando ampliar su negocio a otros mercados. Tras la fusión con Argentaria, BBVA intentó dar el salto a Europa, pero fracasó su OPA sobre el italiano BNL. Cosas de la vida, el banco ahora ha entrado en el mercado italiano a través de su banco online ofreciendo cuentas digitales. 

En el año 2000, BBVA anunció la fusión de su filial en México con Bancomer, la segunda entidad financiera mexicana. Con la operación creaban la primera entidad del país y una de las principales de Latinoamérica, solo superada por los grandes bancos brasileños, según recogió El País

No fue el único país en el que entró BBVA. También lo hizo en EEUU, aunque acabó vendiendo su filial. Donde sí ha seguido ampliando su presencia ha sido en Turquia. Desembarcó en 2010, con una participación en Garanti. Y, en 2022, apostó por hacerse con el control completo del banco mediante una OPA. 

¿Quién controla y quién dirige BBVA?

BBVA es un banco cotizado en la bolsa española. A cierre del primer trimestre de 2022, el banco contaba con 821.537 millones de accionistas, que tenían 6.387 millones de títulos. 

El presidente del grupo es Carlos Torres y el consejero delegado, Onur Genç. En el caso del negocio en España, el director general es Peio Belausteguigoitia. 

Entre los grandes accionistas significativos está la gestora BlackRock, considerada la mayor del mundo por volumen de activos. 

La política de dividendo de BBVA 

Una de las claves dentro de la estrategia del banco ha sido la remuneración al accionista. El pago del dividendo de BBVA ha sido una tendencia general. Sólo se ha pausado en contadas ocasiones, como durante la pandemia por la prohibición del Banco Central Europeo (BCE) de pagar dividendos. 

En 2022, BBVA realizó el mayor pago de dividendo en 10 años. BBVA repartió en marzo 1.533 millones de euros en dividendos a cuenta de los resultados de 2021. Este pago unía a los 533 millones que abonó en octubre, que también fueron a cargo del ejercicio anterior. El importe distribuido total superó los 2.000 millones.

Con este pago, la rentabilidad por dividendo de BBVA se situó en el 5,9%, la más elevada de la banca española.

Los retos de futuro de BBVA

Los bancos deben enfrentarse a una nueva situación macroeconómica y un giro en la política económica del BCE. Tras años de tipos de interés negativos, el regulador ha empezado a subirlos.  

Eso sí, la vuelta a la normalización de la política económica del BCE llega al mercado a la vez que una fuerte incertidumbre con la guerra de Ucrania generando grandes dudas sobre el precio de la energía y sobre cómo afectará ese entorno tanto a la inflación como al crecimiento. 

Este escenario conlleva que BBVA tenga, al igual que el resto de bancos, retos a corto plazo entre los que destaca gestionar un posible repunte de la morosidad en el caso de que el escenario macroeconómico se torne más adverso. Por el momento, los expertos apuntan que los bancos afrontan este cambio de ciclo en una posición más cómoda de solvencia y con las cuentas más saneadas que en la crisis financiera de 2008. 

Por otro lado, el gran desafío de BBVa en los próximos años está en la digitalización. La irrupción de las fintech ha provocado que los bancos pongan el foco en los nuevos negocios. 

Entre las innovaciones de BBVA destaca la creación de un banco puramente digital con el que ha entrado ya en mercados internacionales como Italia. 

Otros artículos interesantes:

La gran banca avanza hacia la recuperación, pero sigue sin liberar el capital apartado por la crisis del COVID-19 ante el nuevo escenario de incertidumbre

Los bancos recortan más de 21.000 empleos en los últimos 5 años, pero a pesar de los grandes ERE de CaixaBank, Santander o BBVA es la banca pequeña y mediana la que destruye más puestos

Los dos grandes bancos españoles cada vez más globales: la plantilla española solo representa un 11% del total de Santander y un 22% de BBVA

Te recomendamos