Pasar al contenido principal

El BCE estudia combatir el coronavirus con el programa de compra ilimitada de deuda que salvó al euro durante la crisis

La presidenta del BCE, Christine Lagarde
La presidenta del BCE, Christine Lagarde Reuters
  • El Banco Central Europeo estudia combatir el impacto económico del coronavirus en la eurozona recurriendo al programa de compra ilimitada de deuda que salvó al euro durante la pasada crisis.
  • Este programa, conocido como Outright Monetary Transactions (OMT), no ha sido discutido formalmente por la institución, pero sí se planteó como medida alternativa para ayudar a la economía italiana durante su reunión de emergencia de la semana pasada, según Bloomberg.
  • El OMT permite al BCE comprar cantidades casi ilimitadas de deuda pública de las economías de la zona del euro para reducir los rendimientos de los bonos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Banco Central Europeo está pasando a la ofensiva ante el impacto económico que está provocando el coronavirus en la eurozona. En las últimas semanas, tras advertir de que esta crisis podría ser aún peor que la anterior, la institución monetaria ha lanzado 2 programas de compra de deuda, uno de 120.000 millones de euros en pleno desplome histórico de las bolsas y otro de 750.000 millones para frenar la subida de las primas de riesgo de Italia y España.

Sin embargo, el BCE estudia ir más allá y recurrir a una de las medidas que permitieron salvar al euro y a las economías más endeudadas de la eurozona durante la pasada crisis económica. Así, el organismo presidido por Christine Lagarde se está planteando combatir las consecuencias económicas del coronavirus en la eurozona con un programa de compra ilimitada de deuda creado en 2012 para ayudar a Italia y España a salir de la crisis.

Leer más: El BCE, la Reserva Federal de Estados Unidos y otros 4 bancos centrales anuncian que se coordinan para paliar los efectos económicos del coronavirus

Este programa, conocido como Outright Monetary Transactions (OMT, o compras monetarias directas en castellano), no ha sido discutido formalmente por la institución, pero sí se planteó durante su reunión de emergencia de la semana pasada como medida alternativa para ayudar a la economía italiana ante los efectos de la pandemia, según Bloomberg.

El OMT permite al BCE comprar cantidades casi ilimitadas de deuda pública de las economías de la zona del euro para reducir los rendimientos de los bonos y evitar que encarezcan los estímulos fiscales y que la deuda se vuelva insostenible. Sin embargo, para que se active este programa, es necesario que lo solicite el Gobierno del país que necesita esas compras de deuda, lo que ha frenado hasta ahora a los posibles candidatos a beneficiarse del OMT.

Este programa se diferencia del de flexibilización cuantitativa (QE) que ha empleado el BCE en los últimos años en su radio de acción, dado que el efecto del QE es generalizado para toda la eurozona, mientras que el OMT solo se aplica a un país en concreto. Además, el OMT está limitado a deuda con vencimiento entre 1 y 3 años y el BCE no puede acumular más del 33% de la deuda del país al que se aplique este programa.

El OMT podría no llegar a aplicarse, al igual que sucedió en 2012, cuando su creación sirvió por sí sola para calmar a los mercados y mantener a raya los fuertes repuntes de la prima de riesgo. En este caso, la situación podría volver a repetirse, aunque Bloomberg asegura que hay consenso dentro del BCE para recurrir a él si fuese necesario.

Leer más: Una pandemia de coronavirus podría restar un billón de dólares a la economía mundial y arrastrar a Europa y Asia a una recesión

La institución monetaria ya cuenta con la flexibilización cuantitativa y con el Programa de Compras de Emergencia Pandémica, que en total suman 1 billón de euros, y los líderes europeos están debatiendo permitir una línea de crédito preventiva de hasta el 2% del PIB del país afectado por parte del Mecanismo Europeo de Estabilidad, el fondo de rescate de la UE.

Los 27 también tienen sobre la mesa la posible emisión de eurobonos, a la que se oponen Alemania, Países Bajos o Finlandia. 9 líderes comunitarios, el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, el francés Emmanuel Macron, el primer ministro italiano Giuseppe Conte, el portugués António Costa, el irlandés Leo Varadkar, la belga Sophie Wilmès, el griego Kyriakos Mitsotakis, el luxemburgués Xavier Bettel y el esloveno Janez Jana, pidieron este miércoles poner en marcha los eurobonos cuanto antes en una carta conjunta al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel

Y además