Pasar al contenido principal

El BCE requerirá un 25% menos de capital a los bancos que den créditos verdes

Contaminación del aire
Getty Images
  • El BCE permitirá que los bancos reducir sus exigencias de capital un 25% si realizan préstamos verdes. 
  • El nuevo reglamento sobre requisitos de capital (CRR) incluye estas bonificaciones a las entidades que concedan financiación a operaciones que potencien la transición a una economía con menores emisiones de carbono. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Potenciar una transición hacia una economía con menos emisiones de carbono. Este es objetivo del Banco Central Europeo (BCE) que incluye en su nuevo reglamento bonificaciones de capital para las entidades de hasta un 25% si financian operaciones enfocadas hacia una transición a una economía con menos emisiones de carbono.

Aunque para esto todavía habrá que esperar hasta la transposición final de la normativa que está pendiente de varios trámites que podrían atrasar su aplicación hasta que acaben de atarse todos los flecos que queden pendientes. 

El supervisor ha incluido en el reglamento sobre requisitos de capital (CRR) bonificaciones a los bancos que financien operaciones que vayan enfocadas hacia la transición a una economía menos intensiva en carbono.

Para poder reducirse este porcentaje de capital, la norma incluye varios requisitos. En este apartado se señala que los activos que se financien tienen que contribuir a alguno de los seis objetivos medioambientales entre los que se incluyen tanto la mitigación del cambio climático como la transición a una economía circular o la protección de ecosistemas saludables. 

Leer más: Todas las historias de la COP25 

En esta normativa, por el momento, no se incluyen penalizaciones a la banca en el caso de financiar operaciones que vayan en contra del medio ambiente. Aunque el BCE ya ha apuntado que están pensando en incluir los factores relacionados con medio ambiente en los test de estrés. 

A pesar de todas estas medidas, que todavía están sin acabar de concretar, el problema de las financiación verde y los productos sostenibles es la falta de "taxonomía" conjunta para definir este tipo de instrumentos. Bruselas se encuentra en pleno proceso de definición de estos productos, por lo que por el momento no existe una obligatoriedad clara de las condiciones que tiene que cumplir cada tipo de activo. 

Y además