Pasar al contenido principal

Los bebés nacidos por cesárea poseen una mayor cantidad de bacterias peligrosas en su intestino, según un estudio

Cirujanos haciendo una cesárea
Getty
  • Científicos de diferentes universidades de Reino Unido han descubierto que los recién nacidos por cesárea no poseen las mismas bacterias que los nacidos de forma natural.
  • En el estudio, publicado por la revista Nature, se ha analizado el ADN de casi 600 neonatos para conocer las diferencias en sus organismos.
  • Aún no se sabe si estas bacterias podrían ocasionar futuros problemas a aquellos nacidos por cesárea.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una investigación, realizada por científicos de diferentes universidades de Reino Unido y sus colaboradores de Australia, ha demostrado que los bebés nacidos por cesárea tienen bacterias intestinales diferentes a los que nacen de forma natural. Dicho estudio, que ha analizado casi 600 nacimientos, ha sido publicado por la revista Nature este miércoles y apunta a que el tipo de parto influye en la flora intestinal de los recién nacidos.

El papel de las bacterias intestinales de los neonatos aún no está definido así como tampoco el hecho de si estas diferencias podrían tener algún tipo de efecto negativo de cara al futuro. Los investigadores descubrieron que estas bacterias se igualaban pasado el año de vida por lo que sin investigaciones más profundas no se puede saber la repercusión que esto podría tener en estos niños.

Trevor Lawley, principal autor del estudio, afirma que "esta es la mayor investigación genómica de los microbiomas de los recién nacidos hasta la fecha. Descubrimos que el modo de parto tuvo un gran impacto en las bacterias intestinales del recién nacido. Una mejor comprensión de qué especies de bacterias ayudan a crear un microbioma saludable para bebés podría permitirnos crear terapias bacterianas".

Leer más: Esta es la razón por la que el parto humano es tan doloroso

La investigación se llevó a cabo tras analizar el ADN de 324 nacidos por vía vaginal y 282 por cesárea. Mientras que los neonatos pertenecientes al primer grupo poseían bacterias comensales —microbios beneficiosos que le son transferidos por la madre al nacer—, los niños nacidos por cesárea solían contener en sus intestinos bacterias peligrosas como el Enterococcus y la Klebsiella, que suelen transitar habitualmente por los hospitales.

"El 80% de los nacidos por cesárea presenta estos microorganismos, mientras que en el otro grupo solo es el 50%. Estos microbios hospitalarios suponen el 30% del total tras una cesárea, pero solo el 10% tras un parto vaginal", ha dicho Nigel Field, coautor del estudio. "Todavía no sabemos si las diferencias iniciales que encontramos tendrán alguna implicación para la salud". 

En nuestro país, los nacimientos por cesárea superan lo aconsejado internacionalmente en un 70%, siendo estos un 25% del total de partos que se llevan a cabo a través de esta vía. Tras este estudio se ha abierto un debate sobre si se está abusando o no de este método y de las posibles consecuencias que puede traer al recién nacido a lo largo de su vida.

Y además