Pasar al contenido principal

La fintech Belvo logra el respaldo del fundador de Paypal para acelerar su crecimiento en Latinoamérica y levanta más de 9 millones de euros en su tercera ronda de financiación en menos de un año

Los cofundadores de Belvo, Pablo Viguera y Oriol Tintoré
Los cofundadores de Belvo, Pablo Viguera y Oriol Tintoré Belvo
  • Belvo, la plataforma de APIs financieras líder en Latinoamérica, ha cerrado una ronda de financiación de 10 millones de dólares con inversores como Founders Fund y Kaszek Ventures.
  • Se trata de su tercera ronda desde su creación hace 12 meses, en las que ha obtenido un total de 13 millones de dólares que sus fundadores prevén invertir en expansión geográfica, desarrollo de producto y en contrataciones para las áreas de tecnología, producto y desarrollo de negocio.
  • Pablo Viguera, cofundador de Belvo, asegura a Business Insider España que están "muy contentos de habernos sabido rodear de los mejores compañeros de viaje, inversores de referencia en Silicon Valley y en Latinoamérica con gran experiencia en nuestro sector".
  • Viguera reconoce que "como compañía, siempre hemos tenido la visión de ser la empresa que define la categoría de open banking en toda Latinoamérica", aunque señala que es un reto "muy complejo" y una "oportunidad muy atractiva".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A pesar de que el coronavirus ha obligado a paralizar gran parte de la economía mundial, el ecosistema de las startups no se detiene por la pandemia. Prueba de ello es la ronda de financiación que acaba de cerrar Belvo, la plataforma de APIs financieras líder en Latinoamérica, en la que ha obtenido 10 millones de dólares (algo más de 9 millones de euros) para continuar su expansión en ese mercado.

La ronda ha estado liderada por Founders Fund, el fondo de capital riesgo fundado por el cofundador de Paypal Peter Thiel y que fue uno de los primeros en invertir en Facebook, Airbnb, Spotify o SpaceX, y por Kaszek Ventures, que lidera el venture capital en Latinoamérica y que fue uno de los primeros fondos en apostar por el neobanco brasileño Nubank, en la fintech Creditas o en la startup chilena de foodtech NotCo.

Pablo Viguera, cofundador de Belvo, asegura a Business Insider España que están "muy contentos de habernos sabido rodear de los mejores compañeros de viaje, inversores de referencia en Silicon Valley y en Latinoamérica con gran experiencia en nuestro sector, en fintech, en infraestructura, en SaaS, y que nos pueden apoyar no solamente mañana o dentro de un año, sino durante toda la aventura que nos queda por delante".

Esta es la tercera ronda de financiación en la que participa Belvo desde que Pablo Viguera y Oriol Tintoré crearon la startup hace 12 meses tras pasar por otras compañías del sector como Revolut o Verse. "La primera ronda que hicimos fue en el verano del año pasado, de 1 millón de dólares, la siguiente fue de 2 millones entre finales del año pasado y principios de este", explica Viguera.

"Los hitos que nos marcamos con la primera ronda fueron desarrollar el producto, incorporar las primeras personas al equipo y valorar el modelo", destaca el cofundador de Belvo. "La segunda ronda nos sirvió para pisar un poco el acelerador, traccionar a los primeros clientes, sobre todo en el momento en el que lanzamos al mercado americano, en enero de este año", añade.

Leer más: Las fintech se enfrentan a un examen decisivo: el coronavirus pone a prueba su modelo de negocio en un escenario cada vez más digital

En total, Belvo ha obtenido 13 millones de dólares (unos 11,7 millones de euros), sumando el resultado de esta última ronda, que Pablo Viguera explica que dedicarán "a aumentar la cobertura de nuestras APIs, lanzar nuevas verticales, nuevas herramientas para desarrolladores... y evidentemente gran parte de la contratación que realizaremos en estos próximos 12 meses será en producto y tecnología". Actualmente, Belvo cuenta con 25 empleados, repartidos en sus sedes en Barcelona y Ciudad de México, pero aspira a triplicar esa cifra a finales de año.

El cofundador de Belvo afirma que "para hacer las cosas bien y rápido hay que capitalizarse bien, sobre todo hablando de una operativa multipaís". Su meta es ambiciosa, como reconoce Viguera, que señala que "como compañía, siempre hemos tenido la visión de ser la empresa que define la categoría de open banking en toda Latinoamérica", aunque apunta que "es un gran reto escalar la operativa que tenemos a día de hoy, fundamentalmente en México a realmente ser la referencia en toda Latinoamérica, que es nuestra ambición".

Sin embargo, Pablo Viguera destaca que Latinoamérica "es un reto muy complejo, que abarca mercados con regulaciones, maneras de hacer negocios e infraestructuras muy diferentes", aunque señala que su meta es "convertirnos en el partner de referencia para open banking para todos nuestros clientes", que son el número creciente de compañías fintech que están surgiendo en Latinoamérica. De hecho, señala que "entre México y Brasil habrá unas 1.000 fintechs, y su número crece de año a año un 30%".

Leer más: La fintech española Bnext lucha por ser una alternativa de pagos sin ser un banco con tarjetas gratis y movimientos entre amigos: así cree su CEO que va a cambiar el modelo financiero 

El modelo de negocio de negocio de Belvo, como explica su cofundador, es B2B y SaaS. "Somos como un pilar sobre el cual se construyen todas las fintechs, que son las que dan servicio a los clientes finales", asegura Pablo Viguera, que destaca que el sector bancario en Latinoamérica está "como estaban los bancos en Europa hace 20 años, antes de la crisis financiera, donde su momento de la verdad todavía no ha llegado".

Por ello, afirma que "dando herramientas a los innovadores, si el fintech crece, nosotros crecemos, y es más, creemos que esta tendencia va a ir en aumento, precisamente porque el fintech es un motor para aumentar el tamaño del pastel en Latinoamérica y de crear un mercado donde no lo hay, versus en Europa, o en Norteamérica, donde ha sido más una manera de innovar y robar cuota de mercado a los bancos".

Su punto de vista incluye considerar Latinoamérica como una sola región, dado que afirma que "a día de hoy hay pocas compañías fintech que tengan una presencia consolidada en más de un país". "A medida que pase el tiempo", añade, "cada vez va a haber más capital y más talento fluyendo hacia fintech y cada vez las ambiciones van a ser más grandes y los fundadores pensarán en Latinoamérica como una sola región, como quien invierte en España, Francia o Alemania piensa en el mercado europeo como un objetivo. Nosotros queremos estar ahí para ello".

Para los fundadores de Belvo, Latinoamérica es una gran oportunidad a largo plazo. "El fintech tiene en Latinoamérica el potencial de expandir el mercado de servicios financieros en lugar de simplemente crear servicios que roban cuota de mercado a los bancos", destaca, reiterando que el potencial de Latinoamérica es "expandir muchísimo el tamaño de la tarta, no simplemente cambiar cómo se reparte".

Pablo Viguera afirma que las bajas tasas de bancarización en esa región generan "mucha información financiera de las personas y las empresas que estén más allá de la banca o fuera la banca, entonces es también parte de nuestro reto en Belvo dar visibilidad, dar orden y estructura a esos datos que no están en la banca y realmente ser la fuente de verdad, por así decirlo, de los datos financieros".

Parte de la ventaja con la que parten Pablo Viguera y Oriol Tintoré al frente de Belvo es su experiencia previa en el sector fintech, que asegura que "nos vino muy bien para entender, desde el punto de vista de Europa, esa tecnología y esa infraestructura que ahora estamos creando, vendiendo y distribuyendo en Latinoamérica", una región en la que considera que "lo que estamos haciendo tiene aún mucho más valor", ya que favorece el desarrollo del ecosistema fintech.

Y además