¿Es bueno beber agua con gas? Estos son sus beneficios para la salud y cuándo no debes consumirla

Agua con gas

Getty Images

El agua con gas es una buena opción para aquellas personas que no quieren beber un refresco azucarado pero desean algo más sofisticado que el agua del grifo. Desde el inicio de la pandemia, los hábitos de consumo de la gente han cambiado, haciendo que los españoles opten cada vez más por productos más saludables.

Por eso no sorprende que el consumo de bebidas como el agua con gas se haya disparado en los últimos años. Las estadísticas han mostrado que las ventas de agua con gas han superado los 6.000 millones de euros. Se trata de un aumento considerable teniendo en cuenta que en 2011 el sector obtuvo tan solo 2.600 millones a nivel mundial.

Beber agua con gas es como beber un refresco, pero a la vez no, ya que no contiene azúcares añadidos ni calorías. El agua con gas es simplemente agua con anhídrido carbónico. Y, aunque alguna hayas oído lo contrario, posee diversos beneficios para tu salud.

Beneficios del agua con gas

Es importante saber que el agua, aunque tenga gas, siempre hidrata. Beber esta refrescante bebida a lo largo del día mantiene los niveles de hidratación óptimos. Y es que el cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua. Así que es fundamental ir reponiendo la pérdida de líquido que se produce con el tiempo. 

El ácido carbónico que aporta el agua con gas aumenta la segregación de jugos gástricos. Estos digieren mejor las proteínas de los alimentos. Además, proporciona una sensación de saciedad, haciéndote comer menos. Si estás intentando controlar tu peso es una buena opción para no engordar.

El agua de lluvia ya no es potable en ningún rincón del planeta, y está repleta de sustancias cancerígenas "eternas"

Otro de los aspectos positivos de esta bebida es que, a diferencia de los refrescos, no contiene azúcares añadidos. Así que, si te gustan las burbujas en tu bebida, esta es la mejor alternativa. Asimismo estarás ingiriendo una bebida que no aporta calorías de más.

Un posible beneficio del agua con gas es que podría mejorar la salud cardíaca. Por el momento no se conoce mucho más sobre esto pero consumir agua con gas podría contribuir al aumento del colesterol "bueno" HDL. 

Cuándo no debes beber agua con gas

Sin embargo, aunque el agua con gas aporta diversos beneficios, en algunos casos es mejor evitar su consumo. Si eres una de esas personas que comen a la velocidad de la luz, masticando poco o tragando aire al comer, lo mejor es que no acompañes tus comidas con bebidas carbonatadas. De tomarlas podrías sufrir una severa hinchazón de estómago.

También si sueles acumular gases, o te cuesta expulsarlos, es mejor que evites consumir más gas. Hay infusiones que pueden ayudarte a evitar la hinchazón del vientre pero tendrás que evitar igualmente tomar bebidas con gas.

De padecer patologías como celiaquía, colitis ulcerosa, intestino irritable o la enfermedad de Crohn, que afectan directamente al intestino, no caigas en la tentación de las bebidas con gas. Ni siquiera si se trata de agua carbonatada. Su consumo puede agravar las molestias.

Las personas que padecen EPOC, una enfermedad pulmonar crónica, tampoco deben consumir agua con gas para evitar la hinchazón del abdomen. Esto puede suponer un riesgo para su salud. Y es que el gas podría presionar el pulmón hasta dificultar más la respiración.

Otros artículos interesantes:

Estos son los efectos positivos de beber agua en ayunas por las mañanas

¿Por qué tengo tantos gases? 9 razones por las que no puedes dejar de tirarte pedos y eructar, según los expertos

Por qué no deberías tomar avena si tienes problemas de estómago, según la ciencia

Te recomendamos