8 alucinantes beneficios de los guisantes: desde prevenir la anemia a controlar el peso o afinar tus digestiones

Guisantes

Sam Hojati/Unsplash

Puede que de pequeño rechistases a la hora de comerlos, pero los guisantes son uno de los alimentos más sanos de la dieta mediterránea y están cargados de beneficios. Además de económicos, son versátiles, rápidos de preparar y puedes comprarlos tanto frescos como congelados.

Si quieres comer guisantes de temporada, la estación perfecta del año es la primavera. En España se producen sobre todo en Huesca, Navarra y La Rioja y los tendrás disponibles en abril, mayo y junio, cuando son tan frescos que, a diferencia de otras legumbres, pueden consumirse crudos. 

Sí, has leído bien. Aunque popularmente muchas personas crean que son verduras, los guisantes en realidad pertenecen a la familia de las leguminosas.

Las 7 verduras fantásticas para quemar grasa abdominal que no pueden faltar en tus guisos, ensaladas o guarniciones

Hay muchos platos típicos con guisantes: guisantes con jamón, purés y cremas de guisantes, arroz tres delicias, ternera a la jardinera, pastel de verduras o ensaladilla rusa. También puedes incorporar guisantes a salsas, hummus y ensaladas veraniegas. 

Como curiosidades, los guisantes son verdes porque se cosechan inmaduros, ya que después se ponen amarillos y se convierten en almidón. La India es el mayor productor del mundo. 

En cuanto a su composición nutricional, son grandes aliados de tu dieta, tanto que los guisantes están considerados como un superalimento. Dulces y sabrosos, en su interior hay numerosas vitaminas esenciales, minerales y antioxidantes como vitaminas C y K, ácido fólico, fibra o manganeso.

En cuanto a su composición nutricional, los guisantes aportan pocas calorías: solamente 90 cada 100 gramos. Estos son algunos de sus beneficios más destacados.

Gran densidad nutricional

Desde la Fundación Española de la Nutrición destacan los superpoderes nutricionales del guisante. Una ración media de guisantes de unos 150 gramos aporta 8 gramos de proteína, casi tanta como un huevo entero, aunque de peor calidad. Carece de colesterol y apenas aporta un gramo de grasa.

Comiendo guisantes proporcionarás a tu organismo potasio y fósforo como minerales, junto con vitaminas como tiamina, niacina, folatos, y vitamina C. El ácido fólico es especialmente recomendable durante los meses de embarazo. 

También hay que subrayar su aporte a la dieta de aminoácidos como la leucina, la lisina, la fenilalanina, la arginina, o la alanina. 

Maravillosas digestiones

Guisantes

Los guisantes son ricos en fibra, por lo que son estupendos para garantizar un tránsito intestinal regular y unas digestiones más regulares y equilibradas. La fibra también agrega volumen a las heces.

Además, desde WebMD destacan que los guisantes contienen cumestrol, un nutriente que desempeña un papel en la protección contra el cáncer de estómago. Un estudio de 2009 realizado en la Ciudad de México mostró que la ingesta diaria de guisantes y otras legumbres reducía el riesgo de cáncer de estómago en un 50%.

Previenen la anemia

La alimentación juega un papel muy importante para prevenir la anemia, y los guisantes son una buena de hierro. Este mineral es el nutriente que el organismo emplea para producir suficientes glóbulos rojos saludables que transportan oxígeno. 

Si no quieres tener una deficiencia de hemoglobina, come guisantes. El hierro ayuda a combatir la fatiga y te da fuerza. Otras fuentes vegetales de hierro incluyen las lentejas, las espinacas, el sésamo, el brócoli, el tofu o los anacardos.

Fortalecen tus defensas

El guisante aporta varias vitaminas, pero brilla especialmente su aporte de vitamina C, esencial para regular el metabolismo, absorber hierro y mantener un sistema inmunológico saludable. 

Entre otras funciones, la vitamina C te ayuda a formar colágeno, la proteína detrás de tejidos como piel, hueso, dientes y cartílago. Ayuda a combatir infecciones, a luchar contra la fatiga y a prevenir enfermedades. 

En este último aspecto, los guisantes y brotes de guisantes contienen fitoalexinas, un antioxidante que puede inhibir la H. Pylori, la bacteria que causa problemas estomacales y de duodeno. 

Son óptimos para la piel

La vitamina C también protege a tu piel del daño de los radicales libres, la contaminación o los rayos ultravioleta.

Los antioxidantes de los guisantes, como los flavonoides, la catequina, la epicatequina, el carotenoide y el alfacaroteno, también ayudan a prevenir los signos del envejecimiento.

Cuidan tus ojos

Guisantes

Los guisantes están cargados de los pigmentos carotenoides llamados luteína y zeaxantina, que reducen el riesgo de enfermedades crónicas de los ojos como las cataratas y la degeneración macular. 

Además, estos nutrientes también actúan como filtros de la dañina luz azul, que contribuye a las cataratas y la degeneración macular.

Reducen los picos de azúcar en sangre (y otras ventajas para el corazón)

La fibra insoluble de los guisantes se ha vinculado a un riesgo menor de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. También ayuda a estabilizar la glucosa en sangre, previniendo los picos de azúcar y la aparición de la diabetes. 

Otra de las ventajas de la legumbre es su capacidad para reducir el colesterol malo (LDL). Además de su acción anticolesterolémica, permiten reducir las placas en las arterias y mejoran la circulación sanguínea. 

Regulan tu peso

Los guisantes son ideales para adelgazar y controlar el peso porque tienen muy pocas calorías y una elevada densidad de nutrientes. También aportan muy pocas grasas y un elevado contenido en proteína. 

Además, su aporte de fibra resulta idóneo para regular el hambre y saciarte, evitando los atracones.

Otros artículos interesantes:

Las legumbres minimizan el riesgo de mortalidad por cáncer

Lentejas, garbanzos, alubias, judias verdes... ¿Cuánto tiempo tarda en cocerse cada legumbre?

"De la mar, el mero, y de la huerta, el puerro": 11 beneficios que no conocías de este primo del ajo y la cebolla

Te recomendamos