Pasar al contenido principal

Jeff Bezos tumba la propuesta de los empleados de Amazon sobre el cambio climático en la junta de accionistas y los trabajadores se indignan: "Este no es el tipo de liderazgo que necesitamos"

Jeff Bezos
Jeff Bezos AP Images
  • Cerca de 8.000 empleados han firmado una carta abierta solicitando a Amazon que se comprometa a convertirse en un referente en materia de cambio climático en lugar de un ser un contribuyente al mismo.
  • Esperaban presentar sus ideas directamente a su jefe, el CEO Jeff Bezos, en la junta anual de accionistas de la compañía.
  • Pero cuando hicieron su presentación y preguntaron por Bezos, no estaba disponible.
  • A pesar de que se presentaron 50 personas en la sala, la empresa no permitió a ninguno de ellos realizar preguntas a Bezos.
  • En una rueda de prensa posterior a la reunión, los empleados dijeron que no se han enfrentado a represalias por su iniciativa y no tienen intención de rendirse.
  • Puedes leer más historias en Business Insider España.

Cerca de 8.000 empleados de Amazon firmaron públicamente una carta pidiéndole a la compañía que limite drásticamente su impacto en el medioambiente. Esperaban presentar su petición directamente a su jefe, el CEO de Amazon, Jeff Bezos, en la junta anual de accionistas de la compañía celebrada este miércoles.

Pero el jefe no estaba disponible. Al menos no en ese momento.

Bezos asistió a la junta de accionistas en Seattle y subió al escenario para responder a las preguntas de los inversores y discutir los aspectos más destacados de la empresa.

Sin embargo, cuando los empleados que respaldan la propuesta climática tuvieron la oportunidad de hablar durante la junta, Bezos al parecer no se encontraba en la sala.

La empleada de Amazon, Emily Cunningham, una de las organizadoras de la propuesta sobre el clima, se puso de pie para presentarla ante el resto de accionistas en la junta. Su voz tembló cuando comenzó a hablar, ha confesado ella misma. Y su primera pregunta fue, ¿dónde está nuestro jefe, Jeff Bezos?

Ella le pidió que saliera al escenario para poder "hablar con él directamente". El moderador del evento se encogió de hombros, diciendo que Bezos saldría más tarde. Cuando se le preguntó si Bezos podría escuchar la propuesta de los empleados, se produjo un incómodo silencio sobre el procedimiento hasta que el maestro de ceremonias respondió de manera cortante: "Supongo que sí".

Los empleados que han trabajado tan duro para llamar la atención de Bezos sobre un tema muy importante para ellos no se alegraron de lo sucedido

Más tarde, publicaron en la cuenta de Twitter,Amazon employees for Climate Justice (empleados de Amazon para la Justicia Climática): "Este no es el tipo de liderazgo que necesitamos para enfrentar la crisis climática. Necesitamos un plan, un compromiso de cero emisiones de carbono. Los empleados ya no van a "asumir" que estamos haciendo lo suficiente. Queremos marcar el camino ".

El episodio ha sido un ejemplo revelador del complejo panorama en el que Amazon opera actualmente, con una compañía de 915.000 millones de dólares enfrentando un mayor escrutinio sobre sus prácticas comerciales, incluso cuando los inversores y los clientes elogian sus servicios.

Además de los defensores del clima, los activistas, algunos vestidos con trajes inspirados en el emoji de la caca, se reunieron en las inmediaciones del lugar donde se celebró la junta para protestar por las condiciones de trabajo y el software de reconocimiento facial de Amazon.

A pesar de lo bien que les va ahora mismo a los accionistas de Amazon ahora mismo —las acciones cotizan a unos 1.860 dólares— el ambiente dentro de la sala durante la junta de accionistas no fue festivo, según ha explicado la reportera de CNN Business, Lydia DePillis.

Leer más: Amazon acaba de ganar la batalla sobre si puede vender su controvertida tecnología de reconocimiento facial al Pentágono

"Esto está abotonado, sin florituras, simplemente con el espíritu de 'vamos a quitárnoslo de encima'", tuiteó DePillis desde el interior de la sala.

No hubo streaming en directo y los periodistas no pudieron llevar cámaras ni tomar fotos. Los que intentaron fueron contenidos por el personal de relaciones públicas de la empresa. 

Mucho apoyo, excepto de la directiva

La carta sobre el clima firmada por los empleados de Amazon insta a la compañía a hacer más que ofrecer un puñado de programas ecológicos. Quieren un plan para que Amazon deje de usar por completo combustibles fósiles en sus operaciones con el objetivo de hacer de Amazon una empresa de emisiones cero.

An Amazon data center in Oregon.
Un centro de datos de Amazon en Oregon. Amazon

Pero la propuesta oficial de los accionistas ha sido mucho más modesta. Pedían que la compañía desarrollara un plan de recuperación de desastres para eventos relacionados con el clima y publicara un informe sobre los intentos de Amazon de limitar el consumo de combustibles fósiles.

El consejo de administración de Amazon no ha respaldado la propuesta, argumentando que las iniciativas ecológicas de la compañía eran suficientes. Y, dado que las propuestas de los accionistas prácticamente nunca pasan sin el apoyo del consejo, se rechazó. Esto a pesar del hecho de que dos de las dos mayores firmas de asesoría de representantes del país, Glass Lewis y Institutional Shareholder Services (ISS), se manifestaron en apoyo de la resolución. (De hecho, las 11 propuestas de accionistas presentadas el miércoles, ninguna de las cuales recibió el respaldo del consejo, fueron rechazadas).

Leer más: Amazon acaba de ganar la batalla sobre si puede vender su controvertida tecnología de reconocimiento facial al Pentágono

En total, 7.683 empleados de Amazon han firmado públicamente la carta, lo que representan alrededor del 12% de los empleados de tecnología de la compañía, según ha explicado uno de ellos en una rueda de prensa transmitida en directo después de la reunión de accionistas.

"Evitaron por completo nuestra propuesta"

Alrededor de 50 empleados se presentaron en la junta de accionistas para apoyar a Cunningham, que trabaja como diseñadora de experiencia de usuario, y a su discurso.

Tuvieron que hacer malabarismos para que se les permitiera entrar, según comentaron a los medios. Este año se presentaban varias propuestas polémicas en la junta de accionistas y la seguridad fue bastante estricta.

En años anteriores, una tarjeta de identificación de empleado bastaba para entrar a la junta según comentó Cunningham. Este año, sin embargo, esa tarjeta no era suficiente. Tenían que demostrar que eran propietarios de acciones, según Cunningham.

A pesar de la prohibición de realizar fotografías en la reunión, los empleados de Amazon tomaron algunas imágenes y las publicaron en Twitter, incluida una que muestra a todos levantando la mano para hacerle una pregunta al jefe, Bezos, mientras estaba en el escenario.

Durante la sesión de preguntas y respuestas, tuvieron la oportunidad de hacerle algunas preguntas a Bezos.

Un empleado, Orion Stanger, ingeniero de desarrollo de software, preguntó: "Hemos hablado mucho sobre nuestro objetivo de energía renovable a largo plazo, pero no tenemos fechas asociadas a este objetivo".

Stanger señaló que, como empleado, sería inaceptable no tener plazos para sus proyectos. Le preguntó a Bezos directamente: "¿En qué fecha alcanzaremos el uso 100% de energías renovables en todas las operaciones de Amazon?"

Un representante de Amazon respondió: "Como hemos dicho antes durante este año, vamos a hacer pública nuestra huella de carbono junto con los objetivos asociados a ello, por lo tanto, no hay nada que añadir hoy. El objetivo a largo plazo hoy sigue siendo un objetivo a largo plazo, pero habrá más este año ".

No les gustó la respuesta.

"Estamos en una sesión de preguntas y respuestas y todos levantamos la mano, pero eludieron nuestra pregunta por completo. Esto no es un liderazgo climático", escribieron más tarde los empleados en Twitter.

Algunos signos alentadores

Si ha habido una buena noticia para los empleados que impulsan una agenda ecológica, es la siguiente: más allá del rechazo de su jefe, ninguno de ellos ha sufrido represalias en el trabajo por esto, según han explicado.

De hecho, han experimentado lo contrario. Además de los miles de empleados que firmaron la carta, han escuchado que otros compañeros de trabajo también se han unido a esta causa social. 

Así que los empleados dijeron que no se dan por vencidos. De hecho, están tomando saboreando la victoria tanto como pueden. Comenzaron por primera vez el proceso de su propuesta ante la junta de accionistas hace seis meses, y sienten que han obtenido algunas victorias, incluido el compromiso de Amazon de usar el nivel permitido de emisiones de gases para compensar el impacto de sus embalajes/envíos, un plan llamado Shipment Zero (Envío Cero) introducido en febrero.

"En seis meses, hemos ganado cambios que incluyen Shipment Zero y el compromiso de difundir la huella de carbono de nuestra compañía, pero sabemos que estos pasos  no son suficientes para abordar la escala de las contribuciones de nuestra compañía a la crisis climática", ha dicho Jamie Kowalski en un comunicado enviado por correo electrónico a Business Insider Estados Unidos. Kowalski es ingeniero de desarrollo de software y presentó conjuntamente la resolución y asistió a la reunión de accionistas.

"Amazon tiene la escala y los recursos para despertar la imaginación del mundo y liderar el camino para enfrentar la crisis climática. Lo que nos falta es el liderazgo desde lo más alto de la compañía", ha dicho.

"Tenemos el talento para hacer esto. La tecnología existe. Es solo una cuestión de tomar las decisiones correctas", ha sentenciado otro empleado de Amazon, Weston Fribley, en la rueda de prensa.

Y además