Pasar al contenido principal

Bill Gates está obsesionado con rediseñar los baños del mundo e incluso ha llevado un frasco de caca a una conferencia para demostrarlo

Bill Gates holds up a beaker of human feces at the Reinvented Toilet Expo in Beijing on November 6, 2018.
Bill Gates sostiene un vaso de heces humanas en Reinvented Toilet Expo en Pekín el 6 de noviembre de 2018. Bill and Melinda Gates Foundation
  • El ma saneamiento público mata a 525.000 niños menores de cinco años cada año y contribuye a la desnutrición y la propagación de enfermedades.
  • Bill Gates cree que no es práctico que todo el mundo adopte inodoros de descarga, por lo que está gastando 400 millones de dólares para financiar la investigación de inodoros que no requieren un sistema de alcantarillado.
  • Después de siete años de inversión, algunos de los primeros productos están disponibles.

Bill Gates no tiene miedo a las charlas escatológicas.

Este martes, 6 de noviembre, se ha subido al escenario frente a líderes empresariales, inversionistas y funcionarios gubernamentales de todo el mundo y ha revelado lo que cortésmente ha llamado "una pequeña exhibición". Era un frasco de vidrio lleno de heces humanas.

"Es bueno recordar que podría haber más de 200 billones de partículas de rotavirus, 20.000 millones de bacterias Shigella y 100.000 de gusanos parásitos", ha explicado Gates a la multitud, que se había reunido en Pekín, China, para un evento llamado Reinvented Toilet Expo.

La jarra de caca fue utilizada para mostrar una idea: en todo el mundo, en lugares sin sistemas adecuados de saneamiento o alcantarillado, hay mucho más que una jarra de desechos humanos insalubres.

Leer más: Bill Gates quiere reinventar el inodoro en países como Ghana

"Eso es a lo que los niños, cuando están jugando, están expuestos todo el tiempo", ha dicho Gates, señalando el vínculo entre el mal saneamiento y la enfermedad, la muerte y la desnutrición.

Para abordar ese problema, la Fundación Bill y Melinda Gates comenzaba su Reinvent the Toilet Challenge en 2011. La iniciativa financió 200 millones de dólares en subvenciones para que las universidades de todo el mundo desarrollen un inodoro de próxima generación. El objetivo: desarrollar un sistema de procesamiento de residuos que no necesite ser conectado a una red de saneamiento y alcantarillado típica.

Los nuevos sistemas que se han creado con esas subvenciones convierten lo que ponemos en el inodoro en fertilizante, energía o agua reciclada, algunas de las cuales son lo suficientemente buenas para beber.

La Fundación Gates ahora tiene la intención de invertir 200 millones de dólares adicionales en investigación que pueda ofrecer formas adicionales de lidiar con los desechos humanos en la fuente.

El problema con los inodoros que hay actualmente

Malickane Gueye stands with his children in front of a newly constructed toilet at his home in Dakar, Senegal on September 25, 2018.
Malickane Gueye con sus hijos frente a un inodoro de nueva construcción en su casa en Dakar, Senegal, el 25 de septiembre de 2018. ©Gates Archive/Sam Phelps

En 2015, la Organización Mundial de la Salud estimó que solo el 39% de las personas del mundo estaban usando un baño "administrado de manera segura", ya sea un inodoro o una letrina decentemente limpia.

Vivir sin un buen baño puede ser inseguro. Las personas que entran en contacto con la materia fecal corren el riesgo de infecciones mortales y problemas de salud crónicos, ya que las heces humanas contienen patógenos como E. coli, Streptococcus, hepatitis A y E, entre otros. Estos pueden causar neumonía y diarrea, los dos principales asesinos de niños en todo el mundo.

Además, si las personas no tienen un lugar para ir en casa, tienen que viajar solos a bosques o campos para aliviarse, lo que puede ser peligroso para las mujeres y los niños que viven en zonas de conflicto.

"Cuando piensas en cosas básicas, con salud y suficiente para comer, creo que tener un baño razonable ciertamente pertenece a esa lista", ha recalcado Gates.

Leer más:  11 cosas que usas todos los días y contienen más bacterias que el inodoro

Él estima que las enfermedades causadas por el saneamiento deficiente cuestan al mundo más de 223.000 millones de dólares anuales en salarios perdidos y atención médica adicional.

Con las tasas estratosféricas de crecimiento de la población en ciudades de África y Asia, el problema solo empeorará.

"A menos que hagamos algo, el ciclo de la enfermedad en realidad se acelerará", ha dihco Gates.

Gates no cree que sea práctico esperar que el mundo entero conecte sus hogares con sistemas de alcantarillado y plantas de tratamiento de aguas residuales aún por construir. Es por eso que ha estado en una búsqueda para hacer por los  inodoros lo que, según él argumenta, hizo Microsoft con la computación: sacar el negocio de un sistema centralizado, de un "ordenador central".

Gates comenzaba preguntando a los ingenieros de las universidades de todo el mundo una pregunta simple pero sin respuesta: "¿Podrías pasar por alto el 'estándar de oro' del saneamiento?

"Hace una década, no pensé que podría decirte tanto sobre la caca", ha afirmado Gates.

La primera generación de inodoros sin alcantarillado está aquí, pero todavía no son baratos

Después de siete años y 200 millones de dólares de inversión, el primer lote de productos de Reinvent the Toilet Challenge se está probando en lugares de la India, África y China.

Uno de los primeros inodoros nuevos es el sistema Eco-san con energía solar, que se muestra a continuación. Basado en la tecnología desarrollada en Cal Tech, Eco-san extrae agua limpia de desechos humanos y la reutiliza para futuras descargas.

An Eco-san Toilet at Yixing Huankeyuan Elementary School in Yixing City, Jiangsu Province, China.
Un inodoro Eco-san en la escuela primaria Yixing Huankeyuan en la ciudad de Yixing, provincia de Jiangsu, China. ©Gates Archive/Shawn Koh

Otros modelos también están en el trabajo de empresas y universidades de todo el mundo.

El sistema de tratamiento NEWgenerator de la University of South Florida también funciona con energía solar y se puede conectar a cualquier inodoro existente. Utiliza un filtro de nano-membrana (algo así como un filtro de café) con bacterias anaeróbicas que digieren las heces para filtrar el agua limpia de los desechos.

Otro inodoro de la Universidad de Cranfield en el Reino Unido viene equipado con una pequeña trampilla antiolor y una espátula que no requiere agua para el lavado. El agua limpia se filtra de los desechos a través de un gran tornillo naranja en el tanque, y los desechos sólidos se queman dentro de la cámara de combustión del inodoro, que convierte los desechos en cenizas y energía. (Afortunadamente, todo esto sucede fuera de la vista de las personas que están usando el inodoro).

"El calor de la quema se usa para ayudar a secar el siguiente lote de sólidos", explicaba Gates en un vídeo. Añadía, "es un inodoro muy inteligente".

Otro modelo, de la firma suiza de ingeniería Helbling, se llama HTClean Toilet y funciona como una olla a presión para caca. La inmensa presión y el calor ayudan a los desechos a separarse en agua y sólidos que no son tóxicos.

La Universidad de Duke también ha comenzado a probar su inodoro financiado por Gates este año en una fábrica textil en Coimbatore, India. El sistema, que se muestra a continuación, separa los residuos sólidos y líquidos y permite reutilizar el agua de manera segura para el lavado.

[Re]Prateek K, un ingeniero técnico consultor sistema inodoros
Prateek K, un ingeniero técnico consultor de campo, se encuentra al lado del sistema Duke, que seca la materia fecal y separa los gusanos parásitos de las heces, lo que permite que el agua se recicle o se descargue. ©Gates Archive/Ryan Lobo

Ninguno de estos inodoros sin alcantarillado está actualmente a un precio que sea viable para hogares individuales. Por ahora, los nuevos baños se utilizarán en escuelas, complejos de apartamentos y áreas de baños comunitarios, explica Gates.

Pero su objetivo final es que los baños fuera de la red se utilicen en hogares de todo el mundo. Le dijo a la multitud en Pekín que está listo para gastar 200 millones de dólares adicionales en el desarrollo de la tecnología para esos inodoros de próxima generación. Pero Gates espera que algún día el sector privado comience a desarrollar inodoros domésticos sin alcantarillado y compita para proporcionar esos inodoros a los 4.500 millones de personas en todo el mundo que no los tienen ahora.

"Estimamos que para 2030, la oportunidad aquí es de más de 6.000 millones de dólares al año", dijo.

Children at the Gugulethu Primary School in KwaMashu, outside of Durban, South Africa. The school is a recipient of a new Eco-san toilet system.
Niños en la escuela primaria Gugulethu en KwaMashu, en las afueras de Durban, Sudáfrica. La escuela ha recibido un nuevo sistema de inodoro Eco-san. ©Gates Archive/Samantha Reinders

Gates también está invirtiendo en sistemas de alcantarillado autoalimentados

Gates también está obsesionado con algo llamado Omni Processor, que es esencialmente una versión mucho más pequeña de una planta de tratamiento de residuos.

Las plantas pequeñas, una de las cuales ya está en el suelo en Dakar, Senegal, pueden atender a entre 5.000 y 100.000 clientes y son completamente automáticas. Recogen los desechos del baño, matan los patógenos en las aguas residuales y los convierten en "productos con valor comercial, como agua limpia, electricidad y fertilizantes", ha dicho Gates. Es muy parecido a lo que hacen los astronautas en la Estación Espacial Internacional: convertir su orina en H2O limpia y potable.

Technician Idrissa Coulibaly walks to the Janicki Omni Processor in Dakar, Senegal on September 25, 2018.
El técnico Idrissa Coulibaly camina hacia el procesador Janicki Omni en Dakar, Senegal, el 25 de septiembre de 2018. ©Gates Archive/Sam Phelps

Gates está tan entusiasmado con el agua limpia y reciclada del procesador Omni que una vez la bebió él mismo.

"Sabía muy bien", dijo a la multitud de Pekín. "Me encantaría volver a hacerlo en cualquier momento".

Waste collector Assane Cissé (left) and Mariama Seck vacuum human waste from a reservoir inside a courtyard. That waste will then be transported to the Omni Processor in Dakar.
El recolector de desechos Assane Cissé (izquierda) y Mariama Seck aspiran los desechos humanos de un depósito dentro de un patio. Esa basura será transportada al procesador Omni en Dakar. ©Gates Archive/Sam Phelps

Gates nunca pensó que se convertiría de un genio de la informática en un fanático del baño.

"Definitivamente no pensé que mi esposa tendría que decirme que en algunos casos hablo demasiado sobre los retretes y cómo funciona esta ciencia de quemar las heces", ha bromeado.

Pero está comprometido con la tarea, ya que mejores inodoros podrían ayudar a salvar millones de vidas y abrir un mercado completamente nuevo.

"Aquí se está introduciendo una nueva categoría de productos", ha dicho Gates.

Te puede interesar