Pasar al contenido principal

Bill Gates dice que una "innovadora" dieta basada en los microbios que viven en tu intestino podría ayudar a resolver el problema alimentario del mundo

Bill Gates says a diet 'breakthrough' based on the microbes crawling in your gut could help the world's waistlines
Gates Foundation
  • La Fundación Bill y Melinda Gates está invirtiendo millones de dólares en nuevas estrategias para crear terapias consumibles de microbios intestinales que podrían cambiar la forma en que nuestros estómagos procesan los alimentos.
  • La esperanza es que los nuevos probióticos que serían mucho más complejos y ricos en microbios que el yogur o los alimentos fermentados ayuden tanto a los niños desnutridos como a los obesos a llevar una vida más saludable.
  • Bill Gates, que ha estado invirtiendo en este tipo de bioterapia microbiana durante aproximadamente 10 años, predice que "obtendremos un gran avance" en nutrición en la próxima década.

Bill Gates admite que siempre ha sido "una especie de bicho raro". Eso es lo que llevó al cofundador de Microsoft a la informática en primer lugar, asegura.

Pero en estos días, la extraña característica de Gates es quizás más evidente cuando se trata de su fascinación por el intestino humano.

En noviembre, Gates llevó un frasco con excrementos al escenario en un evento en Beijing, solo para demostrar que podría haber billones de partículas de virus, bacterias y huevos de gusanos parásitos en el interior.

El interés de Gates en la digestión va más allá de los tipos de bacterias repugnantes y debilitadoras en nuestros sistemas. El multimillonario inversor recientemente ha asegurado que cree que podemos renovar el funcionamiento interno de nuestros intestinos sembrando colonias microbianas que vivan dentro de nosotros.

"Una cosa en la que la gente no espera un gran avance y en el cual yo soy bastante optimista, es en que obtendremos un gran avance en la comprensión de la nutrición", ha afirmado Gates durante una conversación la semana pasada en el centro cultural 92nd Street Y de Nueva York. Él piensa que hackear el microbioma es la manera de hacerlo.

Bill Gates, Melinda Gates, and W. Kamau Bell at the 92 Street Y on February 12.
Bill Gates, Melinda Gates, y W. Kamau Bell en el 92 Street Y el 12 de febrero. The Gates Notes, LLC

Un microbioma fuerte y diverso nos configura para un desarrollo saludable

Una buena nutrición es un problema creciente tanto en los países ricos como pobres.

Mientras que el 22,2% de los niños menores de 5 años en el mundo, aproximadamente 150 millones, están atrofiados ─en el sentido de que no están creciendo y desarrollándose de manera saludable debido a una mala nutrición e infecciones─  otro 5,6%, o 38 millones, tienen sobrepeso.

Parte de la razón por la que los niños no se desarrollan como deberían es que sus microbiomas no son fuertes. El microbioma de una persona es la mezcla compleja de bacterias, virus y hongos que viven dentro del intestino. Tiene más de 2 millones de genes, más que el genoma humano.

Leer más: Bill Gates quiere reinventar el inodoro en países como Ghana

Comenzando en el nacimiento, cuando el intestino estéril de un bebé se expone por primera vez a los microbios de su madre, entre 300 y 500 especies bacterianas comienzan a colonizar este entorno. Normalmente, esto se ayuda de la leche materna rica en nutrientes, así como de todas las otras cosas que los bebés se meten en la boca.

Pero si el microbioma de un bebé no se desarrolla adecuadamente, puede tener consecuencias graves a largo plazo en la forma en que procesa los alimentos, lo que lleva a un retraso en el crecimiento en un extremo del espectro o a la obesidad en el otro. Después de aproximadamente un año, las colonias microbianas del bebé se estabilizan, lo que significa que los primeros meses de vida son el momento esencial para desarrollar un microbioma rico.

Schoolchildren in Madagascar attend a class after lunch, offered by the World Food Program's Undernutrition Prevention Program, in December.
Escolares en Madagascar asisten a una clase después del almuerzo, ofrecido por el Programa de Prevención de la Desnutrición del Programa Mundial de Alimentos, en diciembre. RIJASOLO/AFP/Getty Images

Nuestro microbioma determina cuántos nutrientes podemos obtener de los alimentos que comemos

Tomemos el caso de Madagascar, donde el retraso en el crecimiento (baja estatura para la edad de un niño) es un problema para aproximadamente la mitad de los menores de 5 años. Muchos niños no reciben suficientes nutrientes clave que son cruciales para un desarrollo saludable, como el hierro, vitamina A, zinc y yodo.

"No se desarrollan físicamente", ha afirmado Gates. "Ni se desarrollan mentalmente".

De manera similar, en Bangladesh, los científicos han descubierto que los bebés con desnutrición severa tienden a tener más microbiomas inmaduros que otros bebés, lo que sugiere que los primeros meses de vida son críticos para la nutrición que podemos tener a lo largo de nuestras vidas.

"Incluso si están recibiendo suficiente comida, hay algo relacionado con la inflamación de sus intestinos que hace que su cuerpo no puede crecer adecuadamente", asegura Gates.

Eso tiene efectos a largo plazo en la economía. El Banco Mundial ha estimado que Madagascar pierde 720 millones de dólares en producto interno bruto cada año debido a deficiencias de vitaminas y minerales.

En el otro extremo del espectro, las naciones ricas como Alemania, Australia y los Estados Unidos también se están perdiendo miles de millones de dólares debido a la mala nutrición. Un estudio que ha analizado los efectos de la obesidad en tres estados estadounidenses, ─California, Carolina del Norte y Massachusetts─ estima que esas economías pierden un total de 41.000 millones de dólares al año en costes indirectos vinculados a  la obesidad como  el tiempo de enfermedad, muerte prematura y pagos de seguros.

Malnourished children are fed a porridge made of rice, marrow, dried shrimp, carrots, oil, and iodized salt during a nutrition class in 2017 in Madagascar.
Los niños malnutridos reciben una papilla de arroz, médula, camarones secos, zanahorias, aceite y sal yodada durante una clase de nutrición en 2017 en Madagascar. Melanie Stetson Freeman/The Christian Science Monitor via Getty Images

Un tratamiento de microbioma podría ayudar a que los intestinos crezcan fuertes

Gates afirma que cree que un día un polvo de probióticos, alimentos u otro tipo de terapia microbiana podría abordar estos problemas nutricionales introduciendo las bacterias que faltan en los intestinos.

"En realidad estamos tratando de intervenir en ello, para que los intestinos [de los niños] no se dañen, para que estos puedan crecer", declaraba Gates.

La Fundación Bill y Melinda Gates espera que los científicos pronto puedan llegar a un tratamiento de microbioma asequible que sea mucho más complejo que únicamente ingerir yogur. Las nuevas terapias probióticas incluirían "un número sustancialmente mayor de cepas de bacterias comensales difíciles de cultivar", ha dicho la fundación en su último llamamiento para la investigación de la terapia intestinal.

Leer más: 5 innovaciones tecnológicas que mejorarán la alimentación global en los próximos años

Los equipos que reciben fondos de la primera fase para estos proyectos obtendrán 100.000 dólares de la Fundación Gates. Si tienen éxito, los investigadores podrían obtener una segunda ronda de hasta 1 millón de dólares en efectivo para desarrollar sus nuevas terapias destinadas al intestino.

Hasta el momento la Fundación Gates ha invertido en un polvo probiótico para bebés llamado Evivo. El polvo se mezcla con la leche materna para ayudar a los bebés a reparar y mejorar su microbioma intestinal. Está diseñado para ayudar a los bebés desnutridos a aumentar su metabolismo y desarrollar un sistema inmunológico más sólido.

Los ensayos de Evivo en niños menores de 6 meses gravemente desnutridos comenzaron en Bangladesh el año pasado. Otro proyecto financiado por la Fundación Gates en la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington también está alimentando con "microbiata digirida a alimentos" especiales a niños desnutridos en Bangladesh.

Idealmente, asegura la Fundación Gates, estos preparados se venderán algún día en todo el mundo por menos de 0,10 dólares la dosis.

Eso podría crear soluciones dietéticas a largo plazo, tanto en los lugares pobres donde trabaja la Fundación Gates como en los países ricos que enfrentan epidemias de obesidad. Las bacterias intestinales también desempeñan un papel en la obesidad, ya que envían señales al cerebro para decirnos cuándo estamos llenos.

"¿Por qué no es fácil tener algún tipo de enfoque más amplio que nos permita controlar nuestro apetito?" Gates se pregunta. "Parece que el microbioma nos dará una solución a esto".

Los nutricionistas están reconociendo cada vez más que no hay reglas estrictas que se apliquen a todo el mundo cuando se trata de la dieta, ya que el cuerpo de cada persona (y el microbioma) es diferente.

"Ahora sabemos que no hay una dieta o una intervención dietética que sea adecuada para todos, ni siquiera para una misma persona a lo largo de su vida", ha escrito un grupo de investigadores en un artículo publicado en The Lancet en enero.

Pero Gates está convencido de que si podemos mantener a los microbios en nuestras entrañas bulliendo alegremente, será un buen comienzo.

"La nutrición siempre ha sido un gran misterio", ha afirmado Gates. "Muchos mitos -'prueba esto', 'prueba lo otro'. Pero durante esta década creo que podremos resolver esto ".

Y además