Pasar al contenido principal

Una moto eléctrica por 99 euros al mes: Bipi se enfrenta al 'sharing' lanzando la primera tarifa plana a estos vehículos en el país

Los fundadores de Bipi, Hans Christ y Alejandro Vigaray.
Los fundadores de Bipi, Hans Christ y Alejandro Vigaray. Bipi
  • La tecnológica española Bipi ha lanzado un servicio de suscripción a motos eléctricas a partir de 99 euros al mes, una iniciativa que podría poner en un aprieto al motosharing de eCooltra, Muving, Movo (Cabify) o Acciona.
  • Bipi se dedica desde 2017 a ofrecer suscripciones a coches por una tarifa fija mensual, y ahora ha decidido a adentrarse también en el terreno de las motos para los usuarios que prefieran no utilizar el transporte público durante la pandemia. 
  • "Es un renting mucho más flexible", explica el director de marketing de Bipi, Saúl Alonso, porque "pagas una cuota al mes y te olvidas del coche. Solo tienes que preocuparte por ponerle gasolina".
  • La compañía, el único actor que ofrece un modelo de suscripción de este tipo en España, asegura que en mayo ha experimentado un crecimiento del 200% frente a niveles anteriores a la crisis del coronavirus.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

La tecnológica española Bipi ha lanzado un servicio de suscripción a motos eléctricas a partir de 99 euros al mes.

La compañía se dedica desde 2017 a ofrecer suscripciones a coches por una tarifa fija mensual incluyendo seguro, mantenimiento e impuestos, pero ahora ha decidido desembarcar también en el terreno de las motos.

"Es un renting mucho más flexible",  explica en conversación con Business Insider España el director de marketing de Bipi, Saúl Alonso, "pagas una cuota al mes y te olvidas del coche. Solo tienes que preocuparte por ponerle gasolina".

El negocio de Bipi es un punto medio entre los servicios de alquiler por minuto de motos eléctricas que se encuentran en la vía pública (motosharing), como los que ofrecen eCooltra, Muving, Movo (Cabify) o Acciona, y el clásico alquiler de un vehículo por días en establecimientos como Europcar.

"Bipi nace en 2017 con la intención de cambiar una industria que no había cambiado en los últimos 50 años, que es a de la compra de vehículos", explica Alonso.

"Nosotros el proceso de compra de un coche nos lo cargamos y lo puedes hacer en 10 minutos".

En ese sentido, el directivo destaca también el precio de las motos eléctricas que ahora ofrece Bipi. La más barata, una Sunra Miku Max, cuesta 99 euros al mes sin permanencia —40 euros por encima de lo que cuesta el abono de adulto al metro de Madrid—, pero pueden escogerse otros modelos por 139, 169 y 199 euros al mes.

Para utilizar estas motos, el usuario debe reservar uno de los modelos a través de la web de Bipi y recibirá el vehículo en 72 horas en el domicilio o punto de encuentro que solicite. Las motos tienen unos 60 kilómetros de autonomía y pueden recargarse en casa.

Algunos modelos solo pueden contratarse con permanencia, pero Alonso destaca que la permanencia es a Bipi, no al vehículo concreto, por lo que puede cambiarse la suscripción a cualquier otro vehículo cuando el usuario así lo prefiera, por ejemplo, de una moto en verano a un coche en invierno.

Bipi ha visto crecer sus suscripciones un 200% en mayo frente a niveles prepandemia 

Durante el último mes, la startup asegura que han aumentado las suscripciones a sus coches un 200% frente a niveles prepandemia, especialmente en Barcelona, Madrid y Valencia, por ese orden. Desde que se fundó, aseguran haber entregado más de 10.000 coches.

Al igual que con los coches, en la suscripción de las motos eléctricas de la flota de Bipi están incluidos el seguro y el servicio de mantenimiento.

Además, la empresa dice ser "el único player en ofrecer este servicio de suscripción de vehículos en España".

Leer más: Las mejores motos eléctricas que puedes comprar para moverte por la ciudad

Bipi, fundada por Hans Christ y Alejandro Vigaray, es una startup española que prevé comenzar su expansión internacional el próximo mes, en Francia, y que está respaldada mayormente por capital español. 

Por ahora ha conseguido más de 10 millones de financiación principalmente en dos rondas, la primera de 2,5 millones liderada por Kibo Ventures y la última, hace un año, liderada por el fondo israelí Maniv Mobility. También cuenta con el apoyo de nuevos inversores como el fondo americano 4Grados, TA Ventures.

Este nuevo servicio de sharing de motos, entre comillas dado que se trata de motos que se comparten entre usuarios pero no se trata del modelo habitual de pago por minutos, entra al mercado en un momento de incertidumbre para las empresas del sector por la crisis del coronavirus, que ha llegado cuando dichos actores luchaban por alcanzar rentabilidad.

Los modelos de suscripción salen de Netflix y se adentran en otros mercados 

Por eso, el modelo de suscripción tipo Netflix puede ser una alternativa que ayude a conseguir ese objetivo.

En el terreno de las aerolíneas, la startup española Caravelo ofrece tecnología para que las empresas del sector ofrezcan también este modelo, y gracias a ella, con la mexicana Volaris un billete de ida y vuelta nacional cuesta 25 euros al mes, sin tasas aeroportuarias.

Los expertos opinan que los modelos de suscripción pueden ser una buena forma de fidelizar y segmentar al público de una empresa, así como de conseguir recibir ingresos recurrentemente, aunque en negocios que ya de por sí ofrecen precios bajos puede ser difícil encontrar la manera de que las suscripciones resulten atractivas.

Y además