Pasar al contenido principal

El gigante del patinete Bird se repliega en España: cierra Scoot, su división de motos y bicicletas, y despide a 50 personas

Moto Scoot
Scoot

  • El gigante del patinete Bird ha decidido cerrar su división de motos y bicicletas eléctricas compartidas en España, que opera bajo la marca Scoot, y despedir a sus 50 trabajadores.
  • Así lo han revelado a Business Insider España fuentes cercanas a la compañía. Los despidos se harán efectivos a finales de agosto.
  • Bird compró Scoot en 2019 y decidió que su servicio de motos y bicicletas operase bajo esa marca.
  • El movimiento supone poner punto final a Scoot en todo el mundo y respondería al impacto que el coronavirus ha supuesto para el negocio de Bird.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

El gigante del patinete eléctrico compartido Bird ha decidido cerrar su división de motos y bicicletas en España, que opera con la marca Scoot, y despedir a sus 50 trabajadores, según revela en exclusiva Business Insider España a partir de fuentes cercanas a la compañía. 

Los despidos se harán efectivos a finales de agosto.

Bird compró su rival Scoot en junio de 2019 por una cifra que no llegó a conocerse —y, meses después, en enero, su competidor europeo Circ— y decidió que su servicio de motos y bicicletas eléctricas compartidas operase bajo dicha marca, de logo rojo. La enseña Bird, con logo blanco y negro, quedó ligada solo a los patinetes eléctricos compartidos.

Este movimiento supone el punto final para la marca Scoot en todo el mundo. Bird también discontinuó Scoot en Santiago de Chile, el único otro lugar del mundo en el que continuaba.

La decisión respondería al impacto que el coronavirus ha supuesto para el negocio de Bird, según las mismas fuentes. La compañía no había llevado a cabo un ajuste temporal de empleo (ERTE) para mitigar el efecto de la pandemia en sus cuentas.

Las mismas fuentes precisan que algunos trabajadores de Scoot en España van a quedarse temporalmente en Bird más allá de agosto, hasta que terminen de cerrar la división, y que algunos otros van a integrarse en Bird.

En España, las motos y bicicletas de Scoot solo estaban disponibles en Barcelona, pero dejaron de funcionar por la pandemia del coronavirus y después no han regresado a las calles.

Con respecto al destino de esas motos y bicicletas eléctricas, Bird podría estar buscando comprador para ellas.

Bird levantó 275 millones de dólares en 2019, pero en marzo despidió al 30% de su plantilla por el impacto del coronavirus en su negocio

Así, las motos y las bicicletas ya no son una prioridad para la compañía de Santa Mónica (California, Estados Unidos), a la que la pandemia ha provocado un fuerte impacto: durante meses, no ha tenido actividad alguna y la recuperación no se prevé fácil.

Por eso, Bird despidió al 30% de sus trabajadores al principio de la crisis del coronavirus, buscando poder llegar con algo de caja a finales de 2021, según explicó en marzo. Los despidos se comunicaron a los empleados en una llamada de Zoom sin vídeo

En España no trascendieron recortes de personal como consecuencia de esa decisión.

Leer más: El CEO de Cooltra prevé un proceso de concentración en el sector del sharing en los próximos 18 meses que terminará con 3 o 4 actores globales como Uber y FreeNow

Bird había levantado 275 millones de dólares (233 millones de euros al cambio actual) apenas 6 meses antes, en una ronda liderada por el fondo CDPQ y Sequoia Capital, y otros 75 millones en enero, pero su CEO Travis VanderZanden explicó que, aun así, necesitaban realizar recortes para garantizar las operaciones de la compañía hasta finales de año.

Scoot fue una de las pocas compañías a las que se les permitió operar en San Francisco, lo que podría haber provocado su compra por parte de Bird, que siempre ha estado más centrada en los patinetes que en las motos y bicicletas.

Business Insider España ha contactado con Bird para recabar su versión de esta historia, pero no ha obtenido respuesta por el momento.

Y además