Pasar al contenido principal

La startup de patinetes eléctricos compartidos Bird compra su rival Scoot

Scooter startup Bird just acquired rival Scoot, one of the two companies that beat out Uber and Lyft to operate in San Francisco
Bird
  • La empresa de patinetes eléctricos compartidos Bird ha adquirido a su rival Scoot, según han anunciado ambas compañías.
  • Ambas empresas operan en España. 
  • Scoot es una de las dos compañías que pueden alquiler patinetes en la ciudad de San Francisco, con un programa piloto.
  • Scoot fue valorada por última vez en 71,5 millones de dólares.
  • Descubre otras historias en Business Insider España.

La empresa de patinetes eléctricos compartidos Bird ha comprado Scoot, según han anunciado ambas compañías anunciadas. 

Bird opera en Madrid, mientras que Scoot consiguió autorización para hacerlo pero aún no ha llegado a desplegar sus patinetes en la ciudad (sí existe en Barcelona, donde están disponibles sus bicicletas y sus motos compartidas).

Asimismo, Scoot ha sido una de las pocas compañías de alquiler de patinetes a las que se les ha permitido operar en San Francisco después de que la ciudad comenzara a tomar medidas enérgicas contra las empresas de vehículos de dos ruedas el año pasado.

Las compañías no revelaron los términos de la transacción, pero The Wall Street Journal ha publicado que la transacción fue valorada en cerca de 25 millones de dólares. 

Ese precio sería notablemente más bajo que la valoración más reciente de Scoot de 71,5 millones de dólares, según Pitchbook. 

Scoot continuará operando como una subsidiaria de propiedad absoluta de Bird. La noticia llega después de que TechCrunch informara a principios de este mes que Bird estaba en conversaciones para adquirirla.

El negocio de los patinetes eléctricos compartidos se ha disparado en el último año, con startups como Bird y Lime, así como titanes del transporte como Uber y Lyft que ofrecen servicios que permiten a los usuarios alquilar vehículos de dos ruedas solo con sus smartphones. 

La adquisición le dará a Bird una mayor presencia en San Francisco, considerando que Scoot es una de las dos empresas de alquiler de scooters autorizadas para operar en la ciudad.

La Agencia Municipal de Transporte de San Francisco lanzó un programa piloto el pasado mes de octubre que puso en marcha más de 1.200 scooters eléctricos de Scoot y su rival Spin en la ciudad. 

El programa llegó después de que la ciudad tomara medidas contra el uso de patinetes compartidos a raíz de las quejas de que bloquean las aceras y de que sus usuarios circulan por zonas peatonales. 

Mientras que compañías como Uber, Lyft y Bird solicitaron permisos para llevar sus patinetes eléctricos en la ciudad, solo Scoot y Spin fueron elegidos.

Desde entonces, Bird ha superado este obstáculo alquilando sus patinetes de forma mensual. Pero la adquisición de Scoot le dará a la compañía más flexibilidad en la forma de alquilar sus vehículos.

"Con Bird, nuestra misión sigue siendo la misma, pero la escala a la que la llevaremos a cabo y los vehículos que ofreceremos serán mucho mejores para nuestros pilotos y las ciudades a las que servimos", ha declarado Michael Keating, fundador y presidente de Scoot, en un comunicado de prensa.

Además de los kick scooters que alquila en San Francisco, Scoot también ofrece motos. La adquisición permitirá a Scoot expandir su presencia también, ya que Bird opera en docenas de ciudades de EEUU, así como en algunas áreas de Europa.

Con información adicional sobre España de Alba Asenjo.

Y además