Este extraño monolito de acero se llama Black Box y registrará el colapso de la civilización humana

Black Box

Earth Black Box

  • A comienzos de 2022 se completará totalmente la instalación de la Black Box, un monolito de acero conectado a Internet que registrará el colapso climático.
  • La caja negra de nuestro planeta estará lejos de la civilización, en la costa oeste de Tasmania.
  • En su interior se archivarán datos como la temperatura de la tierra y el mar, los niveles de acidificación del océano, el consumo de energía de la humanidad o los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

El futuro de la humanidad es cada vez más incierto: el siglo XXI serpentea al borde del colapso medioambiental y las próximas décadas podrían inclinar la balanza a favor de nuestra extinción como especie, o pintar un futuro más oscuro para generaciones venideras. 

Las razones son múltiples: la subida del nivel del mar anegará costas y ciudades, los termómetros se disparan, la biodiversidad desciende a un ritmo alarmante, el aire es cada vez más irrespirable, las aguas están contaminadas, los fenómenos extremos se cuentan por doquier

Para medir y registrar los eventos y datos ligados a la catástrofe climática, un curioso proyecto se está poniendo en pie. Conocido como Black Box, se basa en instalar una caja negra de la tierra a 240 kilómetros de Australia, en la costa oeste de Tasmania. Lejos de la civilización, pero conectada a Internet, en su interior la información sobre el devenir del planeta estará a buen recaudo. 

Tal y como explican desde Interesting Engineering, el monolito de acero estará configurado para registrar todos los fenómenos importantes relacionados con el cambio climático, y a principios de 2022 se pondrá en marcha. 

El espesor del material garantiza su supervivencia: 7,5 centímetros de acero protegerán el interior de la Black Box, el objeto que dejará constancia de todo lo que hicimos mal, de cómo intentamos evitar la calamidad o de la escasez futura de cosechas, agua o suelos fértiles.

Un monolito con todos los datos clave sobre la emergencia climática

El proyecto no tiene un carácter comercial, sino que es una asociación entre investigadores de la Universidad de Tasmania y Clemenger BBDO, la empresa líder en comunicaciones de marketing de Australia. 

Uno de los propósitos es que a registrar las acciones políticas y empresariales contra el cambio climático incremente la responsabilidad y el compromiso actuales.

La estructura se construirá el próximo año, pero el registro de datos ya ha comenzado. No solo mira hacia el futuro, también retrocederá para identificar eventos clave en la historia del cambio climático.

Tras la resistente capa exterior que envuelve el monolito existe una masa de unidades de almacenamiento que registrarán flujos de datos sobre la temperatura de la tierra y el mar, los niveles de acidificación del océano, el consumo de energía de la humanidad y los niveles de dióxido de carbono. 

¿Qué se hizo para paliar el desastre? La información sobre el contexto completará con titulares de noticias, publicaciones en redes sociales o los resultados clave de conferencias como la reciente cumbre climática COP26 celebrada en Glasgow.

En cuanto a su consumo energético, Black Box estará alimentado por la luz solar y empleará su conexión a la red para escanear Internet en busca de datos sobre el cambio climático. Cuando no pueda disponer de sol, habrá un paquete de baterías para respaldar su funcionamiento. 

Utilizando tecnologías de compresión y archivo, sus creadores calculan que podrá almacenar datos durante los próximos de 30 a 50 años. Pasado ese lapso, se seguirán descubriendo otras modalidades de guardar datos que duren cientos de años. 

El equipo también está trabajando en otras características como un latido que indique que el dispositivo está funcionando bien, trasmitiendo de forma intermitente un resumen de los datos que ha recopilado al espacio exterior. La caja negra de un planeta en llamas ya está en marcha. 

Otros artículos interesantes:

Aquellos maravillosos corales: la mitad de los arrecifes han desaparecido desde 1950 por la sobrepesca, el cambio climático y la contaminación

Este gráfico revela cuánto se ha alargado el verano desde 1950

Que el ritmo no pare: un club de Glasgow usará el calor humano de las fiestas para enfriar y calentar el edificio

Te recomendamos

Y además