Boeing acepta pagar más de 2.500 millones de euros para evitar el juicio por ocultar los defectos de sus 737 Max

Un Boeing 737 Max aterriza tras un vuelo de prueba en Seattle, Washington, EEUU, en junio de 2020.
Un Boeing 737 Max aterriza tras un vuelo de prueba en Seattle, Washington, EEUU, en junio de 2020.
REUTERS/Karen Ducey
  • Boeing tendrá que pagar unos 2.045 millones de euros tras llegar a un acuerdo con el Departamento de Justicia de EEUU, que le acusa de ocultar información sobre sus modelos 737 Max, que tuvieron dos accidentes en los que murieron 346 personas.
  • Los demócratas opinan que la cantidad es irrisoria frente a los enormes resultados de Boeing, que obtuvo casi 10.000 millones de euros en beneficio en 2018, antes de esta crisis, y que no impedirá que otras empresas incurran en los mismos "comportamientos criminales".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El fabricante estadounidense de aviones Boeing tendrá que pagar 2.500 millones de dólares (unos 2.045 millones de euros) por mentir a la Administración Federal de Aviación (FAA) de EEUU sobre los accidentes de sus aviones 737 Max, en los que murieron 346 personas. En concreto, los pagará tras llegar a un acuerdo para resolver así los cargos penales de los que le acusa el Departamento de Justicia de Estados Unidos por conspiración para defraudar al ocultar información sobre esos modelos de avión.

"Los comunicados confusos, las medias verdades y lo que los empleados de Boeing omitieron ante la FAA impidieron que el Gobierno garantizase la seguridad de los ciudadanos que volaban", ha recogido el fiscal Erin Nealy Cox en un comunicado. "Este caso manda un mensaje claro: el Departamento de Justicia exigirá responsabilidades a fabricantes como Boeing por defraudar a los reguladores, especialmente en industrias donde hay tantas cosas en juego".

"Los trágicos accidentes del vuelo 610 de Lion Air y el vuelo 302 de Ethiopian Airlines revelaron la conducta fraudulenta y engañosa de los empleados de uno de los principales fabricantes de aviones comerciales del mundo", ha señalado también el fiscal general adjunto interino David P. Burns de la División de lo Penal del Departamento de Justicia.

En resumen, aunque el Boeing 737 Max buscaba ser un avión que equiparase al fabricante estadounidense con Airbus, con un nuevo avión más eficiente, Boeing se dio demasiada prisa en diseñarlo, y, como resultado, era susceptible de sufrir fallos peligrosos en algunos despegues.

La compañía creó un software para contrarrestar este fallo de diseño que empujaba la nariz del avión hacia abajo automáticamente, pero nunca se lo contó a la FAA, a las aerolíneas ni a los pilotos para ahorrar tiempo y dinero, según The Verge. Además, el software actuaba en base a un sensor en el exterior del avión, de manera que no se podía saber si estaba midiendo mal o estaba dañado. Según la documentación que obtuvo el Congreso estadounidense a principios de 2020, algunos empleados de Boeing sabían que lo que estaban haciendo estaba mal. 

Asimismo, en un informe elaborado por el Senado de EEUU y publicado en diciembre, se descubrió que Boeing y la FAA trabajaron juntos para manipular algunos de los test que se hicieron durante el proceso de recertificación del avión, que ahora puede volver a volar.

Por ahora no se ha condenado a nadie en la investigación del Gobierno contra Boeing.

El Partido Demócrata opina que la condena es tan baja frente a los beneficios de Boeing que "hará muy poco" para impedir que otras empresas sigan con "comportamientos criminales"

"Esta resolución es lo mismo que un golpe en los nudillos [frase hecha en inglés para indicar que un castigo es poco severo] y es un insulto a las 346 víctimas que murieron como resultado de la avaricia de una empresa", ha declarado el representante demócrata y presidente de la Comisión de Infraestructura y Transporte de la Cámara de Representantes, Peter DeFazio, en un comunicado.

Iberia transforma sus instalaciones de mantenimiento en un megaparking para aviones por la pandemia y alcanza una cifra histórica: 85 en sus hangares

"No solo la cantidad del fallo es una pequeña fracción de los beneficios anuales de Boeing, el acuerdo pasa de largo por cualquier posible responsabilidad real en términos de causas penales", ha añadido. "Espero que el Departamento de Justicia puede explicar su razonamiento para llegar a esta débil solución a las familias, porque desde mi punto de vista este intento para cambiar el comportamiento de una empresa es patético y hará muy poco para impedir que los comportamientos criminales sigan sucediéndose".

El fabricante aeronáutico estadounidense Boeing registró pérdidas de 3.502 millones de dólares (2.987 millones de euros) hasta septiembre de 2020, en oposición a los beneficios de 374 millones de dólares (319 millones de euros) del pasado año, cuando las cuentas de la compañía ya se vieron gravemente afectadas por la crisis del 737 MAX. En 2018 ganó 12.000 millones de dólares (9.800 millones de euros), según información de la empresa.

LEER TAMBIÉN: Dónde están exactamente los aviones de Iberia que permanecen en tierra por culpa de la pandemia

LEER TAMBIÉN: Las aerolíneas han sufrido el peor año de la historia de la aviación: esto es lo que les espera en 2021

LEER TAMBIÉN: Así puede transformar una aerolínea un avión de pasajeros para transportar la vacuna del coronavirus

VER AHORA: Manuel Terroba, CEO de BMW Ibérica: “La capacidad de conectarnos y comunicarnos con el cliente a través del coche será fundamental”