Pasar al contenido principal

La Bóveda del fin del mundo, que protege y almacena todas las semillas del planeta, está en peligro por el calentamiento global

Snow blows off the Svalbard Global Seed Vault at sunrise on, February 26, 2008. The "doomsday" seed vault was built to protect millions of food crops from climate change, wars and natural disasters.
AP Photo/John McConnico
  • La ciudad más septentrional del mundo, Longyearbyen, está situada en el archipiélago noruego de Svalbard, a unos 1.000 kilómetros del Polo Norte.
  • La ciudad ártica es el hogar de la Bóveda Global de Semillas, a menudo llamada "la Bóveda de Semillas del Fin del Mundo": una estructura que almacena semillas duplicadas de casi todos los cultivos conocidos en el planeta.
  • El permafrost de Longyearbyen (la capa de suelo permanentemente congelado) debería asegurar que estas semillas permanezcan congeladas incluso sin electricidad. Pero ese permafrost está empezando a derretirse debido al aumento de las temperaturas del Ártico, poniendo en peligro la bóveda.
  • Un nuevo informe sugiere que Longyearbyen podría ser la ciudad de calentamiento más rápido del mundo.

La ciudad de Longyearbyen, de 2.100 habitantes, soporta cuatro meses de oscuridad perpetua en invierno, seguidos de cuatro meses de luz solar en verano.

La zona cuenta con más osos polares que personas y una economía de turismo de aventura muy activa. También alberga la salvaguardia agrícola más importante del mundo.

Enterrada dentro de una montaña en el archipiélago noruego de Svalbard, la Bóveda Global de Semillas -a menudo conocida como la Bóveda de Semillas del Fin del Mundo - almacena semillas de reserva para cada uno de los cultivos alimentarios de la humanidad. La ubicación y el diseño de la bóveda protegen su contenido de los efectos de la luz solar, los terremotos, las erupciones volcánicas, la guerra y los conflictos políticos.

La idea es que en caso de un desastre global, la gente de cualquier parte del mundo debería poder retirar las semillas de los cultivos que necesitarían para volver a cultivar.

Pero Longyearbyen ya no es tan invulnerable como pensaban los científicos cuando se inauguró en 2008. Un nuevo informe del Centro Noruego de Servicios Climáticos advierte que el aumento de las temperaturas del Ártico está poniendo en peligro el depósito de semillas y la zona circundante.

Leer más: El deshielo de los polos está hundiendo los océanos

Una póliza de seguro para el suministro mundial de alimentos

Actualmente, la Bóveda Global de Semillas contiene más de 983.500 muestras de semillas - semillas de casi todos los países del mundo - según el Crop Trust, que supervisa la bóveda en asociación con el gobierno noruego. El grupo llama a la bóveda la "última póliza de seguro para el suministro de alimentos del mundo".

Las semillas se sellan en paquetes de tres capas de papel aluminio que se almacenan en cajas colocadas dentro de la cámara acorazada. Los científicos sólo pueden acceder a la bóveda a través de un túnel de 120 metros de largo. Para depositar semillas, deben pasar por cinco puertas con cerraduras codificadas.

The only way into the vault is a 400-foot-long tunnel.
AP Photo/John McConnico

El aire de la Bóveda Global de Semillas se mantiene a una temperatura constante justo por debajo de los 0 grados Fahrenheit (-18 grados Celsius). La bóveda fue diseñada para que, incluso si se corta la energía, el contenido de las semillas permanezca congelado durante 200 años. Esto se debe a que el espacio está situado a más de 90 metros de profundidad en la ladera de una montaña y enterrado en el permafrost - una capa de tierra que permanece congelada durante todo el año.

Pero ese mecanismo de refrigeración incorporado está mostrando signos de falibilidad.

La nevera natural de la cámara de semillas del día del fin del mundo puede derretirse

En 2017, las temperaturas récord y las fuertes lluvias provocaron que el agua de deshielo rompiera el túnel de la bóveda. Afortunadamente, el agua no llegó a las semillas.

"Mucha agua entró al principio del túnel y luego se congeló, así que era como un glaciar cuando entrabas", le dijo el propietario de la bóveda, Hege Njaa Aschim, a The Guardian en ese momento. "La pregunta es si esto está sucediendo ahora, o si se intensificará?"

Leer más: El Mediterráneo sufrirá más incendios debido al cambio climático

Desde entonces, las temperaturas del Ártico han seguido subiendo debido al cambio climático, lo que está provocando el deshielo del permafrost.  Un nuevo informe del Centro Noruego de Servicio Climático advierte que el futuro de la Bóveda Global de Semillas está aún más en el aire que en 2017.

Longyearbyen endures four months of perpetual darkness during the winter.

Los autores del informe proyectan que las temperaturas del aire circundante aumentarán en 18 grados Fahrenheit para el año 2100 si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando a las tasas actuales. También advierten que los casos de fuertes lluvias en el área de Svalbard serán más frecuentes, con un 45% a 65% más de precipitaciones anuales de las que vemos hoy en día. Más agua, por supuesto, significa más derretimiento, inundaciones y avalanchas.

Es más, los científicos informaron que Svalbard tiene el permafrost más cálido al norte en el Ártico. Si las emisiones continúan, se proyecta que el permafrost cerca de la superficie (algo menos de diez metros de profundidad aproximadamente) en el oeste de Svalbard se descongele y tal vez desaparezca completamente en el próximo siglo.

Incluso si las emisiones se reducen de acuerdo con los objetivos del acuerdo climático de París, se espera que el permafrost del Ártico se reduzca en un 45%, según un informe de las Naciones Unidas. Esto podría crear un ciclo de retroalimentación que liberaría el dióxido de carbono atrapado en la atmósfera, contribuyendo a un calentamiento adicional.

Leer más: Así han sido las protestas de los estudiantes contra el cambio climático en todo el mundo

Como dijo Aschim recientemente a la CNN, "ya no podemos confiar en el permafrost".

Coastal ice melts in the city of Longyearbyen, in Norway's Svalbard Islands, on February 27, 2008.
John McConnico/AP

Inger Hanssen-Bauer, editora del nuevo informe, explica a la CNN que el clima en Longyearbyen probablemente se está calentando más rápido que en cualquier otra ciudad de la Tierra.

La temperatura media anual de la ciudad hace unos 120 años era de 18 grados Fahrenheit. Desde entonces, la media ha aumentado en casi 7 grados Fahrenheit - casi el triple del aumento medio mundial de aproximadamente 1.8 grados Fahrenheit (1 grado Celsius).

En previsión de estos desafíos, el depósito de semillas está recibiendo actualizaciones caras. Originalmente, la construcción de la bóveda costó alrededor de 9 millones de dólares, pero es probable que las renovaciones subsiguientes sumen más de 1,5 veces esa cantidad, es decir, más de 12 millones de dólares.

Estas mejoras incluyen la construcción de un nuevo túnel de acceso de hormigón, así como un edificio de servicios para albergar unidades de energía de emergencia y refrigeración.

"Es una tarea grande e importante salvaguardar todo el material genético que es crucial para la seguridad alimentaria mundial", dijo el año pasado el Ministro de Agricultura y Alimentación de Noruega, Jon Georg Dale.

Sin embargo, los funcionarios del gobierno noruego aún no han dado un plazo para la finalización de los nuevos proyectos.

Y además