Pasar al contenido principal

Brasil y el negocio de las renovables impulsan el crecimiento de Iberdrola: gana un 32% más hasta septiembre sin contar los extraordinarios

Ignacio S. Galán, Iberdrola
Ignacio S. Galán, presidente de Iberdrola Iberdrola
  • Sin contar los impactos extraordinarios del pasado año, el beneficio neto se dispararía un 38% durante los nueve primeros meses del año.
  • Destaca el buen comportamiento de la división de renovables que creció un 38% en los nueve primeros meses del año y la consolidación de las cuentas de la filial brasileña Neonergía.

Iberdrola pega un acelerón en la senda que se había marcado para este año. La compañía energética española ha anotado, en los nueve primeros meses del año, un beneficio neto de 2.091 millones de euros, un 13,5% por debajo del mismo periodo del 2017. El descenso tiene que ver con el impacto de los extraordinarios obtenidos el año pasado a raíz de la fusión de Siemens Gamesa, por valor de 759,3 millones de euros, lo que se suma a la plusvalía de 520 millones de euros producto de la reorganización del año pasado en Brasil y la plusvalía de la filial en el país Neoenergía. 

Sin contar los impactos extraordinarios del pasado año, el beneficio neto se dispararía un 38% durante los nueve primeros meses del año, según explicó la compañía.

El Ebitda consolidado repuntó un 22,5%, hasta los 6.719,7 millones de euros, un alza impulsada el crecimiento a doble dígito de todas las áreas de negocio de Iberdrola. Sin el impacto de los tipos de cambio el alza sería del 28,2%. 

Además, la compañía energética anotó una escalada en su facturación del 19,7%, hasta los 26.282,6 millones de euros hasta septiembre y su deuda neta es de 34.379 millones de euros. 

Tras darse a conocer las cifras hasta septiembre, la empresa presidida por Ignacio Sánchez Galán ha rebotado un 1,4% en bolsa en la sesión de hoy.

La buena marcha de las cifras de la compañía vienen a confirmar sus previsiones para el ejercicio de 2018. En este sentido, Iberdrola subrayó que la aceleración de los resultados del tercer trimestre le permite avanzar un Ebitda superior a los 9.000 millones de euros para cierre de este año y un beneficio neto de 3.000 millones de euros para cierre de año

Las renovables lideran el crecimiento

Iberdrola crece a doble dígito en todas sus áreas de negocio. El alza lo lidera la división de renovables, que repunta nada menos que un 38,1% respecto a los nueve primeros meses del año anterior, hasta los 1.272 de euros. La mayor producción en todas las áreas geográficas y la entrada en funcionamiento del parque eólico marino en el Mar Báltico, Wikinger, han impulsado el buen comportamiento de esta división.

Por detrás, el negocio de redes ha experimentado un repunte del 17,8%, hasta los 3,642,3 millones de euros y el de generación y clientes aumentó un 17,4%, hasta alcanzar los 1.325,5 millones de euros, . “El 80% del beneficio operativo bruto de la compañía ha procedido de actividades reguladas con ingresos predecibles a largo plazo, de acuerdo con la estrategia del grupo”, informó la compañía en un comunicado. 

Leer más: Iberdrola vende sus activos de generación tradicionales para lograr la meta de la descarbonización en 2050

Mientras el negocio internacional evoluciona de forma positiva, España se ve lastrada por el área de Generación y Clientes. Concretamente por su posicionamiento como compradora de energía, en detrimento de la generación propia. Esto propicia que sus resultados se reduzcan cuando los precios del mercado mayorista se elevan, por la subida de las materias primas y los derechos de emisión de CO2. 

Para evitar el impacto de la volatilidad de los precios del mercado mayorista de electricidad, Iberdrola está maximizando la energía negociada a través contratos bilaterales, que representan ya el 80% del total. 

La filial brasileña consolida sus cuentas

El negocio internacional de la energética también arroja luz sobre sus cuentas. La filial brasileña de la compañía, Neoenergía, ha anotado un beneficio neto de 1.170 millones de reales (276 millones de euros) y se dispara un 357% respecto al mismo periodo del 2017, lo que es señal de la consolidación al 100% en las cuentas del grupo desde la segunda mitad del pasado ejercicio. 

Por otra parte, el negocio estadounidense bajo su filial Avangrid crece un 3% y alcanza los 511 millones de dólares (445,6 millones de euros). 

Dividendo mínimo de 0,15 euros brutos por acción

Dadas las buenas perspectivas de cara a final de año, el Consejo de Administración de Iberdrola dio luz verde a una remuneración de, como mínimo, 0,15 euros brutos por acción. Todo ello encaja en el programa Iberdrola Retribución Flexible, que permite a los accionistas escoger entre recibir el efectivo o nuevas acciones del grupo de forma gratuita. El importe fijado es un 7,1% superior al dividendo del 2017 (0,14 euros por acción) y se materializará en febrero del próximo año. 

Hasta septiembre, la empresa energética española ha acometido unas inversiones netas de 3.644,8 millones de euros de las cuales un 45% se han destinado al área de redes, y un 34% a la de renovables. Estos movimientos forman parte del plan inversor previsto hasta 2022 por el que  destinará hasta 32.000 millones de euros. Este año Iberdrola instalará 2.752 nuevos megawatios de cara a alcanzar los 12.000 megawatios que se ha marcado hasta 2022. 
 

Te puede interesar