Pasar al contenido principal

Millones de datos protegidos de ciudadanos europeos están a punto de caer en un limbo legal con un Brexit sin acuerdo, por lo que algunas empresas están sacando sus servidores de Reino Unido

Servidores en mantenimiento.
Getty/EvgeniyShkolenko
  • Si a finales de mes hay un Brexit sin acuerdo y desordenado, los miles de millones de datos de ciudadanos que protege la UE se verán en un limbo legal, detalla Bloomberg.
  • Reino Unido también saldría del marco regulatorio de protección de datos, lo que ha obligado a las empresas británicas a anticiparse y tomar medidas.
  • Algunas compañías están trasladando sus servidores al continente para evitar que los datos tengan que cruzar la futura frontera con el Reino Unido.
  • Otras firmas han optado por intentar alcanzar acuerdos con la agencia de protección de datos de la Unión.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si no se alcanza un acuerdo o se retrasa la fecha, el próximo 31 de octubre el Reino Unido saldrá de la Unión Europea de forma desordenada. Será un Brexit duro.

Mucho se ha escrito sobre las implicaciones económicas que tendrá esta eventualidad. Pero Bloomberg se ha detenido, en un artículo publicado este jueves, en cómo afectaría este tipo de Brexit al marco de la protección de datos en la Unión Europea.

Ya hay empresas británicas dando pasos para anticiparse a este escenario. La Unión Europea tiene una de las normativas más estrictas del mundo en materia de protección de datos: incluye el conocido como "derecho a olvidar" que desindexa de los motores de búsqueda enlaces o información a petición de los usuario afectados.

Leer más: La Unión Europea podría retrasar el Brexit hasta el verano para permitir un segundo referéndum

Si finalmente tiene lugar un Brexit desordenado, miles de millones de datos protegidos de ciudadanos europeos caerán en un limbo legal, tal y como advierte Bloomberg.

Una opción para las firmas británicas es recopilar todo el marco regulatorio posible sobre protección de datos de los lugares en los que opere en cuestión, y tratar de adaptarse con la ayuda de una agencia especializada.

Pero, dada la burocracia, esto podría costar años y miles de dólares Bloomberg lo cifra en más de 277.000 euros—, por lo que sería implanteable para empresas más pequeñas.

La banca sería una de las principales perjudicadas. Medidas para combatir el blanqueo de capitales o la financiación de actividades terroristas se podrían ver comprometidas o incluso eliminadas, ya que por estar el Reino Unido fuera de la UE, quedarían fuera del marco legal de protección de datos.

Algunas empresas han empezado a trasladar sus servidores fuera del Reino Unido

GVC Holdings es una de las compañías que han decidido trasladar sus servidores para procurar que los datos europeos no lleguen al Reino Unido. Un portavoz del sector financiero del Reino Unido ha aclarado a Bloomberg que los bancos deben también mover sus datos de manera que eviten que los mismos circulen entre fronteras.

Si el Brexit sale de la UE de forma desordenada, saldrá también de la regulación sobre la protección de datos de la Unión. Aunque las autoridades británicas han adelantado que seguirán reconociendo la normativa europeo, las altas instancias europeas han incidido, según Bloomberg, en que no deben asumir que exista desde el principio una reprocidad en esta materia.

Leer más: Busqué mi nombre en Internet para ver qué salía y encontré de todo, incluso una vieja denuncia: por qué debemos concienciarnos sobre nuestro rastro digital

Otras grandes corporaciones del Reino Unido como BT Group han decidido comenzar los trámites para registrarse en las autoridades de protección de datos del continente para asegurarse de que cumplen con la normativa de la UE.

"Un acuerdo sobre la protección de datos debería ser una prioridad para el Gobierno". Lo dice Felicity Burch, responsable de Innovación y del Sector Digital de la Confederación de la Industria Británica. "Desde el primer día después del Brexit, el libre flujo de dato presente en todos los sectores, desde la automoción a la logística, se verá resentido".

Y es que aunque ya haya empresas británicas trasladando sus servidores al continente, hay una complicación: el auge del almacenaje en la nube también implica que los datos están moviéndose constantemente, y es difícil hacerles un seguimiento exacto.

Y además