Pasar al contenido principal

Brexit: La última bala de May para negociar con la UE, antes de que el Parlamento británico rechace su acuerdo

Theresa May y Jean-Claude Juncker, en febrero de 2019
Theresa May y Jean-Claude Juncker, en febrero de 2019. Reuters / Francisco Seco
  • Theresa May solicitará a la Unión Europea cambios significativos en el acuerdo del Brexit.
  • Su advertencia se producirá justo antes de otra votación en el Parlamento británico sobre el acuerdo del Brexit el próximo martes.
  • La primera ministra argumentará que las decisiones que tome la UE en los próximos días tengan un gran impacto en el resultado de la votación.
  • La primera ministra se prepara para sufrir otra dolorosa derrota respecto a su acuerdo si no consigue grandes cambios respecto a la cláusula de salvaguarda irlandesa.

Theresa May prepara su última bala para negociar con la Unión Europea con el objetivo de garantizar concesiones y hacer cambios a su acuerdo del Brexit, lo cual haría que más miembros del Parlamento británico lo apoyasen.

La primera ministra intentará trasladar la presión a la UE, argumentando que las decisiones que tomen los negociadores de Bruselas en los próximos días tendrán un impacto significativo en el resultado de la votación sobre el Brexit en Westminster la semana que viene.

En el discurso que dará en Grimsby, al este de Inglaterra, este viernes por la tarde, se espera que la primera ministra argumente que, al igual que los diputados se enfrentarán a una gran decisión la semana que viene, la UE también tiene que tomar una decisión.

May hará llegar su advertencia a los líderes de la UE en una región donde alrededor del 70% de la gente votó a favor del Brexit en 2016.

La advertencia se producirá mientras el jefe negociador de la UE, Michel Barnier, se prepara para volver a Bruselas este viernes, en un nuevo intento de conseguir cambios en la cláusula de salvaguarda irlandesa; cambios que los conservadores y los unionistas han demandado para dar su apoyo al acuerdo.

Leer más: Brexit: Ámsterdam, destino preferido para las empresas que huyen de Reino Unido

Pero las esperanzas del negociador de Reino Unido, Olly Robbins, de conseguir algún efecto en Bruselas este viernes son muy limitadas, con varias informaciones apuntando que hay una distancia considerable entre las demandas de la UE y las de Reino Unido.

Reino Unido exige cambios legalmente vinculantes en la cláusula de salvaguarda, un mecanismo diseñado para evitar una frontera dura en la isla de Irlanda, a la que los parlamentarios tories se oponen en gran medida y dicen que podría mantener al Reino Unido atrapado indefinidamente dentro de la unión aduanera de la UE.

Pero la UE ha indicado repetidamente que no hará concesiones significativas al respecto, lo que ha llevado a que las conversaciones hayan llegado estancadas hasta esta semana.

May someterá a su acuerdo a otra votación en la Cámara de los Comunes el martes que viene, después de la dura derrota que sufrió por un aplastante margen de 230 votos en enero.

Es probable que sea rechazado nuevamente si los negociadores no logran asegurar los cambios legalmente vinculantes que se han comprometido a buscar.

Te puede interesar