Bruselas estudia que los países de la eurozona emitan deuda soberana con 'blockchain', aunque limitando las emisiones a 50 millones de euros

Dos traders observan la marcha de la cotización del Ibex 35 en la Bolsa de Madrid

Reuters

  • La Comisión Europea está estudiando permitir a los 19 países de la eurozona emitir deuda soberana a través de tecnología de registro distribuido, incluyendo el blockchain, según Cinco Días.
  • Esta medida forma parte del desarrollo de la regulación comunitaria sobre criptoactivos y plataformas que operan con activos digitales con la que se busca crear un sandbox europeo de cara a 2024.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La Unión Europea está estudiando dar un paso más allá en el desarrollo tecnológico de los mercados dentro del proceso para poner en marcha las normativas sobre criptoactivos y plataformas que operan con activos digitales y para la creación de un sandbox europeo en el que probar la aplicación de las tecnologías de registro distribuido, más conocidas como DLT y entre las que se incluye el blockchain, que Bruselas presentó el pasado septiembre y que acaba de ser revisada por la Eurocámara.

Ese nuevo paso podría implicar la aplicación de tecnología blockchain a las emisiones de deuda soberana de los 19 países de la eurozona a partir de 2024, según Cinco Días, que asegura que la Comisión Europea está estudiando esta posibilidad junto a la Eurocámara, que ha presentado propuestas respecto al tipo de productos financieros a los que se aplicarán las normativas que prepara Bruselas y a los límites económicos a este tipo de emisiones.

Alerta ‘token’: los criptoactivos serán vigilados por la CNMV tras la reforma de la Ley del Mercado de Valores

En concreto, el Parlamento Europeo ha apostado por aplicar estas nuevas tecnologías de servicios financieros a la deuda soberana, además de a bonos y acciones, como establecía el reglamento del programa piloto sobre DLT presentado en septiembre, aunque limitando las emisiones de bonos y acciones a 50 millones de euros, frente a los topes máximos de 200 millones para títulos y de 500 millones para bonos que se plantearon inicialmente.

La rebaja de los umbrales máximos de emisión que ha planteado la Eurocámara busca prevenir que se ponga en riesgo la estabilidad financiera, la protección de los inversores y la integridad del mercado, según el diario económico del Grupo Prisa, que desvela que el valor total de mercado de valores que se negocien en una plataforma con tecnología DLT se establecerá en 2.500 millones de euros.

Con este reglamento se busca además la puesta en marcha de un sandbox comunitario, en el que Bruselas busca que todos los países europeos, incluyendo a los que cuentan con mercados financieros de menor tamaño, puedan realizar pruebas con blockchain y otras tecnologías DLT, además de plantear la posibilidad de favorecer la negociación de ETF o fondos cotizados, de cara a establecer una normativa definitiva en el ámbito europeo.

El periodo de pruebas en el que estaría en funcionamiento el sandbox comunitario se establecería en 5 años, según Cinco Días, que asegura que tras ese plazo las autoridades europeas estudiarán ampliar este régimen a las infraestructuras de negociación con DLT, con la vista puesta en que su entrada definitiva en vigor se produzca en torno a 2024.

En España, el Ministerio de Economía lleva varios meses estudiando la introducción de blockchain en parte del proceso de compraventa de productos financieros cotizados, dado que esta tecnología se está ensayando en varios proyectos del sandbox financiero, que inició su primera convocatoria de proyectos el pasado mes de febrero. Todo ello, dentro de la reforma de la Ley del Mercado de Valores, que busca adaptar sus normas a la Directiva Europea de Mercados e Instrumentos Financieros, más conocida como Mifid II.

Otros artículos interesantes:

Qué gobiernos están abrazando Blockchain y cuáles lo rechazan frontalmente

Los ETFs de criptomonedas podrían ser pronto una realidad, según el presidente de la SEC

La banca se suma al sandbox: al menos 5 de los 67 proyectos presentados en la primera convocatoria son de grandes bancos españoles