Credit Suisse anticipa un buen segundo trimestre para Inditex, pero advierte de un debilitamiento de la demanda e inflación

Oficinas de Inditex en Arteixo
Reuters

Inditex salvará el expediente de cara a su segundo trimestre fiscal, cuyos datos se harán públicos el próximo 14 de septiembre, según un informe de Credit Suisse, quien, sin embargo, apunta a que el paisaje económico acabará restando brillo a la compañía. 

Por ello, la postura de la entidad es clara y otorga al grupo la calificación de infraponderar –valorar por debajo de su valor de mercado–y recorta su precio objetivo a 20,50 euros por título desde los 24 euros anteriores. 

El adiós de Inditex a sus enseñas de moda joven en China, el último bastión de Pablo Isla, eleva la dependencia de Zara y coloca a EEUU como nuevo mercado estrella

De esta forma, el banco suizo advierte sobre el desempeño de Inditex para los próximos 18 meses. El grupo pilotado por Marta Ortega no será inmune al complejo paisaje económico que lleva meses tensionando los mercados.

La demanda, el aumento en los costes de los insumos y gastos de venta, los tipos de cambio adversos y una imparable inflación se harán notar en la marcha del distribuidor de moda. 

"Somos cada vez más cautos en cuanto a las perspectivas para los próximos 18 meses, ya que la demanda global se está debilitando, los costes de los insumos están subiendo, y el tipo de cambio y la inflación son adversos", señalan los analistas.

Un buen inicio de año pero complejo de mantener

Inditex comenzó el primer trimestre de su ejercicio fiscal 2022 –transcurrido entre los meses de febrero y abril– con unas cifras que batieron todas las expectativas. 

La propietaria de Zara obtuvo un beneficio neto de 760 millones de euros, un 80% más que un año atrás en lo que suponía, además, batir su hasta ahora máximo histórico logrado en 2019. 

Las ventas, por su parte, lograron también cifras récord al elevarse hasta los 6.742 millones de euros, un 36% más, superando incluso el moderado vaticinio de los analistas –apuntaban a un alza del 23%–. 

Sin embargo, ni Inditex ni el mercado son ajenos al complejo paisaje macroeconómico ni al acecho, cada vez más evidente, de Shein.

Entre los últimos movimientos del grupo destaca su salida de Rusia ante la guerra en Ucrania. Por ello, decidió provisionar en su totalidad los gastos estimados para el ejercicio 2022 en Rusia y Ucrania, anotando así un cargo extraordinario por 216 millones de euros. 

Cuán importante es Rusia se evidencia solo echando un vistazo a su actividad: más de 500 tiendas, de las cuales 86 son de Zara y 240 millones antes de impuestos durante el ejercicio 2021, de acuerdo a su último informe de información no financiera. 

El panorama no es mejor si se mira a China. Hace unos meses el grupo decidía salir también de este mercado con sus firmas de moda joven Bershka, Pull&Bear y Stradivarius, tras ver mermada su posición año a año.

Otros artículos interesantes:

El adiós de Inditex a sus enseñas de moda joven en China, el último bastión de Pablo Isla, eleva la dependencia de Zara y coloca a EEUU como nuevo mercado estrella

Inditex, H&M y Primark aumentan sus ventas y superan la mitad de la facturación generada por el sector textil nacional en 2021

La ropa de Inditex y Mango, a la venta en Rusia: la plataforma Wildberries vende sus prendas pese a la salida de los grupos del país

Te recomendamos