Enseñar a nadar a los bebés puede llevarles a tener una vida más segura y saludable: un medallista olímpico explica cómo hacerlo

Baby swimming

Andrey Nekrasov / Barcroft Media via Getty Images)

  • Enseñar a tu bebé a nadar puede conllevar varios beneficios a largo plazo.
  • Prevenir el riesgo de ahogo se encuentran entre las ventajas más importantes para enseñar a los bebés a nadar, pero no es la única, según Peter Vanderkaay, un nadador olímpico estadounidense que imparte clases para bebés.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Enseñar a un bebé a flotar y nadar puede generar una serie de beneficios físicos y mentales a largo plazo en su desarrollo. También puede inculcar instintos básicos de supervivencia acuática que podrían salvarle de ahogarse.

El antiguo nadador olímpico del equipo de EEUU, Peter Vanderkaay, ganador del oro en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 2004, y su hermano Alex Vanderkaay, excampeón de natación de la NCAA con la Universidad de Michigan, ahora son instructores de la Big Blue Swim School, centro especializado en el entrenamiento de bebés.

"Hay algo valioso en enseñar a los niños que pueden tener miedo al agua, o si generacionalmente sus familias no han sido muy nadadoras, como lo es, poder superar ese temor y desbloquear su potencial",  explica a Business Insider Peter Vanderkaay. 

"No todos los niños se convertirán en nadadores profesionales, pero es una buena lección de vida para ellos poder establecer una meta, superar algo y finalmente lograrlo".

Un entrenamiento de natación temprano puede reducir en gran medida el riesgo de ahogamiento

Los padres pueden ayudar a reducir el riesgo de ahogamiento metiendo a sus hijos en una piscina a una edad temprana.

Participar en clases formales de natación se asocia con una reducción del 88% en las probabilidades de ahogamiento en niños pequeños, de acuerdo a un estudio publicado en JAMA Pediatrics.

Vanderkaay tiene un hijo de 2 años, y la decisión de lanzarle a una piscina cuando era un bebé tuvo menos que ver con poner en marcha su carrera como nadador y más con la tranquilidad.

"Si caen en una piscina, en un lago o en cualquier superficie de agua, la metodología ha llegado a tal punto que puedes mostrarle a alguien tan joven cómo flotar, cómo sobrevivir en el agua si eso sucede", afirma.

"Es algo que creo que ha ido avanzando a lo largo de los años, y teniendo un niño de 2 años, cuanto antes puedas meterlo en la piscina únicamente para desarrollar esas habilidades de seguridad, mejor".

La natación puede establecer en los más pequeños hábitos deportivos tempranos

Si planeas que tu hijo practique otros deportes más adelante, enseñarle a nadar temprano puede brindarle una ventaja en su desarrollo como atleta.

Un estudio de 2010 descubrió que la natación ligera ayudó a potenciar un importante desarrollo muscular en los bebés. 

La natación es un ejercicio de cuerpo completo y puede ayudar a mejorar sus habilidades motoras al desarrollar músculos en múltiples áreas e incluso hacer que sus articulaciones sean más flexibles.

Como ejercicio cardiovascular, puede contribuir a fortalecer el corazón y los pulmones, así como a regular el flujo sanguíneo saludable.

Aprender a nadar puede aumentar la confianza y la función cognitiva de un niño

La natación requiere movimientos físicos conocidos como movimientos bilaterales de patrones cruzados, que utilizan ambos lados del cuerpo para realizar una acción. 

Estos patrones de movimiento pueden acelerar el desarrollo del cerebro de una persona, tal y como concluó un estudio de 4 años sobre más de 7.000 niños realizado por la Universidad Griffith en Australia.

Según sus hallazgos, los bebés que nadan pueden avanzar en su desarrollo mental más rápido que los que no lo hacen.

Entrar en una piscina también pone a los bebés en una situación en la que se ven obligados a adaptarse rápidamente para mantenerse a flote y enfrentar algo para lo que no están preparados.

"Les da la confianza necesaria para lograr cosas", afirma Vanderkaay.

 "Pueden entender cuando alcanzan un hito o logran algo en la piscina. Y eso es un gran elemento motivador fuera del agua: simplemente poder superar los miedos".

Otros artículos interesantes:

Esto es todo lo que necesitas para empezar a practicar natación

6 juegos que harán más inteligentes a tus hijos

Esto es lo que ven los bebés recién nacidos y los síntomas que indican que debes llevarlo al pediatra