El neobanco holandés Bunq nació para cambiar el escenario de la crisis financiera, ahora quiere competir con los grandes bancos tradicionales y dar el salto a Estados Unidos en 5 años

Ali Niknam, fundador y CEO del neobanco Bunq.
Ali Niknam, fundador y CEO del neobanco Bunq.

Bunq

  • Bunq nació en 2012 en los Países Bajos, donde cuenta con una licencia bancaria europea que le permite operar en el resto de Europa. Ahora, busca crecer en el continente y dar el salto al mercado estadounidense. 
  • Este nuevo jugador financiero logró una ronda de financiación serie A en julio de 193 millones de euros, que le llevó a una valoración de 1.600 millones de euros. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

El neobanco Bunq comenzó su andadura en 2012 y cuenta con licencia bancaria de Países Bajos que le permite operar en toda Europa gracias al pasaporte europeo. Este jugador financiero, que recaudó 193 millones de euros en una gran ronda de financiación serie A en julio que le llevó a una valoración de 1.600 millones de euros, acaba de anunciar el lanzamiento de cuentas con Iban español entre su cartera de productos. El crecimiento en otros mercados es una de las patas de su estrategia a corto plazo. 

"Queremos hacer la vida más fácil a nuestros clientes", apunta Ali Niknam, fundador y CEO de este neobanco, que quiere convertirse en uno de los grandes actores de este segmento a nivel europeo en una entrevista con Business Insider España. 

"Estamos muy enfocados en nuestros usuarios, en cómo hacerles la vida más fácil, sé que esto puede sonar tópico, pero es realmente muy difícil encontrar entender cómo puedes aportar valor a la vida de tus clientes", explica Niknam. "Además somos técnicamente muy fuertes con el objetivo de crear un producto que a la gente realmente le encante", añade. 

Su fórmula de funcionamiento es la de pago de suscripción y cuenta con tres planes diferentes en función del uso que se estima que dará el usuario del servicio. Easy Bank, Easy Money y Easy Green son las tres modalidades que pueden contratarse tanto para uso personal como uso corporativo. 

La pandemia ha acelerado aún más la digitalización de los bancos: por qué los expertos creen que los robots han llegado para quedarse y las oficinas tienen los días contados

"Tenemos varios tipos de clientes, el primero de ellos son los expatriados que pueden contar con una atención en varios idiomas, un sistema multi IBAN para usar en diferentes países. El segundo grupo es el de gente que valora que este servicio es sencillo puede ir desde padres con hijos hasta emprendedores que buscan ahorrar tiempo porque todo es automático y en general, es un grupo de gente que busca una nueva relación con el banco", señala el directivo. 

"El tercer grupo es el de gente concienciada con el medio ambiente. Algunos de estos usuarios son jóvenes otros son más mayores, pero todos comparten alguna de estas características", apunta Niknam, al explicar el perfil de sus clientes. 

Preguntado por si cree que hay demasiados neobancos para que el sector sea viable. Nickman considera que lo que hay son muchos bancos tradicionales. "Si observas al sector bancario en Europa, solo hay tres grandes neobancos. Si miras la banca tradicional, en Alemania hay 2.000 bancos tradicionales contando las sparkasse (similares a las antiguas cajas de ahorro españolas). Creo que hay demasiados bancos tradicionales y muy pocos neobancos", señala. 

"Si no fuera un sector tan regulado, lo que hubiera ocurrido probablemente es que muchos de los bancos tradicionales hubieran quebrado y habrían sido sustituidos por neobancos más centrados en el cliente", añade.

"Pero, realmente los bancos tradicionales están protegidos por la regulación porque no puedes tener una competencia normal como tienes en otros sectores. Así que es difícil predecir el futuro porque está muy ligado a las normas y regulaciones", señala y añade que lo que le gustaría es que se pudiera cambiar de banco como se cambia ahora de compañía telefónica. 

Los planes de la última gran ronda de financiación

Sus planes con la última gran ronda de financiación están enfocados a dos pilares. Por un lado, la sostenibilidad del proyecto y por otro el crecimiento, sobre todo, fuera de los Países Bajos. Todo en un contexto donde la banca tradicional cada vez cierra más oficinas y se aferra a los canales online. 

"El banco es un fuerte creyente de la sostenibilidad y sostenibilidad significa también tener un negocio saludable, con esas cosas tan pasadas de moda como los beneficios. No hay nada malo con tener beneficios. Esto es bueno para el negocio porque le beneficio lo que significa es que has creado un producto que a la gente le gusta y que paga por él", apunta Niknam. 

"Soy consciente de que quizá la moda ahora o lo que suena moderno es crear estas compañías que son realmente grandes, pero no logran beneficios, yo soy un poco más pasado de moda y me gustan las compañías que dan beneficios porque eso básicamente significa que son sostenibles. Así que usaremos el dinero para comprar una compañía que nos haga ser sostenibles", explica el directivo. 

Bunq está inmerso en una operación de compra de la empresa irlandesa Capitalflow Group, especializada en préstamos para negocios, por un valor de 141 millones de euros. La operación fue anunciada en julio de este año y está pendiente de aprobación por el regulador. 

Abrir una cuenta en un estanco, hacer un ingreso en Correos o sacar dinero en la caja de un supermercado: por qué el futuro de las oficinas de los bancos está cada vez más cerca del comercio

El otro gran frente donde destinarán el dinero de la ronda de financiación será la expansión internacional. "Hemos empezado a tener atención fuera de los Países Bajos. Hemos empezado a tener algo de tracción en Alemania, en España... y estos son países grandes. España tiene alrededor de 3 o 4 veces el tamaño de los Países Bajos, así que, necesitamos algo de ayuda para crecer fuera de los Países Bajos", añade. 

De nacer en medio de la crisis a buscar el sueño americano

La idea de crear un banco surgió en la mente de Niknam en medio de la crisis financiera cuando la gente se quejaba del sistema financiero, pero no había mucha gente concienciada de hacer algo para cambiarlo. 

"Soy ingeniero y empecé a programar cuando tenía 9 años", rememora el fundador de este neobanco."Estaba preocupado porque había que arreglar el problema, y no había nadie que lo hiciera, ví que en un futuro todo iba a ser digital y quería contribuir a una mejor sociedad y a un mejor futuro, así que pensé hagamos eso que es imposible, creemos un banco de cero", señala. 

En este camino se encuentra este ingeniero que explica que los planes a medio y largo plazo de este neobanco pasan por crecer fuera de los Países Bajos. "Queremos a corto plazo que la gente nos conozca alrededor de Europa. A largo plazo como soy emprendedor y nunca he tenido un negocio en Estados Unidos, mi sueño sería también abrir el banco en Estados Unidos", dice Niknam al hablar de los objetivos a corto y medio plazo. 

¿Qué plazo manejan para lograr llegar a Estados Unidos? "Espero que sea en 5 años", apunta el directivo. 

Otros artículos interesantes:

La pandemia acelera el cierre de oficinas de la banca: casi 2.000 sucursales echan la persiana desde el inicio de la crisis del COVID-19 y los últimos ERE de la gran banca aumentarán los cierres en 2.300 más

La pandemia ha acelerado aún más la digitalización de los bancos: por qué los expertos creen que los robots han llegado para quedarse y las oficinas tienen los días contados

El defensor del cliente bancario, una tarea pendiente que se retrasa gobierno tras gobierno, que puede llegar con los fondos europeos

Te recomendamos

Y además