Pasar al contenido principal

En busca de sol y mar: estas son las 10 mejores playas de España

A veces se piensa que el paraíso se encuentra fuera de nuestras fronteras, pero lo cierto es que España es un lugar repleto de rincones idílicos.
A veces se piensa que el paraíso se encuentra fuera de nuestras fronteras, pero lo cierto es que España es un lugar repleto de rincones idílicos. Pixabay

El rumor de las olas, la sal en los labios, el sol acariciando la piel... Es difícil rendirse a los encantos de unas vacaciones en la playa, desconectando de las largas horas de oficina acumuladas a lo largo del año. Reservar unos días para pasarlos frente al mar garantiza una mejora en la calidad del sueño, relax, mejora del sistema inmunitario y eliminación de las toxinas. 

A veces se piensa que el paraíso se encuentra fuera de nuestras fronteras, pero lo cierto es que España es un lugar repleto de rincones idílicos. El mar tiene una presencia muy importante en muchas regiones, no hay que perder de vista las diversas islas que componen el país, además de su condición de península, que sería ínsula de no ser por la extensión de tierra que lo une con Francia.

Desde Galicia hasta Canarias, de las Islas Baleares al País Vasco, TripAdvisor ha otorgado sus premios Traveller's Choice 2018 basándose en la opinión de sus usuarios. El resultado es esta lista de 10 mejores playas de España para aquellos que van en busca de sol y mar.

10. Playa de Muro (Mallorca)

Paisaje de la Playa de Muro, en Mallorca.
Pixabay

Situada en el pueblo de Muro, en la costa noroeste de Mallorca, se encuentra esta extensa playa cristalina de unos 6 kilómetros de extensión. Sus aguas poco profundas, numerosas instalaciones, áreas infantiles, servicios hoteleros y de restauración la hacen perfecta para disfrutarla en familia.

9. Playa de las Catedrales (Lugo)

Paisaje de la Playa de las Catedrales, situada en la provincia gallega de Lugo.
Pixabay

La Playa de Augas Santas es conocida popularmente como la de las Catedrales, debido a la similitud de sus formaciones rocosas con los arcbotantes que son característicos de las catedrales góticas. Este monumento natural ha sido esculpido por el Mar Cantábico a lo largo de los siglos. Sus olas alcanzan en algunos casos más de 30 metros de altura, un espectáculo digno de ver. Pero en los meses de julio y agosto, cuando la marea está baja, se puede disfrutar de agradables paseos por la playa. 

8. Playa de Cofete (Fuerteventura)

Paisaje de la Playa de Cofete, situada en Fuerteventura.
Pixabay

Para aquellos que van en busca de lo salvaje y nudista, la Playa de Cofete es la mejor opción, uno de los rincones más aislados de Fuerteventura, debido a la inexistencia de vías asfaltadas que conduzcan al lugar. Esta playa virgen de 12 kilómetros de longitud y 50 metros de anchura se encuentra dentro del Parque Nacional de Jandía, formado por un macizo volcánico repleto de especies endémicas.

7. Playa del Duque (Tenerife)

Paisaje de la Playa del Duque, en Tenerife.
Flickr/John6536

Una hermosa playa de aguas tranquilas que recibe turistas y gente local durante todo el año, en parte por estar situada en el lado más resguardado del viento de Tenerife. Un enclave perfectamente comunicado con el resto de la isla, en el que al visitante puede aprovechar para relajarse rodeado de un ambiente marcado por la elegancia.

6. Playa de Sotavento (Fuerteventura)

Paisaje de la Playa de Sotavento, en Fuerteventura.
Wikipedia/Dirk Vonderstraße

Esta playa es considerada como una de las mejores de Fuerteventura. Los practicantes de windsurf y kiteboard se sienten especialmente atraídos por la banda de arena que se encuentra a unos 200 metros de la orilla, que crea una laguna natural de poca profundidad. 

5. Lagunas y Playa de El Cotillo (Fuerteventura)

Paisaje de la Playa de Cotillo, en Fuerteventura.
Flickr/Xavier

La Playa de las Lagunas está situada en el municipio turístico de El Cotillo. Este paisaje de postal que se extiende a lo largo de 200 metros está protegido del oleaje por un arrecife natural en forma de herradura. Es un lugar idóneo para practicar buceo superficial y descubrir su extensa fauna marina.

4. Playa de Maspalomas (Gran Canaria)

Paisaje de la Playa de Maspalomas, situada en las Islas Canarias.
Pixabay

El Faro de Maspalomas, que fue inaugurado en 1890 y servía de guía a los barcos que navegaban entre Europa y América, otorga un sello de identidad a esta playa con la que comparte nombre. Maspalomas cuenta con 3 kilómetros de arena dorada y es idónea para aquellos viajeros que no quieren perderse nada: desde una amplia oferta hotelera y de restauración, sombrillas, espacios para practicar deportes acuáticos a zonas para disfrutar del ocio nocturno. 

3. Playa de Las Canteras (Las Palmas de Gran Canaria)

Paisaje de las Playa de las Canteras, en las Palmas de Gran Canarias.
Flickr/El coleccionista de instantáneas

Esta playa urbana se extiende durante varios kilómetros a lo largo de la Bahía del Confital. Cuenta con una formación rocosa que sirve como barrera de contención de las mareas y con una importante reserva marina, digna de ser contemplada. 

2. Playa de Ses Illetes (Formentera)

Paisaje de la Playa de Ses Illetes, en Formentera.
Wikipedia/MrPepanos

Todo aquél que visita las Islas Baleares cree encontrarse en el Caribe. La Playa de Ses Illetes es, sin lugar a dudas, uno de los mejores rincones del país y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Situada en el punto más norteño de la isla de Formentera hace gala de un paisaje salvaje, cuyo ecosistema no ha sido prácticamente intervenido por la mano del hombre. Mire donde mire, el visitante encontrará aguas azul turquesa de poca profundidad, arena blanca con destellos rosáceos y unos pocos pero suculentos restaurantes.

1. Playa de la Concha (San Sebastián)

Paisaje de la Playa de la Concha en San Sebastián.
Flickr/Jose A. Huertas

Esta playa toma su nombre debido a la forma de su bahía que se abre hacia el mar Cantábrico y forma parte del entorno urbano de San Sebastián. La Playa de la Concha es el equivalente español a la Playa del Lido veneciana, pues ambos lugares comparten un carácter distinguido y acogen dos festivales de cine internacional de gran importancia. Un lugar perfecto para pasear en cualquier época del año y disfrutar de un baño refrescante durante los meses estivales para acabar degustando lo mejor de la gastronomía vasca. 

Te puede interesar