La investigación sobre el origen del coronavirus se complica: las granjas de animales salvajes chinas están vacías

Inspectores revisan civetas y otros animales salvajes en China.
Inspectores revisan civetas y otros animales salvajes en China.

Reuters/China Photo ASW/FA

  • Las dos grandes teorías sobre el origen del coronavirus señalan a una fuga de laboratorio y a las granjas de animales salvajes en China.
  • Sin embargo, China cerró esas granjas en febrero de 2020, y ahora se observa otro problema: casi todos los animales ya no están, pues han sido vendidos, liberados o matados.
  • Además, el tiempo transcurrido juega en contra. Algunos expertos sugieren que puede ser demasiado tarde para realizar pruebas de anticuerpos, mientras que otros apuntan a una alternativa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El origen del coronavirus sigue siendo un misterio, tras varias investigaciones y con otras en curso. Las dos grandes teorías a las que más se está apuntando son las de la fuga del virus de un laboratorio chino —rechazada por el gigante asiático— o que el coronavirus haya saltado de los animales a los humanos.

En este segundo caso, podría haberse dado tanto de forma directa, de los murciélagos a las personas, como a través de un animal huésped intermediario. A este respecto, la OMS ya concluía en su informe que las granjas de animales salvajes en el sur de China son el lugar más probable donde el virus pudo dar ese salto.

Los granjeros criaban o cazaban animales salvajes para obtener comida, pieles o medicina tradicional en China o en las regiones montañosas próximas a la frontera con Laos y Myanmar.

"Toman animales exóticos, como civetas, puercoespines, pangolines, perros mapaches y ratas de bambú, y los crían en cautiverio", explicaba en marzo Peter Daszak, ecologista y miembro del equipo de la OMS, a NPR

También añadía que su equipo encontró pruebas de que esas granjas de animales salvajes abastecían a los vendedores del mercado de Huanan en Wuhan, ciudad donde comenzó la pandemia de COVID-19.

El paso necesario para seguir la estela del origen del coronavirus sería, por tanto, realizar pruebas exhaustivas tanto a los trabajadores como a los animales. Sin embargo, China cerró esas granjas de animales salvajes en febrero de 2020, y ahora se observa otro problema: casi todos los animales ya no están, pues han sido vendidos, liberados o matados.

"El gobierno los compró y mató a todos. Tuvimos que despedir a todos nuestros trabajadores", cuenta a The Wall Street Journal Yang Bo, agricultor de 40 años de la provincia suroccidental china de Yunnan, que criaba ratas de bambú, aunque niega haber suministrado animales al mercado de Huanan.

Los científicos afirman que el cierre de operaciones como la de Yang Bo tiene sentido como precaución para evitar la propagación del coronavirus, pero que solo debe hacerse tras realizar pruebas exhaustivas a los animales y trabajadores. Si se han realizado tales investigaciones, no se han hecho públicas, informa el medio. 

De esta forma, se complica aún más la investigación sobre el origen de la pandemia de COVID-19

Además, también sería importante realizarles pruebas de anticuerpos para saber si estaban infectados, pero el paso del tiempo juega en contra: los niveles de anticuerpos desaparecen en unos meses, según los científicos.

Tanto, que algunos expertos apuntan a que ya puede ser demasiado tarde para eso.

"Difícilmente se podrá avanzar aquí" sin muestras de animales de posibles huéspedes intermedios tomadas en el momento de los primeros casos de COVID-19, lamenta Martin Beer, virólogo del Friedrich-Loeffler-Institut, principal centro de enfermedades animales de Alemania, a The Wall Street Journal. "Las pruebas actuales no proporcionarían ninguna información útil", explica, porque no mostrarían si un caso positivo fue infectado por un animal u otro humano, o si se trata de la variante original.

Maureen Miller, epidemióloga de la Universidad de Columbia, coincide en que las pruebas en animales deberían haberse hecho antes para identificar qué especie podría haber infectado primero a un ser humano: "Probablemente ocurrió hace tanto tiempo que nunca sabremos de qué animal se trata", advierte.

Una alternativa podría ser la de buscar en bancos de sangre y hospitales muestras de sangre congelada, que generalmente conservan anticuerpos, de los comerciantes de animales salvajes. "Esta es probablemente la investigación más perspicaz que podría salir de China en este momento", señala Maureen Miller, epidemióloga en la Universidad de Columbia, a WSJ.

¿Y por qué es tan importante conocer el origen del coronavirus? Por un lado, para evitar que se vuelva a propagar a los humanos; por otro, para prevenir futuras pandemias. 

"Habrá COVID-26 y COVID-32 a menos que comprendamos plenamente los orígenes del COVID-19", ha alertado Peter Hotez, profesor de pediatría y virología molecular y microbiología de la Universidad de Baylor (Texas, Estados Unidos) y uno de los principales expertos en el virus, en el programa Meet The Press de NBC News.

Otros artículos interesantes:

Una investigación de la OMS sobre el origen del coronavirus señala a los animales salvajes de las granjas chinas

Biden ordena una investigación de 90 días para llegar a una "conclusión definitiva" sobre el origen del coronavirus en un laboratorio o en un animal

De la fuga en un laboratorio de Wuhan al salto natural desde los murciélagos: pruebas de cada teoría sobre el origen del coronavirus