Pasar al contenido principal

Este país decidió medir su PIB con la felicidad de sus habitantes y los datos son claros: el dinero no nos hace más felices

Niños jugando en Bután
Pixabay
  • Bután, un país de 735 mil habitantes, calcula el llamado “índice de Felicidad Nacional Bruta”
  • La política nacional está guiada por el retorno en términos de felicidad de sus habitantes
  • La renta per cápita se ha multiplicado por siete desde 1980, hasta los 2.800 dólares al año

El cuarto Rey Dragón enfrentaba su primer año de reinado en Bután, un pequeño estado que había sido dependiente de India hasta 1949. Jigme Singye Wangchuck contaba diecisiete años y su país sufría pobreza. El joven monarca afrontó la crisis creando el índice de Felicidad Nacional Bruta (FNB), un registro que mide la felicidad de los butaneses, más allá de su situación económica.

Bután, con 735 mil habitantes, se enclava en la cordillera del Himalaya, al sur de China y al norte de la India. Su sistema de gobierno es una monarquía parlamentaria, en la que la máxima autoridad es el rey, aunque el poder ejecutivo reside en un gobierno elegido por sufragio universal.  La monarquía la representa en la actualidad Jigme Khesar Namgyel Wangchuck, hijo del creador del FNB.

El modo de vida de este país bebe de la filosofía budista, lo que se traduce en la preminencia de la felicidad y el bienestar, así como el paso a un segundo plano de los bienes materiales.

Leer más: Cómo ser feliz: 80 años de estudio de Harvard revelan las claves

Por resumir, los parámetros con los que el Centro de Estudios de Bután mide la FNB son: el bienestar psicológico, el uso del tiempo, educación, cultura, resiliencia ecológica, salud, el nivel de vida, gobierno y vitalidad de la comunidad.

De ese modo, la política de Bután está guiada por la búsqueda de la felicidad de sus habitantes. No obstante, eso no se ha reflejado del todo en los índices, mientras que la situación económica sí que ha mejorado de manera notable, tal y como calcula el FMI.

Evolución del FNB en Bután
Evolución del FNB en Bután FMI

El índice ha mejorado un 1,7% en cinco años

Desde 1980, la economía de este país asiático “ha tenido un buen desempeño en los últimos años”, dice el FMI. El PIB per cápita se ha incrementado desde los 400 dólares anuales en 1980, hasta los 2.800 dólares en 2016, siete veces más, hasta acercar a la nación al rango medio de ingresos mundiales.

En lo que respecta al índice de felicidad, ha mejorado un 1,7% en cinco años. Los datos del Centro de Estudios de Bután reflejan la evolución desde 2010 hasta 2015, cuando la felicidad de los habitantes de Bután mejoró desde el 0,743 hasta el 0,756, sobre un índice de uno.

Por el contrario, según los datos del Banco Mundial, el PIB per cápita se ha elevado un 20,7% durante ese mismo periodo. Así, en este país se materializa la denominada “paradoja de Easterlin”. Según ese concepto económico, se pone en cuestión que el progreso económico sirva para mejorar el nivel de felicidad de las personas.