Pasar al contenido principal

El expresidente de Cabify en Europa califica la tasa Google como "contraproducente" y cree que desincentivará la creación de compañías tecnológicas en España

Mariano Silveyra Cabify
Cabify
  • El Ministerio de Hacienda ha adelantado a noviembre el cobro de la tasa Google, a pesar de que aún no ha sido aprobada por el Congreso. 
  • El gravamen pretende que las grandes compañías tecnológicas, como Facebook o Amazon, paguen impuestos en España, asegura el Ejecutivo.
  • El expresidente europeo de Cabify y vicepresidente de Asuntos Públicos de la compañía, Mariano Silveyra, subraya en una entrevista con Business Insider España la oposición de la empresa al impuesto: "Al final, terminas castigando al local".
  • "Estás desincentivando que se creen compañías tecnológicas de componente nacional, que se creen y que nazcan aquí. Creo que aquí lo que se debería de poder buscar realmente es que se pudieran crear más Cabifys", asegura.
  • La plataforma de coches con conductor, que marcó un hito al convertirse en el primer unicornio español, ya opera en 12 países y ha logrado la rentabilidad en 2019, registrando un beneficio neto de 2,7 millones de euros en España.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Cabify cree que un impuesto como la nueva tasa Google, que el Gobierno quiere empezar a cobrar en noviembre, perjudica la creación de nuevas empresas nacionales y es un gravamen "contraproducente".

Así lo asegura el expresidente europeo de Cabify, también vicepresidente de Asuntos Públicos de la compañía, Mariano Silveyra, en una entrevista con Business Insider España.

"Al final terminas castigando al local", remarca Silveyra, "y no terminas generado ningún impacto ni ningún castigo para el que viene de fuera. Y me imagino que el sentido no era ese", puntualiza.

Por eso, sugiere que se revise la tasa.

"Quizás eso es algo que habrá que revisar porque, en definitiva, está logrando el efecto contrario. Estás desincentivando que se creen compañías tecnológicas de componente nacional, que se creen y que nazcan aquí".

El gravamen —recogido en el Proyecto de Ley del Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales— busca que las grandes tecnológicas paguen más impuestos en España. Pretende recaudar 968 millones de euros la banca paga 2.000 millones en impuesto de Sociedades— y responde a una preocupación en todo el mundo por los impuestos que abonan las tecnológicas en los países en los que operan.

Leer más: Los viajes corporativos se disparan un 30% en Cabify durante la desescalada: las empresas quieren que sus empleados eviten el transporte público para ir a la oficina

En ese sentido, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, defendió el domingo la tasa Google insistiendo en que estas grandes corporaciones "no están pagando impuestos" en España y que es urgente que así sea.

"Lo que se debería buscar realmente es que se pudieran crear más Cabifys"

Cabify no tiene claro si el impuesto le afectará o no, según matiza Silveyra —en principio va destinado a las empresas que ingresen al año más de 750 millones de euros en todo el mundo y 3 millones en España, en cuyo caso Cabify estaría por debajo de la exigencia global—. No obstante, el directivo de la ride hailing señala que el Gobierno debería apoyar a las compañías españolas. 

"Entendemos que de, alguna forma, se debería buscar premiar la iniciativa de compañías que realmente tenemos nuestra sede aquí, tributamos por el 100% de la actividad aquí".

"Creo que aquí lo que se debería de poder buscar realmente es que se pudieran crear más Cabifys, creo que el gran desafío aquí es cómo le dan las herramientas a las startups tecnológicas para que puedan realmente cumplir su sueño, puedan crecer, puedan desarrollarse y puedan salir a nuevos mercados, abrirse, como hizo Cabify en 2011, a conquistar nuevos mercados en Latinoamérica y, sobre todo, crecer para impactar positivamente en la vida de millones de personas", apunta.

"Todo lo que sean incentivos para poder hacer eso, genial, Cabify estará a favor. Todo lo que sean trabas y requisitos y problemas burocráticos es algo que realmente intentaremos trabajar de la mano de la Administración para poder resolverlo como hemos dicho siempre", zanja.

En la opinión del directivo, el impuesto es "contraproducente" porque obliga a pagar más a las empresas españolas: "Estás pagando un impuesto adicional por el 100% de tu volumen de actividad cuando una compañía tecnológica que compite contra ti estaría pagando un impuesto adicional pero por un volumen de actividad ínfimo".

"Y la verdad es que no hay ningún castigo o ningún desincentivo porque una compañía tecnológica que tenga su origen en Europa, por ejemplo, en Ámsterdam o en Irlanda, porque el volumen de actividad que declara aquí en España, que sería afectado por este nuevo impuesto a pesar de que le afectaría, sería ínfimo. Si declaras aquí servicios de marketing por 30.000 euros, ya verás dónde está el impacto o el desincentivo para que deje de hacerlo".  

Cabify ha anunciado recientemente que en 2019 consiguió por primera vez la rentabilidad, registrando un beneficio neto de 2,7 millones de euros en España. Por ahora no había logrado la rentabilidad –en 2018 registró pérdidas de 1,8 millones–, pero luchaba por llegar a alcanzar el beneficio operativo antes que Uber.

La empresa marcó un hito al convertirse en el primer unicornio español, y ahora está presente en 12 países y cuenta con más de 400.000 conductores asociados.

Sobre este mismo tema se ha manifestado también la vicepresidenta de Amazon y responsable en Italia y España, Mariangela Marseglia, en otra entrevista con Business Insider España, subrayando que un impuesto unilateral no es una buena solución, sino que debería regularse a nivel global.

Leer más: Mariangela Marseglia, responsable de Amazon en España, lamenta que Hacienda quiera adelantar el cobro de la tasa Google: "El mercado no es solo un país, necesitamos normas globales"

"Estamos absolutamente a favor de una solución compartida dirigida por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)", indica Marseglia.

La llamada tasa Google se debate en el Pleno del Congreso hoy y contra ella se posicionarán PP, Vox y Ciudadanos, al considerar que podría provocar una fuga de capitales a otros mercados.

El proyecto de ley del impuesto ya se había aprobado en Consejo de Ministros en febrero, tras lo que debe votarse en el Congreso una vez se acuerden las enmiendas pertinentes. Aunque ya había llegado a esta cámara anteriormente, la convocatoria última de elecciones llevó a que su votación se pospusiera.

Y además