Pasar al contenido principal

Cabify instala mamparas en todos sus coches para prevenir contagios de coronavirus

Cabify mamparas
Mampara que separa al conductor de los pasajeros en una imagen promocional de Cabify. Cabify
  • Cabify está instalando mamparas en todos sus coches que separan el espacio del conductor del pasajero, para prevenir los contagios de coronavirus.
  • Asegura que la mitad de sus coches ya cuentan con ellas, y que está trabajando en instalarlas en el resto de vehículos.
  • Además, Cabify ahora proporciona un kit con mascarillas, guantes y gel de manos a sus conductores.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Cabify está instalando mamparas en todos sus coches que separan el espacio del conductor del pasajero, para prevenir los contagios de coronavirus.

Así lo ha comunicado este martes la empresa y lo ha explicado a Business Insider España el presidente europeo de Cabify y vicepresidente de Asuntos Públicos, Mariano Silveyra, insistiendo en la importancia de hacer ver a los pasajeros que la compañía está preocupada por su seguridad.

"No es lo mismo ver un conductor sin mascarilla que ver un conductor con mascarilla, que ver un vehículo con una mampara que no verlo. Y hay una serie de condiciones que de alguna forma, como usuario, tú te sientes más tranquilo sabiendo que las manillas de la puerta y una serie de puntos de contacto han sido desinfectados cada vez que un usuario se haya bajado del vehículo", ha repasado.

"Es un desafío al que hemos puesto prácticamente todo el foco de la compañía en trabajar en eso y poder dar ese diferencial de valor", ha remarcado, remarcando la necesidad de cuidar estos detalles, ya que "cuando un usuario decide utilizar un servicio de movilidad, te diría que la seguridad es la principal palanca o el principal motivo de decisión", ha afirmado.

"Es algo que consideramos bastante relevante y que el usuario es bueno que lo sepa y se sienta seguro".

La empresa asegura que casi la mitad de su flota ya cuenta con estas mamparas, y que está trabajando en instalarlas en el resto de vehículos. Con esta iniciativa, Cabify está siguiendo las recomendaciones de la Comunidad de Madrid, que aconsejó "la instalación de pantallas plásticas flexibles" tras el paso a la Fase 1.

Esta se suma a otras medidas que había tomado Cabify a principios de mayo que incluían repartir a los conductores un kit con mascarillas, guantes y gel de manos –hasta entonces, se las había provisto el Ministerio de Fomento– y a un protocolo que implantó cuando empezó la crisis sanitaria.

Además, Cabify está llevando a cabo un control del cumplimiento de las medidas de seguridad que ha impuesto a sus conductores, mediante mystery shoppers, o personas que se hacen pasar por clientes pero que han sido contratados para probar un servicio, y mediante un cuestionario que ha incluido en la aplicación, donde los pasajeros valora su experiencia.

Leer más: Cabify logra su primer beneficio neto anual y presume de haber alcanzado la rentabilidad antes que Uber

También ha anunciado que ahora su aplicación va a permitir que tanto conductores como pasajeros puedan cancelar su trayecto si observan faltas de medidas de protección frente a la enfermedad al llegar el vehículo al punto de recogida, una funcionalidad que se irá activando en las próximas semanas.

Cabify ha invertido un millón de euros en medidas de protección ante el COVID-19 a nivel mundial, 60.000 euros en España, según ha asegurado a los medios.

Las plataformas que conectan coches de empresas de VTC con pasajeros interesados en esos viajes han sufrido la pandemia del coronavirus, dado que ha llevado a imponer confinamientos obligatorios en países de todo el mundo, lo que ha hecho caer en picado sus ingresos.

Por eso, los 450 trabajadores de Cabify en España se encuentran en ERTE, con reducción de jornada al 50%.

Leer más: El CEO de Uber en España responde a Cabify que su negocio de coches lleva años siendo rentable

En ese sentido, y para aumentar sus casi inexistentes ganancias de abril, Cabify lanzó un servicio de paquetería al estilo de Glovo pero con sus coches (opción que también explora Uber, pero por ahora no en España). La empresa continúa prestando este servicio después de que Madrid le haya abierto un expediente sancionador por considerar que no tiene permiso para ello, algo que Cabify niega.

Por su parte, los viajes en Uber se han desplomado un 80% por el coronavirus, lo que ha llevado a que la americana despida a miles de personas en todo el mundo (un 25% de la plantilla) y recorte gastos para capear el temporal. Cabify no ha aportado cifras de cuánto han caído sus reservas en este periodo, ni en España ni a nivel mundial.

Y además