Pasar al contenido principal

¿Por qué cae la bolsa? Preguntamos a analistas de Goldman Sachs, UBS, Deutsche Bank y otros para entender qué pasa en los mercados de valores

Trabajadores de Wall Street.
Trabajadores de Wall Street. Thomson Reuters
  • Las bolsas de todo el mundo comenzaron a caer el pasado lunes en medio del temor a que los bancos centrales restrinjan la política monetaria.
  • Según los analistas de Goldman Sachs, los datos son "fundamentalmente buenos".
  • Hemos preguntado a varios analistas de grandes bancos y operadoras de bolsa para conocer qué es lo que está pasando.

LONDRES - El lunes pasado, las bolsas de todo el mundo cayeron en picado durante cerca de 24 horas. Fue la caída de puntos más grande de de la historia del Dow Jones.

Los agentes y corredores de bolsa temen que la inflación en Estados Unidos aumente más rápido de lo esperado y fuerce a la Reserva Federal de EE. UU. a endurecer su política monetaria también más rápido de lo previsto. Una decisión de ese tipo podría significar peores condiciones económicas para las empresas, sobre todo para las que han crecido acostumbradas a financiarse de forma continua y a buen precio en los años posteriores a la crisis financiera de 2008.

Business Insider ha preguntado a analistas de grandes bancos y operadoras de bolsa para saber qué piensan sobre la venta masiva en las bolsas. Por el momento, no parece existir consenso sobre si el mercado ha tocado fondo o no.

Esto es lo que nos han contado:

UBS Wealth Management: "Las caídas del mercado de esta magnitud no son tan raras"

Pantalla con el estado del Dow Jones en la bolsa de Nueva York
El Dow Jones en la Bolsa de Nueva York (EE. UU.) el pasado lunes. REUTERS/Brendan McDermid

Mark Haefele, responsable global de inversiones en UBS Wealth Management: "Aunque la velocidad de la caída del mercado durante la última semana ha sido vertiginosa, las caídas de esta magnitud tampoco son tan raras. En los últimos 40 años, las acciones de EE.UU. han bajado un 10,6% de media interanual entre el punto más alto y el más bajo durante los mercados alcistas".

"Y el telón de fondo es básicamente positivo: el crecimiento global de los mercados está por encima de lo esperado y las ganancias empresariales saneadas se mantienen intactas. De hecho, durante la venta masiva de acciones del lunes [que en términos de mercado se conoce por el anglicismo sell-off] , el índice ISM no manufacturero de Estados Unidos subió más de lo previsto hasta el 59,9. Las nuevas órdenes de compra y los indicadores de empleo también subieron, lo que sugiere que la tendencia subyacente de crecimiento [económico] se mantiene. Respecto a otros indicadores, el PMI de Japón subió hasta su punto más alto en tres meses; en China, el PMI del sector servicios alcanzó su punto más alto en seis años".

"En nuestra opinión, el riesgo de que la Reserva Federal aumente demasiado rápido los tipos de interés y provoque una recesión en Estados Unidos durante los próximos dos años es muy bajo. Mientras tanto, el retorno medio del S&P 500 en los años donde no ha habido recesión desde 1960 ha sido del 15%. Además, en los anteriores picos de volatilidad (cuando el VIX supera su percentil 90), el S&P 500 ha reflejado ganancias en periodos de 12 meses durante el 87% del tiempo, con un retorno medio de las inversiones del 22%".

"Dicho esto, es probable que los mercados permanezcan volátiles a corto plazo. Una caída de un solo día tan fuerte como la del lunes podría obligar a seguir vendiendo, ya que algunas estrategias sistemáticas se ven forzadas a desapalancarse, y otros inversores se enfrentan a la reposición de las garantías antes de que los inversores a largo plazo como los fondos de pensiones puedan comenzar a reequilibrar sus activos y puedan comprar las acciones devaluadas".

 

Goldman Sachs: "No creemos que [la caída] se traduzca en un mercado bajista"

Goldman Sachs sobre la caída del mercado y el Dow Jones
Thomson Reuters

Ian Wright, director ejecutivo en Goldman Sachs: "No nos sorprende la caída de la renta variable en tanto que estábamos más sorprendidos por la velocidad de las subidas a principios de año, lo que aumentó el riesgo de una corrección. Sin embargo, en mitad de la gran liquidación (sell-off) en las bolsas, los datos macroeconómicos de la semana pasada fueron buenos: tanto el ISM manufacturero de Estados Unidos como el de servicios rondaban los 59 puntos. Por otro lado, los datos publicados en Estados Unidos sobre los salarios indican un consenso sobre el aumento del empleo".

Leer más: Los analistas creen que el Dow Jones entra en fase de corrección tras las últimas caídas

"Hasta ahora, nuestros economistas no están preocupados por el endurecimiento de las condiciones financieras. No creemos que la situación pueda desembocar en última instancia en un mercado bajista y creemos que se mantendrá la oferta sorbe las acciones en los próximos 12 meses. Como ya hemos escrito en otras ocasiones, mientras los datos de crecimiento sean buenos, nos mantendríamos en un riesgo a largo plazo y podríamos soportar caídas de entre el 5% y el 10% en lugar de llegar a un mercado bajista total, por ejemplo, a través de una extensión generalizada de las opciones de venta".

 

Bank of America Merrill Lynch: "Esperamos que la crisis centrada en la renta variable desaparezca"

Bank of America analiza por qué cae la bolsa
REUTERS/Shannon Stapleton

El equipo de análisis de derivados de Bank of America Merrill Lynch (BAML): "Aunque las preocupaciones sobre el riesgo de los tipos de interés es el relato común, en realidad siguen siendo bastante bajos. Sin embargo, las mayores alternaciones del mercado parece ser más el resultado de los movimientos en la compra y venta de acciones y el volumen de operaciones en corto, el cual ha generado el mayor aumento del índice de volatilidad (VIX) de futuros en la historia. Lo que, además, muestra que tanto el valor de los fondos de cobertura más frágiles y volátiles como algunas estrategias de venta en corto corre el riesgo de desaparecer". 

"Es probable que los fondos cuánticos (fondos CTA o buscadores de tendencias y fondos de paridad de riesgo) hayan contribuido a la venta de acciones en uno de los apalancamientos más grandes en la historia de nuestros modelos. Su impacto, sin embargo, debería disiparse con rapidez".

"A falta de un contagio a los tipos de interés, esperamos que esta crisis centrada en las acciones se desvanezca y el VIX se reduzca a través de las opciones de venta. Sin embargo, [el episodio del lunes] es otra llamada de atención de que las acciones han infravalorado en su precio el riesgo". 

Accendo Markets: "Una tormenta perfecta"

Brokers preocupados durante la caída del Dow Jones.
REUTERS/Lucas Jackson

Michael van Dulken, jefe de investigación en Accendo Markets: "Mientras que los orígenes y los impulsores [de la caída] se debatirán durante días, parece más bien el resultado de una tormenta perfecta. En ella vemos que hay varias causas incluidas (aunque puede haber más): un 2017 de crecimiento acelerado que llegó hasta enero, baja volatilidad, tipos de interés bajos, un exceso de optimismo y complacencia, un sobreapalancamiento e ingeniería financiera de más. Todo esto llevado hasta un punto crítico que desencadenó que los inversores reaccionaran a la posibilidad de una subida más rápida de los tipos de interés y el aumento de la rentabilidad de los bonos como la receta perfecta para poner en peligro el mercado actual".

 

Deutsche Bank: "El riesgo aumenta y en 2018 podríamos vivir momentos de grandes ajustes"

La caída de la bolsa explicada por DEUTSCHE Bank
REUTERS/Luke MacGregor

Jim Reid, estratega macro de Deutsche Bank: "Si piensas que la semana pasada fue un shock para la renta fija, imagina tan solo que pasaría si realmente viésemos que las cifras del IPC, la inflación, superaran de forma sistemática las previsiones a los dos lados del Atlántico".

"Desde nuestro punto de vista, los mercados globales de bonos y valores todavía siguen configurados para un periodo de baja inflación por delante. Sin embargo, en nuestro repaso general a las previsiones de 2018, la mayor diferencia [con otros analistas y agentes de mercado] es que la mayoría no creía que la inflación se comportara tan mal a la hora de subir en 2018 como preveíamos. Por tanto, no creo que los mercados estén realmente preparados si lo hace".

"El aumento de los ingresos medios por hora en los EE. UU. (el 2,9% interanual frente al 2,6% previsto) no es una tendencia, pero como hemos estado diciendo desde hace varios meses, en nuestra opinión, todo está preparado para una mayor inflación en los EE. UU. este año (por ejemplo, la rigidez del mercado laboral, el recorte de impuestos en los últimos meses, el tradicional desfase entre el crecimiento y la inflación, etc.). Si no sucede este año con todas las condiciones para ello, tendrías que tirar todos tus libros de texto y manuales económicos".

Leer más: La falta de perfiles especializados, y no el mercado bajista, preocupa a las empresas de criptomonedas

"En términos de qué impacto tendría una mayor inflación. Sólo tienes que ver el precio de las acciones de la semana pasada para intuirlo. Los bonos del Tesoro de Estados Unidos subieron 19 puntos básicos (más de 5,1 puntos básicos el viernes 2), el S&P 500 bajó un 3,85% (un -2,12% el viernes 2) y el índice de volatilidad VIX pasó de 11,08 a 17,31 durante la semana".

"En el proceso, los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años alcanzaron su rendimiento más alto desde enero de 2014, el S&P500 tuvo su peor día desde septiembre de 2016 y el VIX subió a su nivel más alto desde la semana de la victoria electoral de Trump hace 15 meses. Así que, realmente, para el volumen de acciones ya hemos superado todos los niveles de 2017 y principios de 2018". 

"Este tránsito a una inflación más alta y rentabilidades más altas probablemente no será una línea recta, pero el incremento del riesgo prepara 2018 para convertirse en un año de grandes ajustes y picos en los mercados". 

 

ETX Capital: "No debería anunciarse ningún Armagedón"

Un corredor de bolsa en la Bolsa de Nueva York.
REUTERS/Brendan McDermid

Neil Wilson, analista sénior de mercado de ETX Capital: "Aún no hemos llegado a ese punto, pero las posibilidades de que esta venta masiva de acciones se convierta en un mercado bajista han aumentado de forma drástica. Si los inversores analizan el crecimiento subyacente de las ganancias y los básicos de la economía global, verán que hay razones para el optimismo. Sin embargo, una vez que comienza una estampida de este tipo es muy difícil detenerla".

"Así que si los fundamentos, lo básico, los grandes indicadores, están bien, esto se parece más a una liquidación de aciones impulsada por razones técnicas; nadie deberá anunciar el Armagedón. Muchas personas han notado que las acciones estaban infladas por los tipos de interés bajos y ahora necesitan reajustarlas a un periodo de mayor rentabilidad".

"Como se señaló el lunes, después de una década en la que los bancos centrales han estado buscando  la inflación, la renta variable y las acciones se han visto sorprendidas por lo que podría ser una repentina liberación de la inflación reprimida durante los últimos años y que favorezca el factor trabajo sobre el capital; una situación desconocida desde la crisis de 2008 en tanto que los tipos de interés ultrabajos y habían disparado el precio de los activos. Todo esto apunta a un mercado bajista de bonos con rentabilidades cada vez más altas, algo que podrían mantener la presión sobre las acciones y que complicaría el regreso de los inversores a este tipo de operaciones".

Leer más: Así se compara el último batacazo del Dow Jones con sus mayores caídas

"Los mercados de renta variable han estado pidiendo a gritos que el mercado de renta fija, los bonos, ofrezca un valor justo. Han sido diez años de especulación excepcional: préstamos casi al cero por ciento con un saludable 2% de retorno sobre las acciones. ahora, sin embargo, el aumento de la rentabilidad de los bonos ha acelerado el reajuste del mercado: el precio de las acciones tiene que bajar para ajustarse".

UBS: "Un reajuste en la valoración de los activos"

Un analista preocupado por la caída de los mercados
Reuters/Paul Hackett

Keith Parker y su equipo, estrategas de UBS: "Lo que hemos visto es un reajuste en la valoración de los activos ajustada a las previsiones de los mercados de que los tipos de interés se acerquen a los de la Reserva Federal, no el inicio de un nuevo régimen de correlación. Históricamente, la correlación positiva entre la renta variable y la renta fija (1966-1966) han coincidido con las subidas y caídas extremas de la inflación  así como una curva de Phillips [que muestra la relación entre inflación y desempleo] mucho más pronunciada".

Leer más: Estas son las tres teorías que explican por qué cae Wall Street y lo que significa para la economía

"Esta semana más compañías han empezado a pagar dividendos, algo que seguirá durante el mes de febrero y que se traducirá en más de 60.000 millones de dólares para inversores que, normalmente, reinvierten lo ganado. Además, el flujo de capitales, que se ha incrementado en enero, y las recompras de acciones suelen mejorar durante el primer trimestre [Q1]. La reinversión de ganancias para recompras también está volviendo a ocurrir. La repatriación de capitales también está impulsando las recompras netas del S&P500 hasta un nuevo máximo de 550.000 millones de dólares en 2018; las fusiones y adquisiciones de empresas ya han remontado en lo que llevamos de año y todo apunta a que seguirán subiendo".

 

ADS Securities: "Podríamos estar lejos de haber tocado fondo"

Una persona pasa por delante de la cotización de la bolsa.
REUTERS/Toru Hanai

Konstantinos Anthis, investigador de ADS Securities: "Parece la tormenta perfecta en los mercados de renta variable que han pasado rápidamente de ser un paisaje soleado y brillante a registrar fuertes pérdidas, algo de lo que podríamos estar lejos de haber tocado fondo. La combinación de un aumento de la rentabilidad de los bonos hasta por encima del 2,8%, el crecimiento por encima de los esperado de los salarios [en EE. UU.] –que sugiere que la Reserva Federal podría tener que endurecer su política monetaria más rápido de lo previsto–, y la incertidumbre sobre si el efecto previsto de las reformas fiscales de Trump llegará realmente a la economía real están lastrando el valor de las acciones". 

"Los pesos pesados del mercado y los inversores institucionales, sobre todo en Estados Unidos, parecen ver este sell-off como nada fuere de lo normal en la medida que las correcciones del 5% en los mercados de valores suelen ocurrir con mucha más frecuencia de lo que la gente común piensa. Sin embargo, si esta tormenta perfecta continúa desarrollándose y una nueva realidad de bonos con mayor rentabilidad y un ajuste monetario más agresivo se pone en marcha, los problemas con las acciones continuarán".

CMC Markets:"Una economía en mejora acelerará el ritmo de nuevas subidas de los tipos de interés"

Un broker en el mercado de valores de Nueva York
REUTERS/Lucas Jackson

Michael Hewson, director de análisis de mercados en CMC Markets: "Puede parecer contradictorio, pero la mejora de los datos económicos de Estados Unidos ha servido para aumentar la preocupación entre los inversores de que una economía en crecimiento acelerará el ritmo de las subidas de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos en los próximos meses".

"Existen de todos modos algunas reservas en el sentido de que si tenemos más días como estos [en referencia al lunes], la situación podría cambiar si los bancos centrales empiezan a temer que una política de ajuste demasiado agresiva cause más problemas de los que podría solucionar".

"Ha sido sin duda un estreno interesante para el nuevo jefe de la Reserva Federal de EE. UU., Jerome Powell".

 

Pantheon Marcoeconomics: "No esperamos que la caída continúe"

Imagen del mercado de valores de Nueva York
Thomson Reuters

Ian Shepherdson, economista jefe de Pantheon Macroeconomics: "Aunque llevamos tiempo esperando una corrección del mercado, no esperamos que la caída continúe. Es probable que los inversores sean más prudentes una vez se toque fondo, pero nos sorprendería ver que la caída libre se mantiene".

"En este punto, la caída de la cotización de las acciones no reduce en realidad la posibilidad de que la Reserva Federal suba los tipos en marzos. La situación podría cambiar si el mercado no mejora, pero eso no forma parte de nuestra previsión".

Te puede interesar