Pasar al contenido principal

Auge de las renovables y caída de los combustibles fósiles: la caída de la demanda energética mundial en 2020 será equiparable a la demanda de la India

Hombres limpian paneles solares
Reuters
  • La Agencia Internacional de la Energía estima que la demanda de eléctrica caerá un 6% en 2020, siete veces más que durante la crisis financiera de 2008.
  • La cifra es equiparable a perder toda la demanda energética de la India.
  • Las renovables cogen fuerza y, en paralelo, cae el consumo de petróleo, gas y carbón, lo que resultará en una caída del 8% de las emisiones de CO2 en todo el mundo.
  • Las renovables se articulan como la única fuente energética que aumenta la producción mientras la demanda de energía cae y los combustibles fósiles también durante la crisis del coronavirus.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El parón económico del coronavirus ha propiciado una caída de la demanda de electricidad histórica. Cada mes de confinamiento de la población implica una caída de la demanda anual de energía de un 1,5%, según un informe de la Agencia Internacional de la Energía. El organismo estima que la demanda caerá un 6% en 2020, siete veces más que durante la crisis financiera de 2008. La cifra es equiparable a toda la demanda energética de la India. Y en este marco, las mayores caídas las anotarán Estados Unidos y Europa, con un descenso del 9% y del 11% de la demanda de energía, respectivamente.

Las renovables cogen fuerza y, en paralelo, cae el consumo de petróleo, gas y carbón, lo que resultará en un descenso del 8% de las emisiones de CO2 en todo el mundo, según un informe de la Agencia Internacional de la Energía. El director ejecutivo de la entidad internacional, Datih Birol, sostiene que la industria energética que emergerá de este contexto será diferente a la anterior. Las renovables se articulan como la única fuente energética que aumenta la producción mientras la demanda de energía cae y los combustibles fósiles también. 

La demanda mundial de petróleo se ha desplomado en casi 9 millones de barriles diarios, es decir, un 9%, y se sitúa en su nivel más bajo desde 2012. La Agencia Internacional de la Energía considera que el acuerdo alcanzado por los países de la OPEP+ para reducir la producción de crudo no será suficiente para evitar un colapso mundial. 

Leer más: Qué se esconde detrás del histórico descalabro del petróleo en Estados Unidos: desequilibrio entre la oferta y la demanda, falta de almacenamiento para excedentes y parálisis económica

La demanda de carbón también cae un 8%, su nivel más bajo desde la Segunda Guerra Mundial. Su consumo ha descendido en China, Europa y Estados Unidos. Cuando cae el consumo de energía, las centrales de carbón son las primeras en sufrir las consecuencias. De hecho, quemar carbón es ya poco rentable en algunos países europeos (en favor de un gas más barato y las renovables) y la pandemia acelera su desaparición. La organización también prevé un descenso del consumo del gas de un 5% en 2020, la primera caída desde 2009. 

Mientras las renovables mantienen su prioridad a la hora de suministrar electricidad a la red y será la única fuente de energía que experimentarán un crecimiento este año. Y es que los generadores de energía solar, eólica e hidráulica pueden vender electricidad cuando las plantas de combustibles fósiles están apagadas para evitar la sobrecarga. Aun así, también el sector de las renovables sufre del parón de la actividad económica, con parques eólicos que han visto interrumpido su funcionamiento que se suman a la parálisis a la hora de construir nuevos parques.

Y además