Pasar al contenido principal

El desplome del precio del petróleo no implicará cambios estructurales para la industria aunque las empresas de exploración se verán más afectadas, según Moody's

Una explosión en una refinería de petróleo
Reuters
  • Moody's pronostica que la caída de precio del barril de Brent no supondrá un cambio estructural para las empresas del sector en 2020.
  • La volatilidad de los precios de las materias primas afectarán a las empresas de exploración y producción y de servicios petroleros, especialmente a las que necesiten financiación.
  • El sector de refino tendrá que encontrar el equilibrio entre una pronunciada caída en los precios de las materias primas y una menor demanda de hidrocarburos en 2020.
  • La agencia de rating estima que el precio del petróleo estadounidense (WTI por sus siglas en inglés para West Texas Intermediate) caerá a medio plazo y se mantendrá entre los 50 y los 70 dólares el barril en 2020.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El precio del petróleo vivió una jornada negra castigado el pasado lunes con un desplome histórico del 24%. Y pese al rebote del martes, el barril de Brent volvió a desplomarse el jueves hasta acercase a mínimos de 31 dólares el barril. La agencia internacional de rating, Moody's, considera que la caída del precio del petróleo y las desviaciones en el abastecimiento y la demanda a principios de 2020 no supondrán un cambio estructural para la industria petrolera global y no se espera que se produzca un cambio a largo plazo en las empresas del sector. 

La agencia contempla que el aumento de la volatilidad de los precios del petróleo y el gas natural afectarán directamente a las empresas de exploración y producción y de servicios petroleros, particularmente a aquellas que necesiten refinanciación durante los próximos doce meses.

Leer más: Repsol y su nuevo plan estratégico para ser neutra en carbono en 2050 se tambalea por la caída del precio del petróleo

La reciente caída del precio del crudo ha sido menos severa que el desplome que sufrió en 2015-2016, sostiene en su informe la agencia de rating. Por ello,“esperamos que las empresas de petróleo y gas gestionen activamente su liquidez en 2020, reduciendo el gasto de capital y reduciendo o suspendiendo la distribución de dividendo ante un flujo de caja más bajo y un acceso más limitado a los mercados de capitales”, apunta la firma en su informe.

El sector de refino tendría que encontrar el equilibrio entre una pronunciada caída en los precios de las materias primas y una menor demanda de hidrocarburos en 2020. Parece, eso sí, que las empresas del sector de distribución petrolífera y de gas podrían beneficiarse de la bajada de los precios de las materias primas y los contratos de protección para recoger, transportar y almacenar hidrocarburos.

En el informe Moody's estima que el precio del petróleo estadounidense o WTI (West Texas Intermediate) caerá a medio plazo y se mantendrá entre los 50 y los 70 dólares el barril en 2020. Aún así, contempla una modesta recuperación de los precios a finales del año. Todo ello asumiendo que la crisis del coronavirus haya sido controlada y que la actividad económica recuperase la normalidad. Aún así los precios finales del crudo estadounidense en 2020 serán significativamente más bajos a los del 2019, con un precio de referencia de 57 dólares el barril. 

Y además