Pasar al contenido principal

CaixaBank eleva su beneficio en el primer semestre un 54,6% hasta los 1.298 millones de euros

Logo de Caixabank, banca, La Caixa
CaixaBank
  • CaixaBank consigue aumentar su beneficio en el primer semestre un 54,6% hasta los 1.298 millones de euros.
  • 2,78 euros de cada 10 que ha ingresado el banco en este periodo proviene de comisiones.
  • Unas menores pérdidas por deterioro de activos financieros y unas dotaciones a provisiones más bajas, las claves del aumento del beneficio.

CaixaBank consigue cerrar el primer semestre de 2018 con un beneficio neto de 1.298 millones de euros, un 54,6% más que en el mismo periodo de 2017. La mejora respecto al ejercicio anterior ha llegado de la mano de un aumento de los ingresos de la entidad bancaria, un ligero recorte en los gastos, la mayor aportación del banco portugués BPI, unas menores pérdidas en lo que a deterioro de activos financieros se refiere y sobre todo, de la reducción de las dotaciones a provisiones.

En su informe de actividad y resultados remitido a la CNMV, el banco presidido por Jordi Gual ha anunciado que ya cuenta con 15,7 millones de clientes — de los cuáles 13,8 millones están en España — que acumulan un total de 366.163 millones de euros en activos, un 4,8% más que hace un año, con un aumento del 6,1% de los recursos en balance y del 1,8% de los activos bajo gestión, que alcanzan los 98.316 millones de euros.

Los ingresos totales de CaixaBank se han incrementado hasta el mes de junio un 8,7% hasta los 4.654 millones de euros. El margen de intereses crece un 3,5% hasta los 2.432 millones mientras que mediante las comisiones, el banco se ha embolsado en seis meses 1.293 millones de euros, un 3,3% más que en los seis primeros meses de 2017 suponiendo estas 2,78 euros de cada 10 que ha ganado la compañía.

De forma más detallada, el dinero conseguido por la entidad mediante las comisiones bancarias, de valores y otros ha descendido un 5,9%, mientras que se mantiene la tendencia de crecimiento de los ingresos por comisiones de los fondos de inversión al subir un 18,4%, los de planes de pensiones al crecer un 9,4% y los de comercialización de seguros, cuyos ingresos por comisiones han subido un 26,7%.

Aún así, el apartado que más ha contribuido a la mejora del margen bruto de CaixaBank se trata de los resultados de las entidades valoradas por el método de la participación, una partida que ha aumentado un 87,7% respecto al primer semestre del año pasado hasta aportar a los ingresos 503 millones de euros.

El negocio de las participaciones incluye los ingresos por dividendos, básicamente Telefónica (104 millones), y los resultados de las entidades valoradas por el método de la participación, que incorporan 118 millones de resultado neto —atribuido del Banco de Fomento de Angola— en el mismo periodo del año anterior se registró un resultado atribuido negativo de 97 millones derivado de la venta por BPI del 2% de la participación en BFA.

En el lado de los gastos, la contención de costes también ha contribuido —aunque de forma modesta— al crecimiento de los resultados. Y es que, a pesar del aumento del 4% que ha dejado en 2.304 millones de euros los gastos de administración y amortización recurrentes del semestre, la reducción en este periodo de los gastos extraordinarios —de 106 millones en los primeros seis meses de 2017 a 8 millones en los primeros seis meses de 2018— ha permitido que los costes se hayan reducido en 10 millones de euros.

Leer más: El secreto de Caixabank: es el banco que más clientes roba al Popular

La mayor aportación del banco portugués BPIque ha supuesto un total de 252 millones de euros incluyendo el resultado de sus participadas, también ha contribuido a la mejora del beneficio, pero sin duda, las partidas claves para la mejora del beneficio neto han sido la de pérdidas por deterioro de activos financieros y la de dotaciones a provisiones. Mientras que el primer semestre del año pasado CaixaBank destinaba 472 millones de euros al deterioro de activos financieros y 763 millones de euros a otras dotaciones a provisiones, este semestre "sólo" ha destinado 248 millones de euros al deterioro de activos financieros y 283 millones a dotaciones a provisiones. 

Las pérdidas por deterioro de activos financieros y otras provisiones disminuyen un 57% respecto al mismo periodo de 2017 — entonces recogían impactos extraordinarios negativos asociados a prejubilaciones y al saneamiento de la exposición en Sareb, y alcanzan los 531 millones, incluyendo una provisión de 204 millones de euros por la recompra del 51% de Servihabitat.

En cuanto a la rentabilidad del Grupo CaixaBank (Rote), ha mejorado hasta el 10,4% — en línea con el objetivo del Plan Estratégico para 2018 de entre el 9% y el 11% —, mientras que el Rote recurrente del negocio bancario y asegurador se ha situado en el 12%, con un resultado de 1.121 millones. El banco ha alcanzado una ratio Common Equity Tier 1 (CET1) fully loaded del 11,4%, tras el impacto extraordinario por la recompra de intereses minoritarios de BPI y del 51% de Servihabitat, en línea con el rango fijado en el Plan Estratégico, de entre el 11% y el 12%, y el capital total, en términos fully loaded, alcanza el 15,7%, por encima del objetivo del 14,5%.

Por su parte, el crédito bruto a la clientela se sitúa en los 225.744 millones, un 0,8% más que el año anterior, y la cartera creció un 1,6% (+3.366 millones); el crédito a particulares sano aumentó un 1,2% en el año (+6,3% en el trimestre), impulsado esencialmente por el crédito al consumo en España (+5% en el trimestre y 10,7% en el año), y la nueva producción de crédito hipotecario creció un 8%.

La ratio de morosidad de CaixaBank se ha reducido hasta el 5,3% (6,5% en junio de 2017 y 6% en diciembre de 2017), y los saldos dudosos han descendido hasta los 12.714 millones (-981 y -1.591 millones en el trimestre y desde diciembre, respectivamente), tras la gestión activa, que incluye la venta de carteras; la ratio de cobertura aumenta hasta el 56% (6 puntos porcentuales más que hace un año).

Te puede interesar