¿Calamares o sepia? Si te preocupa el colesterol esta es la tapa saludable que debes pedir

tapas del bar
Getty Images
  • Los calamares y la sepia son dos tapas populares de nuestro país que seguro que comerás en más de una ocasión este verano.
  • Pero si te preocupa el colesterol deberías tener en cuenta que una de ellas puede suponer algo más riesgo. No tanto por el aporte directo de colesterol en el marisco, sino por su forma de cocinado.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Verano y nada más común que tomarse unas raciones en una terracita. La variedad de estos platos puede ser amplia, pero sin duda, junto a las croquetas o la tortilla, los calamares y la sepia son dos de las tapas más populares.

Pero por mucho que gusten y aunque pueda no importarnos si engordan o no, ¿son saludables estas raciones, normalmente cocinadas en rebozado y excesivo aceite?¿Existen diferencias entre el calamar y la sepia? ¿Es más sano uno que otro?

A estas cuestiones ha respondido recientemente un artículo de El Español, mostrando que entre ambos moluscos existen algunos aspectos que tener en cuenta por su posible repercusión en la salud.

El calamar, más calórico, rico en sal y colesterol que la sepia

Como el resto del marisco, tanto el calamar como la sepia son una buena fuente de nutrientes importantes para tu cuerpo. Ambos te aportarán proteínas, ácidos grasos omega-3, minerales como selenio, yodo, fósforo, vitamina B12 y vitamina E.

Pero también viene cargados con otros componentes no tan recomendables para tu cuerpo, como por ejemplo, altos niveles de colesterol y calorías, sobre todo uno de ellos.

Mientras que 100 gramos de calamar aportan 80 calorías y 200 miligramos de colesterol, la misma cantidad de sepia conlleva 71 calorías y 110 miligramos de colesterol.

Cantidades que solo refieren a la carne del animal. Por lo que al añadir la fritura del rebozado o las salsas, como la mayonesa y el alioli, las cifras sobre todo de las calorías se dispararán.

Asimismo debe prestarse atención a la cantidad de sal que pueden añadir a tu cuerpo. El calamar aporta 425 miligramos de sodio por cada 100 gramos y la sepia hasta 370 miligramos.

El tipo de cocinado es lo que hará la tapa más o menos saludable

Puede que te haya sorprendido la elevada cantidad de colesterol presente en el calamar y la sepia. 

Pero esto no debería alarmarte en exceso, pues la investigación actual señala que la implicación del colesterol aportado por los alimentos no tiene un impacto tan destacado sobre el colesterol sanguíneo como se creía, tal y como remarcó con anterioridad en Business insider España el nutricionista Juan Revenga.

Es más, tu cuerpo incluso necesita cierta cantidad de colesterol para su funcionamiento, que puede obtener de la dieta — a partir de alimentos de origen animal— o fabricarlo él mismo. 

Si bien durante un tiempo la recomendación médica fue disminuir el consumo de alimentos con alto contenido en colesterol actualmente estas directrices se han eliminado — como pasó con el huevo— .

"Una cosa que hemos aprendido recientemente es que comer alimentos con alto contenido de colesterol en realidad no eleva el colesterol", explica en otro artículo de Business Insider, Kevin Ferentz, doctor en Medicina, presidente del departamento de Medicina Familiar y médico principal de GBMC Health Partners Primary Care en Towson (Maryland, EEUU).  

"Pero comer alimentos con un elevado nivel de grasa —especialmente grasas saturadas y grasas trans— puede elevar el colesterol, especialmente el LDL", añade. Y esta sí que es la cuestión a tener en cuenta a la hora de escoger la versión de tapa más saludable entre calamares y sepia.

Como ves, los niveles altos de colesterol malo, o lipoproteína de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés), están más asociados a la ingesta de grasas saturadas y trans. Cuyo contenido puede verse potenciado en los calamares si están cocinados a la romana, mientras que no será así cuando se consumen a la plancha, la versión más sana y en la que normalmente se prepara la sepia, (aunque ojo con las salsas).

Cuando los calamares se cocinan de esta forma, "el contenido graso y calórico del plato va a verse incrementado. Por estos motivos conviene que personas con niveles elevados de colesterol en sangre o que presenten un exceso de peso, limiten el consumo de este tipo de alimentos. Además el rebozado a base de harinas aporta hidratos de carbono que también se deben tener en cuenta", aconseja Serafín Murillo, asesor en Nutrición y Deporte de la Fundación para la Diabetes Novo Nordisk en la web de la organización.

Si además se cocinan en aceites muy reutilizados o de baja calidad al quemarse pueden contener grasas trans (y compuestos tóxicos), lo que sí aumentará tus niveles de colesterol malo.

Por lo que si tienes sobrepeso, afecciones cardíacas o el colesterol algo elevado mejor decídete por la versión a la plancha y deja los calamares a la romana para ocasiones muy puntuales.

Otros artículos interesantes:

¿Es mejor freír con aceite de oliva o girasol? La opinión de una experta en seguridad alimentaria

5 trucos de reducir el colesterol sin recurrir a los medicamentos

Lo que dicen los expertos sobre si es sano comer huevos todos los días