La agonía del hielo ártico: el científico que dirigió la mayor expedición al Polo Norte cree que podríamos haber cruzado la barrera del calentamiento global irreversible

Oso polar

Hans-Jurgen Mager/Unsplash

  • Markus Rex, el científico que dirigió la misión más grande del mundo al Polo Norte, cree que ya se ha desencadenado el punto de inflexión para el calentamiento global irreversible.
  • La expedición de 140 millones de euros trajo 150 terabytes de datos y más de 1.000 muestras de hielo marino ártico, que nunca se retiró tan rápido como en la primavera de 2020. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

El Ártico es una de las zonas del planeta que está viviendo de forma más rápida, atroz e implacable las embestidas del cambio climático y los efectos del calentamiento global: desde los incendios zombis a aguas más turbulentas, temperaturas récord, descongelación del permafrost y especies amenazadas por la extinción. No en vano un estudio de la revista Nature avisa de que los osos polares podrían extinguirse en 2100.

El hielo polar está bajo mínimos, y una de las autoridades más especializadas al respecto avisa de que podríamos haber alcanzado el punto de no retorno. Son palabras de Markus Rex recogidas por Science Alert. Es el investigador que dirigió la mayor expedición al Polo Norte, en la que participaron 300 científicos de 20 países distintos. 

"La desaparición del hielo marino de verano en el Ártico es uno de los puntos de inflexión que iniciamos primero cuando empujamos el calentamiento global demasiado lejos", señala. Son varios los análisis que estiman que el Ártico se está calentando dos veces más rápido que el resto de la Tierra. "En esencia, uno puede preguntarse si aún no hemos pisado la mina de este campo minado y ya hemos iniciado el comienzo de la explosión".

La expedición regresó a Alemania el pasado mes de octubre tras 389 días a la deriva por el Ártico. Bajo sus alforjas trajeron evidencias catastróficas de la agonía del Océano Ártico y el aviso de que estamos ante la puerta inminente de veranos sin hielo en el Polo Norte en un puñado de décadas.

La expedición de 140 millones de euros recogió 150 terabytes de datos y más de 1.000 muestras de hielo. Una de sus conclusiones más devastadoras fue que el hielo marino del Ártico se había retirado más rápido en la primavera de 2020 que desde el comienzo de los registros. También descubrieron que la propagación del hielo marino en verano fue solo la mitad que hace varias décadas.

Temperaturas de récord y menor superficie de hielo marino ártico

Deshielo ártico
Getty

Todos los datos señalan escenarios terribles que la humanidad rehúye mirar: 2020 se consideró el año sin invierno en Rusia y en verano los termómetros de Yakutia alcanzaron la temperatura más alta jamás registrada dentro del Círculo Polar Ártico: 38 grados centígrados.

La expedición liderada por Markus Rex demuestra los efectos del calentamiento global y el deshielo en el Polo Norte: el hielo tenía solo la mitad de espesor y las temperaturas eran 10 grados más elevadas que en la expedición Fram emprendida por los exploradores y científicos Fridtjof Nansen y Hjalmar Johansen en la década de 1890.

Todo está conectado y la naturaleza funciona como un juego de dominó, por lo que la menor superficie de hielo marino también implica mayor absorción de calor para el Océano Ártico en verano, enlenteciendo la formación de la capa de hielo durante el otoño. 

"Solo la evaluación en los próximos años nos permitirá determinar si aún podemos salvar el hielo marino del Ártico durante todo el año a través de una protección climática enérgica o si ya hemos pasado este importante punto de inflexión en el sistema climático", agregó Rex.  

El inmenso volumen de datos obtenido en su expedición alimentará el desarrollo de modelos para ayudar a predecir cómo se verían las olas de calor, las fuertes lluvias o las tormentas en 20, 50 o 100 años.

"Es doloroso saber que posiblemente somos la última generación que puede experimentar un Ártico que todavía tiene una capa de hielo marino en el verano", dice Stefanie Arndt, especializada en física del hielo marino. La capa es el espacio vital para osos polares y otras muchas especies. 

Entre los datos recopilados en la expedición se encuentran muestras de agua de debajo del hielo para estudiar el plancton vegetal y las bacterias y comprender mejor cómo funciona el ecosistema marino en condiciones extremas. Para ello se midieron más de 100 parámetros de forma casi continua durante todo el año.

Otro estudio publicado por científicos climáticos de la UCLA en Nature Climate Change señala que el cambio climático se encamina a propiciar que el Océano Ártico no tenga capas de hielo durante temporadas del año, algo que podría suceder entre los años 2044 y 2067. Las observaciones satelitales hallan que la cantidad de hielo ha disminuido un 13% por década desde 1979.

En una investigación que midió el deshielo de Groenlandia se descubrió que la capa de hielo de esta región se está derritiendo a la velocidad más acelerada registrada en los últimos 12.000 años, un fenómeno que afectará a todo el mundo y podría provocar una subida del nivel del mar de entre 2 y 10 centímetros. 

Otros artículos interesantes:

El deshielo y las explotaciones acuíferas han cambiado la deriva de los polos, según un estudio que ha analizado durante 40 años el almacenamiento de agua terrestre

El deshielo del Ártico podría desencadenar la propagación de virus antiguos

El cambio climático es culpable de una de cada tres muertes relacionadas con el calor que se han producido en los últimos 30 años