Pasar al contenido principal

Un estudio de Harvard descubre cómo afecta la ropa interior masculina ceñida a la calidad y cantidad del esperma

  • Tu elección a la hora de elegir tu ropa interior podría afectar, a la larga, a la cantidad de esperma que eres capaz de generar.
  • Los resultados arrojados por recientes investigaciones dejan el descubierto que los hombres  que tenían ropa interior menos ajustada tenía una mayor cantidad y calidad de esperma. 
  • Así que, si eres amante de este tipo de prendas, igual lo tienes más difícil a la hora de tener un bebé
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo.

Los calzoncillos fueron introducidos en la década de 1920, bueno, los bóxers. Esta prenda se dejaba caer alrededor de las piernas, dándole a los boxeadores toda la libertad que necesitaban para moverse alrededor del ring. Y bueno, una década después llegaron los slips. Ofrecían una opción más elegantes y ajustada, también lanzaban la clásica pregunta; ¿Bóxers o calzoncillos? Y resulta que, después de todo, podría haber un claro ganador. Sí, usar ropa interior ajustada puede reducir el recuento de espermatozoides.

Lo has leído bien: el uso de ropa interior ajustada pude reducir el recuento de espermatozoides. Resulta que, si la ropa interior es demasiado ajustada, empuja los testículos más cerca del cuerpo, aumentando la temperatura en el proceso. Y eso son malas noticias para el esperma que hay dentro. La producción de esperma de un hombre está en su mejor momento cuando sus testículos están más fríos que su temperatura corporal central, de 2 a 4 grados centígrados, para ser exactos.

Leer más: Un estudio concluye que las mujeres que consumen comida rápida tardan más en quedarse embarazadas

Es por eso que los testículos cuelgan hacia abajo, lejos del cuerpo en la mayoría de los mamíferos. Así que, cuando usas ropa interior ajustada, el aumento de temperatura resultante puede dañar el esperma y, potencialmente, también tu fertilidad. Los científicos han estado estudiando esta relación entre el calor corporal y la fertilidad durante años, varios estudios demuestran que los hombres que trabajan en condiciones de alta temperatura como los panaderos y los operadores de hornos de cerámica, son más propensos a tener problemas de fertilidad que los hombres que trabajan en empleos “más fríos”.

Pero los hornos son mucho más cálidos que el cuerpo humano. Así que no fue hasta hace poco que los investigadores descubrieron que sí, incluso un pequeño aumento de la temperatura puede causar problemas. En 2018, investigadores de Harvard publicaron el estudios más grande sobre el tema hasta la fecha. Analizaron a 656 hombres que buscaban tratamiento en centros de fertilidad y registraron su preferencia de ropa interior diaria: bóxers, no bóxers, calzoncillos o slips. Sin duda, los hombres que usaban calzoncillos, tenían un 33% más de esperma móvil, del tipo que puede nada y fertilizar con éxito un óvulo. También tenían más espermatozoides en general, alrededor de un 25% más en las muestras recolectadas. Pero los investigadores también encontraron algo que no esperaban. Los hombres del grupo que no usaban bóxers tenían niveles más altos de algo llamado hormona foliculoestimulante, o FSH. La FSH es liberada por la glándula pituitaria para ayudar a aumentar la producción de esperma en los testículos.

Por lo tanto, los investigadores piensan que un aumento en los niveles e FSH podría ser la forma que tiene el cuerpo de compensar la baja producción de esperma. Y aunque ambos grupos de hombres aún tenían suficiente esperma necesario como para concebir un hijo, los investigadores descubrieron que la ropa interior ajustada podría poner en peligro la fertilidad de los hombres que ya sufren bajo recuento de esperma. Afortunadamente los hombres jóvenes y sanos tienden a producir esperma continuamente, por lo que es posible revertir el daño causado por el uso de ropa interior ajustada, simplemente cambiando a una opción menos restrictiva.

Y además