30 minutos de caminata al día pueden ayudar a tratar los síntomas del COVID persistente, desde la diabetes hasta la depresión

a woman walking a dog in a sunny park with a cityscape in the background

Oscar Wong/Getty Images

El ejercicio regular puede ayudar a aliviar los síntomas de depresión y diabetes relacionados con el COVID persistente, según un nuevo trabajo de investigación publicado en Exercise and Sports Science Reviews.

Aunque la investigación sobre el COVID prolongado todavía se encuentra en curso, la evidencia actual sugiere que la inflamación causada por la infección puede desencadenar una cascada de efectos secundarios en algunas personas, como el empeoramiento de la salud mental y la alteración de los niveles de insulina que causan estragos en el azúcar en la sangre.

El resultado del fenómeno puede ser un "círculo vicioso" de inflamación y estrés que conduce a problemas de disfunción celular, según la doctora Candida Rebello, autora principal del estudio y científica investigadora del Centro de Investigación Biomédica de Pennington.

11 síntomas silenciosos del COVID persistente

Rebello y otros investigadores de Pennington revisaron la investigación disponible y descubrieron que se ha demostrado que el ejercicio alivia las causas fundamentales de la depresión y la ansiedad relacionadas con el COVID en curso, lo que podría interrumpir el ciclo dañino.

"El ejercicio aborda cada uno de estos componentes, el estrés, la respuesta inmunitaria, la inflamación y la sensibilidad a la insulina", reveló a Insider.

Si bien la hipótesis aún no se ha probado en pacientes con COVID de larga duración, incluso el ejercicio menos intenso como caminar puede ayudar a aliviar el estrés y restaurar la sensibilidad a la insulina y tal vez prevenir o reducir complicaciones como la depresión y la diabetes, teorizan los investigadores, basándose en diversas investigaciones.

Cualquier ejercicio puede ayudar, pero la actividad aeróbica moderada es la más beneficiosa

Tanto el ejercicio aeróbico, o cardio, como el ejercicio anaeróbico, como levantar pesas, tienen beneficios para la salud, y ambos pueden ayudar a mejorar los síntomas como el estrés y la inflamación relacionados con el síndrome de COVID crónico, según Rebello.

Sin embargo, el ejercicio aeróbico se ha relacionado con más mejoras en la sensibilidad a la insulina, por lo que correr, andar en bicicleta o caminar pueden ser más útiles para tratar la diabetes, dijo.

Tampoco es necesario realizar un inmenso esfuerzo.

"Cuando se trata de la intensidad del ejercicio, hay una respuesta tan variable. Depende de cada individuo", apunta la especialista.

Una buena meta es 30 minutos de ejercicio aeróbico moderado al día, dijo, según las recomendaciones generales actuales y las conclusiones de los principales estudios. 

Sudar para sanar: si quieres calmar los síntomas de la ansiedad, el deporte intenso es el que mejor funciona

Empezar por niveles menos exigentes también puede resultar un buen punto de partida, especialmente si uno de los efectos secundarios del COVID persistente es la fatiga o agotamiento prolongado. 

"Si tienes fatiga, comienza despacio y aumenta gradualmente. No importa dónde comiences, siempre y cuando sigas las recomendaciones", anota. 

Hay razones para pensar que el ejercicio también podría ayudar a aliviar la fatiga como un síntoma persistente de COVID.

"No puedo decir nada definitivo, pero se ha demostrado que el ejercicio mejora la fatiga en otras condiciones. Yo especularía que también funcionaría en casos prolongados de COVID", destaca Rebello.

Investigaciones anteriores sugieren que el COVID prolongado puede causar fatiga y debilidad al dañar las mitocondrias que alimentan las células, y el ejercicio moderado puede ayudar a fortalecerlas para estimular la recuperación de la enfermedad. 

Comenzar una rutina de ejercicios ahora puede ser preventivo

Se necesita más investigación para probar cómo el ejercicio podría beneficiar a los pacientes con COVID con síntomas a largo plazo, dijo Rebello. De hecho, un próximo estudio financiado por los NIH ayudará a lograrlo.

Mientras tanto, sin embargo, existen muchas evidencias actuales que apuntan a que el ejercicio tiene muchos beneficios. Entre otros, la actividad física está vinculada con un mejor estado de ánimo y un sistema inmunológico más saludable.

Para aumentar tus posibilidades de evitar el COVID prolongado y desarrollar una rutina de ejercicios consistente, la mejor opción es comenzar a hacer deporte ya, independientemente de que experimentes síntomas o no a largo plazo.

"Si has tenido COVID, haz ejercicio", dice. "La probabilidad de prevenir los síntomas a largo plazo es bastante buena". 

Otros artículos interesantes:

"No puedo leer más de dos páginas seguidas y ver la tele me provoca espasmos": 5 personas que sufren covid persistente cuentan por qué no pueden seguir con su vida como antes

Una científica sudafricana arroja luz sobre el misterio del COVID persistente, que ya afecta a 100 millones de personas

No hacen falta 10.000 pasos al día para estar sano: caminar entre 7.000 y 8.000 es suficiente, pero con una condición

Te recomendamos