Pasar al contenido principal

El campo magnético de la Tierra se está debilitando en una zona comprendida entre África y América del Sur

Evolución de la Anomalía (magnética) del Atlántico Sur
Situación de la Anomalía (magnética) del Atlántico Sur en agosto de 2019. Captura Youtube/ 'ESA'.
  • La misión Swarm, lanzada por la Agencia Espacial Europea (ESA), están permitiendo confirmar el debilitamiento de la Anomalía del Atlántico Sur y otras anomalías magnética.
  • Esto hará que la Anomalía del Atlántico Sur afecte en mayor medida a los satélites que orbitan la Tierra y a las naves lanzadas al espacio.
  • Jürgen Matzka, del Centro de Investigación de Geociencias de Alemania, explica en un comunicado de la ESA que "el reto ahora es entender los procesos en el núcleo terrestre que provocan estos cambios”.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El campo magnético de la Tierra se está debilitando gradualmente en un área que se extiende desde Sudamérica hasta África, una zona anómala que podría fragmentarse en dos. El fenómeno ha sido bautizado como anomalía del Atlántico Sur. Esta es la región donde los cinturones de radiación de Van Allen se encuentran a menor distancia de la superficie terrestre (unos 200 kilómetros).

Los cinturones de radiación Van Allen son anillos de radiación en los que circulan electrones y protones de alta energía; estas estructuras se forman por los efectos que induce la magnetosfera terrestre.

Los científicos que han observado ahora que este fenómeno se está 'agravando' y están desconcertados por las consecuencias que ello implica. Han observado que esto está afectando a los satélites que orbitan la Tierra y a las naves lanzadas al espacio.

La misión Swarm, lanzada por la Agencia Espacial Europea (ESA), están permitiendo confirmar el debilitamiento de la Anomalía del Atlántico Sur y otras anomalías magnética.

Leer más: El polo norte magnético de la Tierra lleva meses desplazándose misteriosamente rápido hacia Siberia: los científicos acaban de encontrar una posible explicación

Como informa ABC , el grupo 'Swarm Data, Innovation and Science Cluster' (DISC) ha descubierto que entre 1970 y 2020 la intensidad del campo magnético de la anomalía del Atlántico Sur "ha caído desde los 24.000 nanoteslas hasta los 22.000, y que este 'agujero' se mueve hacia el oeste a una velocidad de 20 kilómetros por año".

En un comunicado de la ESA, Jürgen Matzka, del Centro de Investigación de Geociencias de Alemania, explica: “El nuevo mínimo oriental de la anomalía del Atlántico Sur lleva una década formándose, aunque en los últimos años se ha acelerado su desarrollo. Tenemos mucha suerte de contar con los satélites Swarm para investigar su evolución. El reto ahora es entender los procesos en el núcleo terrestre que provocan estos cambios” 

 

En este mismo comunicado la ESA dice que se ha especulado "si el debilitamiento actual del campo es una señal de que la Tierra se dirige hacia una eminente inversión de polos", en la que los polos magnéticos norte y sur cambien de lugar. Esta idea, que parece de película no es nada alocada.

Como recoge Independentla última vez que tuvo lugar una "reversión geomagnética" fue hace 780.000 años, y algunos científicos afirman que la próxima queda muy lejos.

Según el comunicado de la ESA, estos últimos datos recogidos por el DICS se podrían considerar dentro de los "niveles normales de fluctuaciones".

En este mismo medio se menciona también un estudio publicado en 2018 en la revista científica 'Proceedings of the National Academy of Sciences' en el que a pesar de encontrar un debilitamiento en la zona, concluye que "el campo magnético de la Tierra probablemente no se está invirtiendo".

¿Qué supone esto para la vida en la Tierra?

El comunicado de la ESA concluye que aunque el misterio del origen de la Anomalía del Atlántico Sur aún no se ha resuelto, para la superficie terrestre esto "no presenta motivos de alarma".

Leer más: Científicos hacen pruebas en la Tierra con el vehículo que buscará signos de vida en Marte

Y en cuanto a la posibilidad de una "reversión magnética" Independent asegura que las repercusiones de tal evento "podrían ser significativas, ya que el campo magnético de la Tierra juega un papel importante en la protección del planeta de los vientos solares y la radiación dañina". Pero con los datos sobre la mesa es muy improbable que esto vaya a suceder.

En lo que sí están influyendo en la vida en la Tierra es en el campo de la investigación. Según el mismo comunicado de la ESA, "las observaciones de campo magnético de Swarm están proporcionando nuevas y emocionantes ideas sobre los procesos apenas entendidos del interior de la Tierra". Esto podría suponer nuevas líneas de investigación para los profesionales de la geociencia.

Y además